clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 16 De Junio

Home Argentina Música ¡Y Pappo no se va!

¡Y Pappo no se va!

El guitarrista y compositor argentino fue uno de los fundadores del rock argentino. Dueño de un carisma único, y una creatividad musical arrasadora, Pappo es nuestro mejor riff.

Música
Papo Blues

¡Y Pappo no se va! ¡Y Pappo no se va! Subía al escenario el clamor de una platea enardecida por tanto puro y duro rock. Gracias por el fuego, aquella Gibson Les Paul negra del hijo dilecto de Buenos Aires, el Carpo que establecía conexiones desde Spinetta y Charly García a Los Ratones Paranoicos y Soda Stereo pero también entre Carlos Gardel y B.B. King. Todo una enciclopedia musical andante, leyenda antes de ser leyenda, Pappo era mucho más que un virtuoso de la guitarra, compositor inspirado de fogonazos vitales, “Sigue su rutina,/Sin darse cuenta que,/Su vida terminará”, y un instrumentista capaz de poner el bajo inmortal en el clásico “El oso” de Moris, o el piano exquisito en “32 macetas” de David Lebón.  Ni hablar de su participación en los albores del heavy metal británico, o en llevar a trompicones los riff que insipirarían a los rockeros españoles. En el aniversario 71,  Pappo sigue en las rutas acelarando motores y corazones, “yo soy un músico de rock nacional. El rock no lo inventé, pero mi música es nacional porque está fabricada acá. Puede tener muchas raíces e influencias de Chuck Berry, de los Stones, porque ahí está todo, pero es lo mismo que si te ponés a fabricar un teléfono. Y lo hacés acá, nacional. Pero el teléfono no se inventó en Argentina. ¿Quedó claro, no? ¿Lo dejamos ahí?”, remataba franco, entre carcajadas, en 1981 a la revista “Expreso Imaginario”, el artista latinoamericano que reimaginó el blues y el rock desde La Paternal.

“Me acuerdo de muy chiquito en Santa Isabel, en Santa Fe. Es un pueblito donde creo que nací; ahí o en Buenos Aires, no se dónde nací, creo que en Buenos Aires, pero estuve en los dos lugares" confesaba Norberto Aníbal Napolitano, nacido un 10 de marzo de 1950. Junto con su padre metalúrgico, una madre poeta, una abuela rabieta y una hermana concertista vivían en Artigas al 1900 de la Capital, “toco la guitarra desde los 8 años. A los 15 empecé con guitarra eléctrica. Hice mil conjuntos pero no encontré el grupo que buscaba. Entonces no quise hacer más conjuntos y trabajé como músico en La Cueva. Un día vino Carlos Bisso y me habló de entrar en Conexión N° 5 y acepté y trabajé con él hasta hace un mes", recordaba Pappo sus inicios en 1969 en el grupo beat de Bisso tras integrar la primera formación de Los Abuelos de la Nada, "Preferí el cambio porque esto es otra cosa, puedo hacer más lo que yo quiero. Conjunto es una palabra sagrada y yo no estaba en Conexión. En cambio aquí me siento integrante del grupo. Dejé de hacer recitales y me dedico a Los Gatos solamente. Estoy muy contento porque somos todos iguales. Estamos cortados por la misma tijera", remataba un apenas adolescente músico, y  que integraba el conjunto de Litto Nebbia, el más popular de la Argentina dentro de la denominada “música progresiva”, en compañía de Almendra y Manal -donde también ya había participado Pappo a insistencia de  Claudio Gabis, y que representaba más el sonido blusero rudo que explotaba en los dedos del músico, cercano a su adorado Eric Clapton, e inusual entre la delicadeza de Spinetta, el jazz bluseado de Javier Martínez y la cancionística de Vox Dei.

papo blues

“Finalmente, ese día llegó”, firmaba el mítico productor Jorge Álvarez en la contratapa del mítico “Pappo´s Blues Volumen 1” de 1971, hoy a cincuenta años de un disco que influenciará imperecedero a nuestra música desde Pescado Rabioso a Los Espíritus,  “El viejo”, "Adónde está la libertad" y "El hombre suburbano", algunos de los temazos, “Pappo apareció con más paz y locura que nunca y dijo: "Sí ahora sí" No hizo falta más. A partir de ahí todo fue muy rápido: con Davies -David Lebón-, un excelente violero se convirtió en sólido bajista y con Black -Amaya-, el batero de tantas zapadas recordables nació Pappo's Blues. De los ensayos a la sala de grabación fue un paso. La exhuberancia, la fabulosa capacidad para la improvización de Pappo y su guitarra, una base rítmica fuerte y rica fueron haciendo de ellos un trío que maravillaba a cuantos asistían -técnicos incluídos- a esa increíble serie de sesiones” cierra Álvarez “Por favor, déjenme,/o voy a enloquecer,/no soy quién para ser,/todo lo que soy” en “Algo ha cambiado" anticipaba las innumerables puertas que abriría Pappo en los setenta, yendo y viniendo entre Argentina y Europa. De las primeras formaciones de Pappo´s Blues, que se mezclaban con las alineaciones de La Pesada del Rock and Roll de Billy Bond, una fue la más acabada exponente del virtuosismo musical y la filosofía suburbana del guitarrista. Tal vez porque Pomo Lorenzo y Machi Rufino no se limitan a las bases y en “Pappo´s Blues Volumen 3” vuelan por los aires con el Carpo, allí la tremenda “Stratocaster boogie” Y las válvulas se encienden al rojo vivo con “Sucio y desprolijo”, “Sandwiches de miga”, el blusero mortífero “Siempre es lo mismo, nena” y el eléctricamente reflexivo “El sur de la ciudad”, “Desde que vivimos/en el sur de la ciudad,/No he dejado nunca,/pero nunca de observar./Un anciano tiene/por costumbre caminar,/siempre va pensando,/pero nunca puede hablar”  Profecía cumplida de los duros años dictatoriales venideros.

“Terminó Aeroblus” -comentaba Pappo a fines de los setenta de la experiencia de hard rock, mitad argentina, mitad brasileña, que hizo debutar a un adolescente Miguel "Botafogo" Vilanova- “y me fui a España. De ahí a inglaterra y después a Alemania. En todos esos lugares estuve tocando. En Inglaterra toqué con la banda de Peter Green. Fue increíble. Yo estaba zapando con Lemmy, el bajista de Motörhead. Un día vino Peter Green al estudio, estaba buscando músicos y me preguntó si quería tocar la guitarra en su banda porque él ya no podía tocar. Claro... yo largué todo, que sino, hubiera estado en Motörhead. Me perdí una de primera, pero en esos momentos ver a Peter Green era como ver a Jesucristo. Salimos de gira seis meses por Inglaterra. Cuando terminó, él volvió a internarse porque estaba medio loco y yo viajé a Alemania, a pedido de un baterista alemán que conocí en Inglaterra. Toqué seis meses en un club llamado Top 10, en un barrio muy bajo de Hamburgo, en el puerto. Allí están todos los boliches, el barrio chino, la prostitución, las drogas y la mafia. De Alemania me tuve que ir corriendo porque terminó el contrato. Me quedé en bolas en una calle muy fría" Pappo regresaría al país para formar su grupo más existoso, Riff.

Las huestes del metal

En 1980, el Carpo decidió decirle adiós a Pappo's Blues, aunque a lo largo de su carrera volvería con distintas alineaciones,  y darle la bienvenida a Riff, agrupación en la que lo acompañaban Vitico en bajo, Michel Peyronel en batería y Boff en segunda guitarra. El primer LP del grupo se llamó "Ruedas de metal" y fue grabado por el sello Tonodisc en 1981 en los estudios de grabación de ATC -actual Televisión Pública, allí también realizarían los primeros videoclips del rock argentino. El éxito de esta placa derivó en la edición de un segundo trabajo en el mismo año, "Macadam 3,2,1,0", y completada al año siguiente en “Contenidos”, que contiene los fundamentales “Susy Cadillac” y “Pantalla del mundo nuevo”,  “Te deseo mucha suerte/Ser humano del pasado/El cambio será fatal/Y tu mundo nuevo, ¡usado!” Si bien la experiencia duró menos de tres años, graves hechos de violencia empañaban los recitales, el impacto fue mayúsculo en la adormecida escena local y, prácticamente, inventó el heavy metal argentino, que a su vez proyectó su sombra a toda Hispanoamerica, “es difícil tocar rock'n'roll. No te creas que es fácil tocar heavy metal. Yo me pongo a tocar canciones melódicas, con mil tonitos, y salen perfectas, enseguida. Pero me pongo a tocar rock pesado y no sale tan perfecto. Tengo que laburar mucho para hacer algo bueno. El rock debe ser compacto y para eso se necesita que todo el grupo tire para el mismo lado”, diría a la revista Pelo en 1982,  en la vanguardia del sonido pesado, algo que ya había anticipado en la misma revista diez años antes cuando auguraba una evolución musical hacia una “bola de destrucción”. Je.

Más aeropuertos, y formaciones pasajeras de Riff, encuentran a Pappo tocando en Los Ángeles con los Widow Makers en 1989, que tienen escasa repercusión, e indiferencia de productores y grabadoras. “Empecé a trabajar en el taller, me armé una casa rodante, me armé una Chevy para correr”, admitía en los tiempos en que por su querido barrio se podía observar al mejor guitarrista de la historia del rock debajo de autos, en el taller mecánico familiar,”Juanse venía siempre a visitarme, hasta que un día me dijo: "¡Salí de debajo de los autos, ponete algo como la gente, que nos vamos a Vélez a tocar de soporte de Keith Richards..! Yo no pensaba tocar más. Y ahí empecé a tocar de vuelta" confiesa de la década que moldeó el bronce a Pappo.

