Skip to main content

Todo ambiente

Es muy importante tener conciencia del impacto que generamos en el medio ambiente.
Todo ambiente
18 octubre, 2019

Hablar de educación en la Argentina, es tocar un tema caliente, un tema que fundamenta la decadencia de una sociedad que en algunos momentos de la historia se creyó podría ocupar un lugar de privilegio entre las naciones mejor preparadas.

Nuestros líderes políticos son en gran medida los responsables de trazar el camino, que originalmente ubicaron a nuestro país en la elite de los más desarrollados, para concluir en una actualidad en la que hemos dilapidado la oportunidad, por no cumplir el culto de una educación sustentable.

El respeto es uno de los valores básicos de la educación y comienza por uno. Aquí no hay ideología, ni división de clases y no se trata de echar culpas o responsabilizar a terceros. Si no me cuido y procuro que mi casa este en orden, mi habitat será en cierto aspecto el reflejo de lo que soy.

Es muy importante tener conciencia del impacto que generamos en el medio ambiente. Es justamente la combinación de estos aspectos, la conducta y racionalidad que aplico para cuidar mi lugar, intentando que mi acción deje la menor huella posible.

Obviamente, que el modelo industrial y consumista actual nos impacta; tan cierto como el vergonzoso estado del contaminado Rio De la plata. Lo cual debería hacernos muchos más rigurosos y responsables, pero saben qué?… Empecemos por nosotros, por el tratamiento de nuestros deshechos, por cuidar nuestra casa, nuestro lugar merece que no hagamos las cosas a medias… para hacer más agradable nuestro “todo ambiente”.

Como reflexión, el fragmento de uno de los cuentos de Loren Eiseley…

Cuenta que un escritor, culto, sensible e inteligente vivía a orillas del mar, caminaba una mañana por la playay ve a lo lejos una figura de una persona que parecía bailar. Al acercarse, nota que era un joven que recogía una a una, las estrellas de mar varadas en la arena, para volverlas al mar. Asi fue, que lo saludó y le preguntó que hacía…

El joven respondió y explicó que juntaba las estrellas de mar que habián quedado varadas por la baja de la marea, a fin de retornarlas a sus aguas.

El escritor, sorprendido y atento a su respuesta, le sugirió que no gastara esfuerzo en ello, ya que la playa era inmensa y no podría salvar a todas.

Por lo que el joven se detuvo, lo miró fijamente, tomo una nueva estrella y mientras la lanzaba exclamó… para ésta, SÍ TIENE SENTIDO…!

El escritor se retiró ofendido y obviamente no pudo dejar de pensar en la acción del joven. Pero en su reflexión decidió volver a la playa, entendiendo que si lo ayudaba, serían dos salvadores de estrellas, los que hacían la diferencia.

Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X