clima-header

Buenos Aires - - Sábado 12 De Junio

Home Argentina Música Juan D'Arienzo, el Rey del Compás

Juan D'Arienzo, el Rey del Compás

A 120 años de su nacimiento, y con seguidores 5.0 en orquestas y milongueros, el legado de D'Arienzo está caliente y frénetico. Como su música, mal que pese a sus contreras.

Música
Juan D'Arienzo

Juan D'Arienzo (Buenos Aires, 1900 - 1976) es un músico y director de orquesta que revivió la pasión tanguera argentina. Sin Juan D'Arienzo no hubiese existido la década dorada de los cuarenta tal como la conocemos, ya que detrás del descomunal éxito en vivo, en radios y discos de su orquesta, gozaban millones de argentinos y uruguayos que volvieron a las pistas a disfrutar del Tango. Denostado por las vertientes más sofisticadas del género, en parte por su regreso al clásico 2x4, en parte envidia por su enorme popularidad, el estilo D'Arienzo finalmente triunfó en las milongas sin fecha de vencimiento, y las versiones de “La Cumparsita” y “La puñalada” rankean entre las favoritas.

Hijo mayor de un inmigrante italiano dedicado a la producción agrícola, la vocación musical de Juan es precoz y siendo adolescente actúa con su violín en el Zoológico junto a su amigo, Ángel D'Agostino. Su primera gran actuación ocurre el 25 de junio de de 1919 en la compañía Arata-Simari-Franco para el estreno, en el teatro Nacional, de la pieza cómica de Alberto Novión "El cabaret Montmartre" El ritmo nervioso del violinista empieza a recorrer varias compañías de zarzuelas, o en compañía de las presentaciones de Eva Franco. Los años de formación de D'Arienzo también se nutren del jazz con “La Jazz Select Lavalle" y la aclamada "Orquesta de Nicolás Verona" Hacia el 28 conforma su primera orquesta típica y recorre los circuitos de cines y teatros, cabaret y clubes, como quedó registrado en los recuerdos fabulados de María Elena Walsh, “Los novios de antaño”, donde en un exclusivo Lawn Tennis de Ramos Mejía se baila con la Orquesta de D'Arienzo. Pero faltaba alguien que meta la mano. Un pianista.

Cuenta la leyenda que un pianista recién contratado le sugiere en 1935, en el Club 9 de Julio, que cambie el 4x8 del tango de la Guardia Nueva por el 2x4 juguetón y bailable de los primeros pirungundines. Rodolfo Biagi insistía en los ensayos ante la reticencia de D'Arienzo , y se animó con el retraso del director. El resto es Historia, "En el 9 de Julio, el público bailó con tal entusiasmo que cuando la multitud, gritando y aplaudiendo, le pidió a D'Arienzo que continuara con ese nuevo estilo, el director no tuvo otra opción que tocarlo toda la noche" recuerdan los memoriosos. El cabaret Chantecler de la calle Paraná fue la pista que actuó de caja de resonancia del ritmo, y con la amplificación de Radio El Mundo, el Tango salía danzarín de terapia intensiva con la batuta de D'Arienzo. Buenos Aires dejaba de lado el languideciente jazz y el bolero, éste último el gran competidor del Tango en los cuarenta, y se prestaba en giros y firuletes a gozar de su década dorada.

“Sus proposiciones fueron esencialmente adecuadas para la danza”, explica el estudioso Luis Sierra, “una rígida marcación, tajante y acelerada, sin tregua en el permanente contraste de stacattos y silencios pronunciados y con frecuentes pasajes de piano, destacando acentuadamente en la mano derecha el tema de la melodía o algún contracanto sobre la misma…era una ejecución simple pero realzaba un notable ajuste instrumental”, sostenido en una pulsación exagerada y potente. La letra, el arreglo y los cantores, aunque tuvo notables como Alberto Echagüe, quedaban sepultados por un compás cronométrico. Era el triunfo del tango orillero, simple y sin pretensiones, la carcajada final, sobre el tango de salón. Esto explica que haya continuado con éxito D’Arienzo hasta bien entrados los sesenta en los barrios populares porteños y el Interior, un estilo que era “meter pata, gancho y tiro a mil por hora”, acotaba el historiador Sergio Pujol.