papo blues

Nadie se atreva a tocar al Carpo

“Un día pasé por el estudio del Abasto, de Álvaro Villagra, y le pregunté cuánto salía alquilar quince días. Llamé a Vitico, a Black, a -Luis- Robinson, a -Alejandro- Medina, a Javier -Martínez-, a Yulie Ruth y así grabamos “Blues Local” Lo grabamos para nosotros. Eso sí: vendió no sé cuántos miles de discos... Cómo te voy a explicar eso”, admitiría entre asombrado, y resignado, el curtido Pappo “Mi vieja", compuesta por Sebastián Borensztein para ser tocada en un sketch en el programa "Tato de América", propulsó el disco doble platino, el primero que recibiría en toda su carrera “Porque no es conocido, no quiere decir que nunca ha existido;/la madrugada, pudo brindarle libertad;/su gran respuesta, fue no traicionarse en su interior” dice el fino compositor en el momento en que la fama le sonríe, con apoteóticos shows en todo el país "Pappo sigue vivo" es la placa que registra lo mejor de esos tiempos -y hace referencia al accidente automovilístico que casi le cuesta la vida en la Ruta 9 “Esta noche estamos muy orgullosos de tener un invitado especial venido desde la Argentina, uno de los grandes del mundo. Damas y caballeros, desde la Argentina: Pappo. Así es como suena el blues allá", dijo B. B. King en 1993, uno de los mayores músicos de la historia norteamericana, mientras el Carpo ocupaba su lugar y se le escapaba una lágrima en el Madison Square Garden. Hay que remontarse a Carlos Gardel para semejante reconocimiento en Nueva York.

Debutó como actor en la tira “Carola Cassini” en 1997, que pronto el músico definiría como "una vergüenza", Pappo, hombre de frases y actitudes políticamente incorrectas, y sigue sin contrato discográfico aunque siendo plato principal de cualquier festival rockero que se precie. En 2000 "PAPPO & amigos", una nueva placa doble, constituye el merecido reconocimiento de las generaciones posteriores, con invitados como Divididos, Almafuerte, La Renga, Juanse, Adrián Otero, Andrés Calamaro y su hijo Luciano,  en una espectacular versión de "Tren de las 16" Fue la antesala para su producción mejor producida y ejecutada, en otro pico creativo del Carpo, "Buscando un amor", un disco que incluía novedosos arreglos de vientos, a cargo de Javier Malosetti, y coro de Blacanblus "Juntos a la par", una fabulosa balada compuesta por Yulie Ruth, "Rock and Roll y fiebre", "Katmandú", "Buscando un amor" y la bella “Quizás mañana mi barca se irá/detrás de aquel viento que la hizo llegar,/y con ese viento tambien yo me iré,/detrás de esa barca para siempre tal vez”

Son las mieles de interminables aplausos con Pappo´s Blues y Riff, alternado conciertos solistas con Juanse y Botofogo, en cuánto escenario pongan delante. En la primera década del milenio tiene la estatura de un mito argentino. El 22 de febrero de 2005 se presenta en el Festival de Todos los Pueblos, ante 40 mil fanáticos en Villa Mercedes, San Luis. Sería el último concierto de Pappo. Fallece en un accidente a bordo de su infaltable moto Harley Davidson el 25 de febrero de 2005, en Luján.

Muchos trenes de los 16 vendrán y las calles porteñas tendrán su blues, la plegaria del hombre suburbano, en las manos mágicas y la voz porteña del Carpo “Las facultades y la electricidad,/en muy pocas personas las puedo encontrar,/y sin tu lamento podría continuar,/y en las estrellas podré resucitar;/sin pedir nada, sólo poder pensar;/que si nos ponemos todos de acuerdo,/llegará la paz”. Y que sea rock.

 

Fuentes:  AAVV, 10 discos del rock nacional presentados por 10 escritores. Buenos Aires: Paidós. 2013; Ábalos, E. Rock de acá 2. Buenos Aires: Ediciones del Autor, 2011; De la Puente, E. Quintana, D. Todo vale. Antología analizada de la poesía del rock argentino desde 1965. Buenos Aires: Distal. 1996; Marchi, S.  Pappo, el hombre suburbano, Buenos Aires: Planeta, 2011  www.elsitiodepappo.com.ar

Fecha de Publicación: 10/03/2021

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Pappo eterno: 15 frases para recordarlo
Norberto-Pappo-Napolitano 15 años sin Pappo

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
Valentín Saal Salió a China y no volvió

Valentín Saal es un administrador de empresas mendocino que trabaja en China. Vía Instagram nos cont...

Argentinos por el mundo
El viaje de Pampa El viaje de Pampa

Belén, Roberto y Pampa, salieron a la ruta en una combi modelo 59. Te contamos su historia.

Argentinos por el mundo
Viajaros “La Tota por América”: una pareja riojana recorriendo el mundo

Acompañados por su perro caribeño, la pareja riojana sostiene que no son turistas ya que viven la ci...

Salud y Estética
Yoga Challenge - Tercera práctica ¿Te animás a la tercera clase del reto yogui?

Patrizia nos trae una clase más para que continuemos con el reto yogui, esta vez con una práctica un...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades