Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Tarde de mates en el parque

El mate es una tradición argentina. El Parque General San Martín es el espacio verde preferido de los mendocinos. Mates en el parque, el plan perfecto.

El mate es una de esas cosas que nos atraviesa a todos los argentinos por igual. Todos hablamos castellano, a todos nos gusta el asado y todos tomamos mate. En mayor o en menor medida, pero el mate no falta en la gran mayoría de los hogares, y Mendoza no es la excepción. Sin embargo, es todo un tema el contexto en que se toma el mate. ¿En el trabajo?, ¿en casa?, ¿con amigos?, ¿solos?, ¿en el balcón?, ¿al aire libre? Y la respuesta a estas preguntas es lo que ha constituido toda una tradición para los mendocinos. Es que, aquí, el plan es tomar mates en el Parque General San Martín.

Obviamente que todo dependerá del momento y el tiempo con el que se cuente para llevar a cabo la práctica. Claro que los mendocinos también tomamos mates mientras trabajamos, estudiamos o vemos televisión. Pero, siempre que se den las circunstancias, la tradición nos exhorta a convocar a algunos amigos por el grupo de WhatsApp, invitar a nuestros familiares o ir con nuestra pareja al espacio verde por excelencia que existe en Mendoza a tomar unos mates en el parque.

El plan

Manta o mantel y equipo de mate. No se necesita más. Alguno activará a tiempo y llevará algún bizcochuelo o galletitas. Sin embargo, no es necesario preocuparnos demasiado por el acompañamiento para el mate porque nunca faltan los oportunos vendedores ambulantes que ofrecen pastelitos, sopaipillas y otro tipo de comidas caseras.

El plan es simple: nos echamos en cualquier espacio de los miles de kilómetros cuadrados que conforman el parque y se da rienda suelta a la ronda de mates. Generalmente, la gente se copa con este plan los fines de semana. Sábados por la tarde o domingos de mañana y de tarde. El ambiente se torna familiar y cálido. El paisaje acompaña y las anécdotas, los chusmeríos y las noticias están a la orden del día.

Así, nos convertiremos en foco de envidia. De la envidia de los corredores que también eligen el parque para hacer actividad física. Y se les caerá la baba al vernos degustar un mate con pastelitos, mientras ellos hacen la cuenta mental de cuántas calorías estamos ingiriendo y cuántas están quemando ellos. En fin, realidades distintas que nos regala nuestro hermoso Parque General San Martín.

Rating: 0/5.