clima-header

Buenos Aires - - Sábado 24 De Julio

Home Argentina Música La milonga porteña en imágenes y amores

La milonga porteña en imágenes y amores

La exposición “500 Jueves. El otro Tango”, en el Museo Quinquela, homenajea a todas las milongas en la mítica de Cochabamba 444. Buenos Aires en un firulete pasional.

Música
Milonga

Antes de la revolución de Carlos Gardel, el Tango fue eminentemente baile. Nada más ni nada menos. Nacido en las barrios mondongos de los negros, transfundido con sangre de inmigrantes y gauchos desclasados en los Corrales Viejos, el 2x4 iba ganando terreno entre las chinas cuarteleras de Palermo y las academias, casas de citas encubiertas, escuelas de porteñidad, que abundaban hacia 1880. Lo de la Vasca, Lo de Laura y muchísimos más locales con nombres femeninos, quienes llevaban el compás, fueron los antecedentes de los pirungundines y los cabaret del novecientos. El tango saldría de la calle, y entraría en los salones y hogares, no tanto por el éxito de los niños bien en París previo a la Primera Guerra Mundial, sino por la masiva aceptación de la primera generación de criollos. Bailar tango era una contraseña de identidad en Recoleta y en Pompeya. Y en San Telmo, una de sus cunas, el legado permaneció latiendo pese a las modas, y las crisis sociales, con milongas que cimentaron la nueva época dorada de la danza, el sentimiento bailado de Buenos Aires. En la nueva ola de danzarines, los Jueves de Ana Postigo en el Club Belgrano, Cochabamba 444,   tuvieron un papel fundamental en la vuelta de página de los dos mil. Que no fue otra que volver a abrazarnos.

Bailar el TANGO, disfrutarlo, descubrir su ser y su sentir, es la posibilidad para seguir contando nuestra historia” repetía la actriz y milonguera Ana Postigo, quien fue el espíritu creador de este espacio de reunión, necesario y esperanzador, frente a la severa crisis económica de 2001. Porque pese a lo que se piensa, el tango puede ser triste y nostálgico, pero en la experiencia colectiva adquiere una potencia esperanzadora, fruto de atesorar las memorias populares. En ese sentido esperanzador emprendieron las curadoras y milongueras María Valería Chinnici y Ruth de Vicenzo una exposición multimedia e inmersiva que permite visualizar 70 mil fotos más videos y documentos de Cocha 444, en el mayor archivo audiovisual en Buenos Aires sobre el resurgir de la milonga. Porque están los habitués y están los ocasionales, están los músicos y los artistas, de una movida cultural con una onda expansiva que volvió a poner al tango en boca de todos. Y en los pies.

 

Bailar para contar

“Narrar el tiempo de la historia de la gente común que hace la Historia no es siempre posible. Pero esta inmensa voluntad de registro consciente lo permite. Es un material único, inédito, dispuesto en homenaje a Ana Postigo y a Cocha, la milonga del barrio de San Telmo, ecuménica, universal, y expresiva del tango porteño que ella nutrió con su saber. Es ella en el espacio cardinal con los suyos, y con cientos de recién llegados que cada jueves volvían como un vecino más. Todas estas voces nos convocan, están reunidas aquí”, analiza Ema Cibotti en el texto que abre la exposición en La Boca, “Las experiencias interpersonales son irrepetibles y las marcas que dejan en cada ser humano son tan indelebles como difíciles de comprender para los demás, simplemente porque no estaban “ahí”. ¿Quién sabe pescar los momentos, amojonarlos y darles sentido para que no se nos escurran como el agua entre las manos? No todos somos conscientes de las urgencias del tiempo que nos toca vivir. Ana Postigo lo fue. La experiencia de Cocha, la milonga social que allí proyectó fue un esfuerzo deliberado para interpelar nuestro patrimonio cultural –decía- en “cuerpo y alma”; quería bailar el tango para contar la historia de Buenos Aires y de su gente”, remata la historiadora social del tango y, nos recuerda, que estamos perdiendo relatos de los cochabamberos en estos casi tres años, pandemia mediante, donde la milonga fue clausurada  sin la voluntad del club para una reapertura.

“Creador de siluetas, que se deslizan mudas, bajo la acción hipnótica de un ensueño” en los versos de 1911 de Ricardo Güiraldes, un gran milonguero el autor de “Don Segundo Sombra”, y que son una de las primeras apariciones del tango en la literatura nacional, en los tiempos heroicos de las milongueras Parda Refucilo, la China Venicia, Carmen Gómez, la Barquinazo y la rubia Mireya, entre otras bailarinas; con sus infaltables compañeros, algunos, el Flaco Saúl, el Moscovita, el Nene del Abasto o Chachafaz.  Muchos de estos ángeles giran en Cocha 444, en esas caras, en esas quebradas, en esos abrazos, “milongueros, gente incapaz de indiferencia cuando a las tres de la mañana, en cualquier salón de barrio, -escribe Edgardo Cozarinsky- siguen con la mirada a una pareja mayor, severamente vestida, deslizándose sin ornamentos en la pista, al lado de una pareja joven,  él en zapatillas que no podrán sacarle viruta al piso, ella en jeans, ejecutando con destreza las más arduas figuras que un profesor les ha enseñado. Esas parejas no se excluyen. En su coincidencia, una misma madrugada, a pocos metros de distancia, exaltados por una misma música, se resume la gloria de la milonga actual” Una que se acariciaba todos los jueves en San Telmo y que revive en “500 Jueves. El otro Tango” en el Museo Quinquela. Y que nunca se fue porque siempre está volviendo.

Agenda

Hasta el 20 de diciembre de 2020

Horarios: viernes, sábados y domingos de 11.30 a 18

Lugar: Museo de Artistas Argentinos Benito Quinquela Martín, sala Sívori

Pedro de Mendoza 1835, La Boca, CABA

Fecha de Publicación: 11/12/2020

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

la milonga Buenos Aires y los secretos de las milongas
El Tango te espera El Tango te espera…

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Tradiciones
payador La famosa payada que dio origen al día del payador

Se celebra todos los 23 de julio; fue declarado en 1992, a partir de una célebre payada. Leé la hist...

Espectáculos
Mirtha Y Marcelo Mirtha Legrand y Marcelo Tinelli, dos estrellas en un año predestinado al olvido

La legendaria animadora confirmó oficialmente que no volverá a la pantalla chica antes de octubre, m...

Arte y Literatura
Instituto Di Tella París está muy bien pero le falta un Di Tella

Mito y gloria de la cultura argentina, el Instituto Di Tella permanece como un fenómeno social que d...

Deportes
Carlos Alberto Reutemann Carlos Alberto Reutemann: un tardío reconocimiento al mejor piloto de la Fórmula 1

La sociedad y los medios especializados nunca valoraron en su justa escala la trayectoria del fantás...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades