clima-header

Buenos Aires - - Martes 30 De Noviembre

Home Argentina Música Estadio Obras: el “templo del rock” retornó a los shows presenciales

Estadio Obras: el “templo del rock” retornó a los shows presenciales

Luego de algunos eventos de streaming y autoshows, el Estadio Obras concretó los recitales de Marcela Morelo y David Lebón en ese formato.

Música
Templo del Rock

Pocos días después del anuncio presidencial indicando la instalación del ASPO, todos los empresarios del espectáculo tuvieron que reinventar sus estructuras, entre ellos los dueños de teatros, discotecas y estadios. Obras, el mítico “Templo del Rock” que albergó desde los ‘70 leyendas como Serú Girán, Spinetta Jade, Soda Stéreo, Virus, Riff o Gustavo Cerati, no fue la excepción y al principio de la cuarentena figuró como un potencial lugar para aplicaciones sanitarias, cosa que finalmente aconteció.

Durante 2020, cuando el ASPO se convirtió en DISPO, finalmente se habilitaron esa clase de ámbitos que antes reunían multitudes para concretar numerosas transmisiones por streaming, obviamente sin la presencia de público. En octubre, luego de varias reuniones al respecto, comenzó la habilitación para concretar eventos de autoshow, es decir, conciertos al aire libre delante de varias filas de vehículos, con la gente mirándolos desde los coches y oyendo el recital desde la radio de sus autos.

A fines de diciembre, comenzó la secuencia de conciertos al aire libre con la gente ubicada en pequeños corralitos delante del escenario, respetando la distancia y con grupos en formato burbuja de hasta seis personas. El Estadio Obras, lejos uno de los más destacados lugares de show en el último cruce de milenios, en los últimos días inauguró esta esperada modalidad operativa. Proponiendo un doble programa, la jornada incluyó un recital de Marcela Morelo en el arranque y luego en segundo turno un concierto de David Lebón. “Ser Argentino COM” estuvo ahí cubriendo lo ocurrido y  te cuenta cómo fue este primer evento presencial de la “nueva normalidad” en el mìtico “Templo del Rock”.

 

Templo del rock

 

Los anuncios del servicio meteorológico para el atardecer del sábado no eran los mejores, pero la productora Booking & Management confiando en que el cielo pudiese resistir algo antes de las lluvias señaladas para ese tramo horario, se arriesgó a no suspender el recital y mantuvo el schedule previsto originalmente. Comprobando que hay una ley de Murphy meteorológica, cualquier esperanza de mejora culminará con una tormenta poderosa justo en el momento menos deseado. Marcela Morelo padeció los primeros síntomas del asunto en la prueba de sonido, pero lo peor llegaría pocos minutos después en el inicio de su set.

Anunciado a las 20, la gente ubicada frente al escenario en el playón de estacionamiento contiguo al estadio, ya había pasado por el control de tickets con el sistema de códigos QR, la revisión de temperatura con los sensores y la aplicación de alcohol en gel cuando fue trasladada a los corralitos. La lluvia ya tenía volumen importante cuando Morelo dio el puntapié de apertura con “Lo dejaría todo”, perteneciente a su nuevo disco “Tu Mejor Plan”, pero minutos más tarde cuando interpretaba “Fuego de noche, nieve de día”, todos se preguntaban si el concierto continuaría ante una precipitación bastante impiadosa.

Mientras los asistentes de seguridad vigilaban que el público se mantuviese en los sitios asignados, el clima hacía sentir su inusitada potencia con una implacable lluvia. “Pasaron muchos meses y estuvimos pensando cómo sería volver, ahora ocurre esto y tengo ganas de llorar”, expresaba Morelo mientras desde el costado del escenario la alentaban varias veces a no decaer anímicamente. Con buena parte del público bajo la astuta protección de paraguas que sospechaban esta adversidad climática, lentamente la tormenta comenzó a fugarse de Núñez.

 

Templo del Rock

 

Instrumentar un doble concierto en tiempos de pandemia, en un evento bastante afectado por la meteorología, implicó un desafío maximizado. Por un lado, controlar la conducta de la gente ubicada dentro del predio, aún con la lluvia, en un espacio que dispuso de baños y un puesto de gastronomía en el fondo muy bien señalizado, donde asistentes guiaban a las personas para maniobrar con distancia. En otro lugar, ya con la estructura probada en el primer show, el equipo de producción adecuaba lo necesario para la desconcentración posterior al evento inicial, sin descuidar la fila de gente que esperaba para ver el recital de David Lebón anunciado para las 22 horas allí en el estacionamiento del Estadio Obras.

