Skip to main content

Playa, mate y… ¿bolas de fraile?

Competencia directa de los churros, las bolas de fraile siempre quedan relegadas en el ritual del mate playero. Este verano, démosles una oportunidad.
Tradiciones
Playa,-mate-y...
22 enero, 2020

Si decimos playa y mate, el tercer integrante del equipo aparece sin pensarlo: los churros. Quién no ha esperado ansioso al churrero, que pasa a cada rato, menos cuando de verdad queremos churros. Quién no ha hecho gestos desesperados con los brazos para llamar su atención, a los gritos y chiflidos. ¿Quién no ha perseguido a un churrero por la playa al menos una vez en su vida? Los churreros, sin embargo, traen consigo otro tesoro, tal vez menos requerido, pero no menos importante: las bolas de fraile.

Algo discriminadas en el ritual de mate playero, las bolas de fraile mantienen su vigencia a lo largo de los años, pero siempre en un segundo lugar. Es como si el churro fuera la opción lógica, y cada tanto necesitáramos hacer algo loco, diferente. Entonces es cuando pedimos bolas de fraile.

Pero, cuando lo hacemos, jamás nos arrepentimos. La masa esponjosa (que se contrapone con lo crocante del churro) nos acaricia la boca hasta que llegamos al corazón y explotamos de amor: nada más lindo que encontrar dulce de leche al final del camino.

Las relegadas, entonces, se reivindican. De pronto, todos quieren una bola. De pronto, nadie se acuerda de los churros. Démosles una oportunidad este verano: democraticemos la factura playera. Que tenemos todo el año para hacer las cosas bien y bien merecida nos tenemos esa bola de fraile.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X