Ser Argentino. Todo sobre Argentina

En búsqueda de una identidad sonora

La artista patagónica Agostina Romero aprovecha este tiempo en casa para encontrar su identidad sonora. Te contamos sobre ella y su trayectoria musical.

Si bien nació en Resistencia (Chaco), desde hace más de 20 años vive en Río Gallegos (Santa Cruz). Es considerada una de las artistas más importantes dentro del under local, e impulsora de la cultura musical en la ciudad. Durante este tiempo en casa, la artista sintió la necesidad de renovarse e ir en búsqueda de una nueva identidad sonora. 

Una niñez ligada a la música

Su vinculación con la música llegó de la mano del trabajo de su mamá, quien conducía un espacio de radio. Así, fue que pudo conocer sobre diferentes géneros musicales. Soda Stereo, Red Hot Chili Peppers, ABBA y hasta el mismo Ricky Martin, fueron parte de esos primeros encuentros con la música.

Con 5 años, ¡ya soñaba con ser una estrella de rock! Agostina recuerda que, ya en aquellos tiempos, buscaba su identidad sonora con cartones hechos guitarras que ella misma realizada. 

A esos instrumentos de cartón, le siguieron los instrumentos reales y sus primeros talleres de música a los 13 años. También su primer dúo con un amigo, en el que ella le ponía los acordes a la poesía que él relataba. Y, por esas cosas de la vida, su familia dejó la provincia chaqueña y se trasladó a la Patagonia para empezar nuevos proyectos. 

Del juego nació la pasión

Ya instalada en Río Gallegos, recuerda que a los 16 años decidió colgar la guitarra por un tiempo para dedicarse a terminar la escuela secundaria y prepararse para ir a la universidad.

Ya en ciclo superior, llegaron los primeros contactos con músicos de la ciudad, que no había logrado tener durante su adolescencia. Así, felizmente, logró meterse en la movida cultural (algo que había esperado mucho tiempo atrás). La pasión se sobrepuso a su profesionalización, y fue un momento decisivo. ¡Nunca más paró de explorar instrumentos y estilos musicales! 

Cuando cumplió la mayoría de edad, se compró su primer bajo y empezó aprender de manera autodidáctica. A este le siguieron el impulso por aprender guitarra, ukelele, el teclado y varios instrumentos de percusión.  ¡Y, en todas sus presentaciones, se destaca ejecutando todos!