Pasado el furor del Tango al promediar el siglo XX, la carrera de Juan D'Arienzo prosigue en la dimensión de un artista querido por los milongueros. Su ademanes nerviosos con la batuta forman parte de la memoria emotiva rioplatense.  En 1975, un mes antes de su muerte, D’Arienzo volvió a teorizar, en la transcripción del académico José Gobello, "La base de mi orquesta es el piano. Lo creo irremplazable. Cuando mi pianista, Polito, se enferma, yo lo suplanto con Jorge Dragone. Si llega a pasarle algo a éste no tengo solución. Luego el violín de cuarta cuerda aparece como un elemento vital. Debe sonar a la manera de una viola o de un cello. Yo integro mi conjunto con el piano, el contrabajo, cinco violines, cinco bandoneones y tres cantores. Menos elementos, jamás. He llegado a utilizar en algunas grabaciones hasta diez violines", dejando constancia de un sonido orquestal tanguero expandido que pocos alcanzaron. Y decían que era pobre musicalmente…

Artista exclusivo de RCA Víctor durante cuarenta años, pionero del cine nacional con su participación en Tango (1933), Juan D'Arienzo nunca estuvo mejor representando que tocando en un raudo vagón de tren eléctrico para la película de Niní Marshall, “Yo quiero ser bataclana” (1941) Al Rey del Compás nada lo detiene.

 

Dice Juan D'Arienzo

“A mi modo de ver, el tango es, ante todo, ritmo, nervio, fuerza y carácter. El tango antiguo, el de la Guardia Vieja, tenía todo eso, y debemos procurar que no lo pierda nunca. Por haberlo olvidado, el tango argentino entró en crisis hace algunos años. Modestia aparte, yo hice todo lo posible para hacerlo resurgir. En mi opinión, una buena parte de culpa de la decadencia del tango correspondió a los cantores. Hubo un momento en que una orquesta típica no era más que un simple pretexto para que se luciera un cantor. Los músicos, incluyendo al director, no eran mas que acompañantes de un divo más o menos popular. Para mi, eso no debe ser. El tango también es música, como ya se ha dicho. Yo agregaría que es esencialmente música. En consecuencia, no puede relegarse a la orquesta que lo interpreta a un lugar secundario para colocar en primer plano al cantor. Al contrario, es para las orquestas y no para los cantores. La voz humana no es, no debe ser otra cosa que un instrumento más dentro de la orquesta. Sacrificárselo todo al cantor, al divo, es un error. Yo reaccioné contra ese error que generó la crisis del tango y puse a la orquesta en primer plano y al cantor en su lugar. Además, traté de restituir al tango su acento varonil, que había ido perdiendo a través de los sucesivos avatares. Le imprimí así en mis interpretaciones el ritmo, el nervio, la fuerza y el carácter que le dieron carta de ciudadanía en el mundo musical y que había ido perdiendo por las razones apuntadas. Por suerte, esa crisis fue transitoria, y hoy ha resurgido el tango, nuestro tango, con la vitalidad de sus mejores tiempos….Mi mayor orgullo es haber contribuido a ese renacimiento de nuestra música popular”, entrevista de Andrés Muñoz para “Aquí está”, 5 de mayo de 1949.

 

Dicen de Juan D'Arienzo

Si no hubiera sido por D'Arienzo en el Chantecler a finales de los treinta, el tango hubiera muerto para siempre. Porque estaba casi muerto. Gracias a él, se volvió a bailar, renació”, Aníbal Troilo.

 

Fecha de Publicación: 14/12/2020

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

La Orquesta característica La orquesta característica
El Tango te espera El Tango te espera…

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
Viajaros “La Tota por América”: una pareja riojana recorriendo el mundo

Acompañados por su perro caribeño, la pareja riojana sostiene que no son turistas ya que viven la ci...

Salud y Estética
Yoga Challenge - Tercera práctica ¿Te animás a la tercera clase del reto yogui?

Patrizia nos trae una clase más para que continuemos con el reto yogui, esta vez con una práctica un...

Música
Inés Estévez Inés Estévez: “No me pongo un objetivo en la música, porque ponerlo es colocarse un límite”

La talentosa actriz publicó hace unos años su álbum debut “Nude” por PopArtDiscos y en los últimos m...

Empresas y Negocios
CEO de Inverpoint Argentina Quiero vender mi empresa, pero ¿cuánto vale?

La mirada profesional de Oscar Parra, CEO de Inverpoint Argentina, en un mundo que ha cambiado para...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades