Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La cumbre del G20, una mirada distorsionada

Un cambio de perspectiva para entender la importancia de integrarse al mundo.

Antes de empezar les propongo, como punto de partida, que cierren los ojos y se imaginen un mapa del mundo. Retengan esa imagen en su mente y piensen cómo se imaginan las relaciones políticas, económicas y el comercio exterior de la Argentina con ese mundo. Apuesto a que, en su cabeza, ese mundo les habrá parecido bastante accesible. ¿Y si no fuese así? Más abajo les dejo una imagen que podría cambiar su perspectiva. No hagan trampa.La cumbre del G20 es el principal foro internacional para la cooperación política, económica y financiera. Un ámbito clave de coordinación en un contexto mundial de creciente complejidad e incertidumbre. De forma anual se reúnen las veinte mayores economías (además de algunos organismos internacionales y recientemente las organizaciones de la sociedad civil) y se abordan los grandes desafíos globales buscando generar políticas públicas para darles una solución.Desde este punto de vista, es un espacio relevante para que los países emergentes aumenten su participación en los temas globales. El G20 también ayudó en momentos de crisis (2008) a facilitar fondos de emergencia, puso en discusión la necesidad de redefinir los objetivos de los organismos financieros internacionales y desempeñó un papel importante en la financiación para el desarrollo.Según las autoridades de nuestro país, la Argentina “busca construir un consenso que permita que todos los países se comprometan con un desarrollo equitativo y sostenible que genere oportunidades para todos”. Esto está en línea con las preocupaciones y las aspiraciones de la región: aprovechar el gran potencial económico de Latinoamérica y el Caribe para avanzar hacia la erradicación de la pobreza.Ahora bien, volvamos a ese mundo que imaginamos al principio de la nota, pero para cambiar esa perspectiva y tratar de entender qué significa para nuestro país presidir la cumbre del G20 y marcar su agenda de discusiones. Veamos un mapa del mundo distorsionado según el producto bruto interno (PBI) de cada país. Es decir, veamos dónde están los dólares que pueden comprar nuestras exportaciones, establecer inversiones y cooperar para promover nuestro desarrollo.