Ya sin lluvia y acompañada por su inefable charango, Marcela Morelo había vivido en el Templo del Rock la experiencia del “concierto subacuático”, ese histórico episodio en Vélez con Charly García de experimentado protagonista, atravesando una antipática lluvia. Bajo un formato acústico en el bloque intermedio de performance, la bella cantante oriunda de Lanús remontó su ocasional desánimo interpretando varios de sus clásicos, espectáculo de menor a mayor donde la artista hizo su diferencia con éxitos como “Tu boca”, “La fuerza del engaño” y “Luz del cielo”, fantástico cover del clásico de Mike Olfield. A las 21:30 y con una sonrisa que no cabía en su rostro, la autora de “Manatial” pudo cantar victoria en el barrio de Núñez.

templo del rock

 

El equipo de producción supo maniobrar, primero la salida de la gente del primer recital, y minutos más tarde, el lento ingreso de los espectadores que tenían tickets para ver, en el predio al aire libre, al histórico guitarrista. Ya ubicado en camarines y con un entusiasmo poderoso, el músico que ganó el año pasado el premio “Gardel de Oro” por su disco “Lebón & Cía.” ajustaba los últimos detalles de su concierto, sabiendo que la lluvia formaba parte del pasado y que solo debía dedicarse a concretar su espectáculo de la mejor manera.                                                                                                                                

Una cantidad mayor de público que en el primer turno, entendiendo que las tormentas no afectarían el segundo concierto, juntó casi cinco cuadras por la Avenida del Libertador en una procesión que respetaba por esa arteria la distancia social esperando el acceso a este evento. Con exacta réplica en el protocolo operativo, los espectadores presentaron allí en el ingreso sus entradas, identificadas con código QR en sus celulares, para luego recibir la medición de temperatura corporal y la vaporización de alcohol antes de ser conducidos a cada “corralito” de presencia.

A las 22:40 y sin mediar mucho más, David Lebón subió al escenario con sus músicos en una velada donde la experiencia sanitaria y musical había favorecido las circunstancias a la hora de esa segunda fase artística. Entendiendo que no debía mostrarse dubitativo como había ocurrido con su colega, el guitarrista hizo gala de una formidable sapiencia para dar respuesta a una circunstancia así. Arrancó con dos canciones y una endiablada actitud en escena con su instrumento para dejar en claro que su gran talento no sabe de protocolos.

Ratificando sus pergaminos en cada instante, lo que siguió fue un trabajo de demolición y sensibilidad artística mancomunados en un repertorio impactante. Seis canciones de Serú Girán, un homenaje a Spinetta con “Ana no duerme” y varios hits de su obra solista fueron la perfecta arquitectura de un concierto fantástico y conmovedor en estos tiempos. Dando una masterclass de actitud, transmitió la ineludible responsabilidad de comportarse como corresponde a esta la realidad que atravesamos. 

“Tenemos que cambiar. Somos muy “vivos”, pero en realidad bastante pelotudos, hay que salir de esas conductas egoístas donde no protegemos a los demás, pero hay que salir del miedo también, hay que seguir luchando para vencer las adversidades”, indicó el brillante violero sobre aquellos que ignoran el peligro de la actual enfermedad. Instrumentando un vital y decisivo planteo anímico, Lebón hizo que la gente olvidara el curioso contexto en que se desarrolló su show, detalle no menor. “La música nos va a salvar de todas las cosas malas de este mundo”, sentenció David mientras la ovación lo bañaba en una gran noche.

Fotos de los shows: Rodrigo Alonso                                                                                                        

Fecha de Publicación: 25/02/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Soda Stereo Cuando la Quebrada de Humahuaca fue escenario de Soda Stereo
leon gieco León Gieco: un cantante argentinísmo

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Tradiciones
mate-amargo ¿Te gusta el mate amargo?

Te enseñamos cómo curar el recipiente para que disfrutes de los amargos más ricos.

Historia
Mercosur Declaración de Foz de Iguazú. Argentina y Brasil, Hermanos

Suscripta por ambos países el 30 de noviembre de 1985 constituyó el germen del MERCOSUR. Si bien est...

Argentinos por el mundo
Ice Cream Union The Ice Cream Union: la magia del helado de dulce de leche, en Londres

En los años 90, dos hermanos argentinos radicados en la capital inglesa decidieron fabricar dulce de...

Espectáculos
Alfredo Alcon Alcón por Alcón. Una biografía comentada

Uno de los mejores actores argentinos de todos los tiempos, en sus palabras, recorre sus tramoyas vi...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades