Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Un aniversario atípico en la capital pampeana

El 22 de abril, Santa Rosa, la capital de La Pampa, cumplió 128 años de vida. Un aniversario atípico dentro de un contexto que nadie imaginaba.

El cumpleaños de Santa Rosa (La Pampa) sucede en una realidad impensada para cualquier santarrosino, pampeano y argentino, atravesado por la pandemia COVID-19 y las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio. Por lo que este escenario impidió realizar, como se acostumbraba tradicionalmente, festejos en la calle, eventos culturales y actos públicos. ¡Santa Rosa tuvo un aniversario atípico!

La ciudad santarrosina cuenta con más de cien mil habitantes (103.860, según el censo de 2010) que residen en unos 60 barrios. En las últimas décadas, ha crecido notablemente, sobre todo a raíz de la construcción de barrios sociales en el este de la ciudad.

Aunque la comunidad no pudo salir a la calle, los festejos se reinventaron y se desarrollaron diferentes actividades para que los vecinos puedan conmemorar el 128º aniversario desde sus casas.

Las ciudades también celebran su cumpleaños modo virtual

Entre las acciones previstas, se realizó el Conversatorio Online bajo el lema: “De la tranquera a la realidad virtual”, que reunió a diferentes actores sociales de la ciudad en un vivo por Facebook Live.

Por otro lado, desde la Fan Page oficial del Gobierno de Santa Rosa mostraron videos de la ciudad, con sus calles solitarias y un emotivo mensaje.

A su vez, desde la Municipalidad, se invitó a pasear por la antigua Santa Rosa a través de una galería de fotos de lugares, personajes, acontecimientos, vida cotidiana y costumbres entre los años 1892 a 1911, que forman parte de la memoria colectiva pampeana.

Existirá, también, la posibilidad de ver breves videos sobre la actividad comercial y social de los primeros años de la ciudad y lugares como la antigua Casa de Gobierno, el hospital y el cementerio.

¿Cómo nació Santa Rosa?

La ciudad fue fundada el 22 de abril del 1892 por Tomás Mason. Para entonces, aquel territorio se había convertido en el destino de inmigrantes, en su mayoría franceses y oriundos de Trenque Lauquen.

Se decidió llamar al pueblo Santa Rosa de Toay, en honor a la esposa del fundador, Rosa Fuston de Mason.

En el histórico momento, don Tomás pronunció unas palabras alusivas en el centro del potrero destinado a plaza y se cavaron los cimientos del futuro edificio municipal.

Rating: 0/5.