Skip to main content

Gran Chaco y la campaña para salvar el bosque nativo

Organizaciones no gubernamentales se han comprometido a luchar contra la deforestación del Gran Chaco y a evitar que la provincia siga perdiendo bosques.
Todo ambiente
Chaco topadora
| 26 diciembre, 2019 |

Más de 70 organizaciones de la sociedad civil, comprometidas con el medio ambiente, firmaron un documento y adhirieron a la campaña Compromiso Gran Chaco. El mensaje mensaje central es exigirle a toda la comunidad un control sobre las actividades en la zona. Un compromiso para la modificación de las actividades de explotación del suelo para uso agropecuario a gran escala e inmobiliario. Estas actividades actualmente están afectando todo el ecosistema del Gran Chaco y a las comunidades que viven en él.

El Gran Chaco es la segunda ecorregión boscosa más extensa de Sudamérica. Ocupa más de 100 millones de hectáreas entre Argentina, Paraguay y Bolivia. Está conformada por una amplia diversidad de hábitats, entre ellos, bosques, sabanas, pastizales y humedales. Este ecosistema constituye el soporte vivo de un entramado biológico, social y productivo.

El Gran Chaco es hogar de más de 3400 especies de plantas, 500 especies de aves, 150 especies de mamíferos, 120 especies de reptiles y 100 especies de anfibios. Además, esta ecorregión contribuye a la mitigación y adaptación al cambio climático y la regulación hídrica. Brinda sustento a la vida de las comunidades locales, la seguridad alimentaria y el desarrollo económico. Esto es posible gracias a los servicios ecosistémicos que provee este sitio.

Una de las regiones más amenazadas

A pesar de su gran valor, el Gran Chaco es una de las regiones más amenazadas del planeta. Hoy se encuentra entre los 11 sitios con mayor deforestación del mundo. Es una región que presenta los niveles más altos de degradación. El Gran Chaco enfrenta la pérdida sostenida de su patrimonio natural y cultural. Principalmente por el cambio de uso del suelo para producción agropecuaria y forestal y para negocios inmobiliarios. Estas actividades están ocasionando graves consecuencias ambientales, sociales y económicas para la provincia de Chaco. Es por esto que las organizaciones buscan reducir el daño y proteger el medio ambiente.

Fuente: La Voz del Interior

Sin votos aún
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X