Skip to main content

¿Cómo reaccionan las ballenas ante el sonido de los barcos?

Belén Argüelles investiga la interacción entre las ballenas y los barcos en Puerto Madryn para encontrar una respuesta a esta pregunta.
Todo ambiente
ballenas
| 01 abril, 2020 |

Cuando las ballenas empiezan a asomarse sobre las costas de Madryn, en Chubut, miles de turistas llegan a la ciudad para observarlas en primera persona. Sin embargo, no son solamente las ballenas quienes ocupan las aguas costeras. También los humanos, desarrollan actividades turísticas y comerciales en ellas. Así es que en el uso de ese espacio común, pueden generar potenciales conflictos entre humanos y ballenas.

¿Cómo afecta el crecimiento demográfico en el el ecosistema de la ciudad?

Desde 1970 y hasta la actualidad, se estima que la población de la ciudad de Puerto Madryn aumentó catorce veces. Ese crecimiento se ve reflejado en una mayor cantidad de actividades que se realizan en torno al mar. 

Diariamente navegan la zona, embarcaciones comerciales, buques pesqueros, mineraleros, portacontenedores, entre otros. Y además se observan embarcaciones deportivas y de pequeño porte que pueden estar o no relacionadas a una actividad comercial como las lanchas de buceo, lanchas semirrígidas de particulares, embarcaciones sin motor como veleros, kayaks y tablas de windsurf. “Ese aumento demográfico humano coincide con un crecimiento en el número de ballenas que visitan la zona. Llegué a contar unas 200 en 2019 durante un solo día dentro de la Bahía”, describe Belén Argüelles, becaria posdoctoral del Centro para el Estudio de los Sistemas Marinos.

Sobre el estudio marino y ambiental

Para observar esta interacción que se produce entre estos animales y las diferentes clases de embarcaciones, se realizó un estudio que busca evaluar la probabilidad de riesgo que unas y otras tenían de colisionar entre sí.

“Existen tres reacciones posibles de la ballena ante la presencia de un barco. Permanece neutral. Es decir, no modifica su comportamiento. Reacciona de forma positiva: deja de hacer lo que esté haciendo y se acerca a la embarcación. O bien, reaccionar negativamente: deja de hacer lo que está haciendo y se aleja. En Puerto Pirámides, por ejemplo, donde se concentran embarcaciones que realizan avistajes, pudimos comprobar que, si los barcos tienen el motor apagado, el animal se acerca. Por el contrario, si lo encienden se alejan. Es decir que el sonido de la embarcación, modifica el comportamiento de las ballenas”, asegura Argüelles.

En las aguas cercanas al puerto de Madryn, donde el ruido de los barcos es constante porque hay mayor cantidad de embarcaciones, los resultados fueron otros. La investigadora corroboró que la mayoría de las ballenas no reaccionan ante los sonidos de los motores en esta ciudad chubutense. “Creemos que están tan acostumbradas al sonido que hay dentro de la bahía que lo asimilaron y no sienten un peligro. Tienen asimilado el sonido como algo propio del ecosistema marino”, explica.

El trabajo de campo y algunas revelaciones

Para realizar este estudio, los investigadores recabaron información registrando la cantidad de embarcaciones y de ballenas. Generaron una zonificación del área, generando un mapa virtual de las posibles interacciones entre ballenas y embarcaciones. Además para evaluar el movimiento y la conducta de los animales, desarrollaron el Raspiwhale. Este dispositivo cuenta con un microprocesador que permite registrar diferentes variables y filmar a la ballena debajo del agua.

“Este monitoreo nos permitió describir un comportamiento de alimentación cooperativa que no estaba registrado. Pudimos observar un grupo de al menos cuarenta ballenas adultas dispuestas de a pares, nadando en forma de círculo. Este comportamiento, en el que diferentes estrategias de alimentación se combinan, podría o bien aumentar la eficiencia alimenticia, podría ser realizado para acaparar la presa o podría beneficiar a las ballenas para comunicarse entre sí, ya que estarían realizando un esfuerzo de equipo para desorientar y acorralar a la presa”, comenta Argüelles.

Según la científica, este estudio permitirá recabar información útil para que quienes interactúen con estos animales, puedan distinguir y conocer los diferentes comportamientos que las ballenas realizan durante la interacción con los humanos.

FUENTE: CCT-CENPAT

Rating: 5.0/5. De 1 voto
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X