Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Fiesta Nacional de la Orquídea: Montecarlo ama tanto a esta flor que la celebra

Cada año, la localidad misionera se transforma en escenario de la Fiesta Nacional de la Orquídea. Un encuentro para admirar a su flor más bella.

La segunda semana de octubre en Montecarlo siempre emana olorcito a festejo. Es que la ciudad es considerada como “La Meca de las Orquídeas Argentinas”, un tremendo título que hay que saber honrar. Así que la celebración es para el gobierno provincial uno de sus más importantes eventos sociales y económicos. En este sentido, convoca hace décadas a distintos productores cultivadores, científicos, coleccionistas y aficionados de orquídeas, tanto nacionales como internacionales.

¿Por qué ahí?

Entre muchos motivos, hay uno que resalta mucho para que Montecarlo haya sido elegida para esta labor. Se trata del aprovechamiento de las condiciones naturales que caracterizó al lugar durante buena parte del siglo XX. De esta forma, la presencia de grandes recursos de flora posibilitó que sus habitantes pudieran especializarse en el área. Lo hicieron profundizándose en la producción, conservación y venta de disímiles especies. En este contexto, las orquídeas se convirtieron en el centro de la actividad económica.

En 1983 la localidad organizó la Fiesta Nacional de la Flor y, en 1990, la Fiesta Nacional de la Orquídea. La iniciativa pudo materializarse gracias a la dedicación de los vecinos y aprovechando el incremento del flujo de turistas. La primera edición de la celebración se llevó a cabo en el Parque Juan Vortisch, el espacio indicado para concretarla. Esto se debe a sus seis hectáreas de múltiples especies, tanto de orquídeas, como del resto de la flora y fauna local. Asimismo, el predio era  propicio para realizar varias actividades que beneficiaran a los turistas, productores y coleccionistas.

Un festejo paisajístico

El evento congrega anualmente a 34.000 personas aproximadamente, que provienen de diversas provincias argentinas, aunque también de otros países. Algunos de los participantes internacionales provienen de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Allí, se busca apreciar la diversidad de orquídeas autóctonas y de la naturaleza que ofrece Montecarlo. Además de exponer una explosión paisajística, la fiesta se luce con la gastronomía regional y distintos espectáculos musicales para todas las edades. Por ejemplo, la Noche Popular Chamamecera y la Noche de Elección de las Reinas Nacional de la Orquídea captan el centro de atención. A su vez, están las actividades deportivas como la Maratón de la Orquídea y la Caminata de las Orquídeas.

A nivel social y económico, la celebración es muy importante para los lugareños. Así, los festejos y el constante incremento de turistas promueve el desarrollo de la hotelería, el transporte y la artesanía. Por lo que la flor más bella de la ciudad contribuye significativamente para aumentar la ocupación laboral de los habitantes.

De la fiesta al espíritu comunitario

Gracias a la festividad de la orquídea, el municipio se interesó cada vez más en la conservación de sus especiales. Con dicho propósito, gestionó la organización de concursos que son reconocidos con premios durante la fiesta. Sin embargo, los vecinos también pusieron su semilla guiados por la tradición botánica y auspiciaron un proyecto científico de gran relevancia. Todos estos aspectos no hacen más que dejar en claro el compromiso de la comunidad de Montecarlo con sus hermosas orquídeas. Pero no queda ahí, sino que los ubica en un rol central  en la conservación, investigación y promoción de la flora autóctona nacional.

Rating: 0/5.