clima-header

Buenos Aires - - Viernes 14 De Mayo

Home Argentina Música El bandoneón que nunca dejó de sonar

El bandoneón que nunca dejó de sonar

Te contamos la historia de uno de los bandoneonistas más famosos de la Argentina, que marcó nuestra vida con sus ritmos y nunca dejó de tocar.

Música
Rubén Juárez

Un día como hoy nacía la estrella de todos los tangos, que con su bandoneón decoraría todas las melodías. Nacía la leyenda de la música argentina, el cantautor argentino Rubén Juárez. Fue en Ballesteros, Córdoba, un 5 de noviembre que este músico de renombre llegaría al mundo. 

Si bien creció en Avellaneda, en el sur del Gran Buenos Aires, siempre llevaría sus raíces cordobesas a donde fuera. Fue un cantante excepcional y un bandoneonista notable, que se mimetizaba con su instrumento al punto de ser uno solo con él. Entre un estilo clásico y de vanguardia, perseguía nuevas combinaciones para crear nuevos repertorios. 

Chiquito cantor

Desde pequeño estudió bandoneón. En 1956, con solo 9 años, ingresó en la Orquesta Juvenil del Club Atlético Independiente. Ya había conocido su primer amor: la música. Por eso, siguió sus latidos y durante su adolescencia estudió guitarra. Así, iba asomándose lo que sería la gran leyenda. Primero, en grupos de rock under, o banditas que se juntaban por hobby. Después se fue formalizando su relación con la música.

Conoció al guitarrista Héctor Arbello, que había tocado junto a Julio Sosa, "El Varón del Tango". Juárez y Arbello decidieron formar un dúo con el cual comenzaron a realizar giras por distintas provincias de la Argentina. El ineludible talento de estas dos personalidades, colmaba de alegría los lugares donde se presentaban.

Consagración en el Caño

Ya con 22 años, Juárez llegó al Caño 14, consagrándose desde su debut como uno de los artistas más destacados del lugar. Este local se dedicaba a la música de tango de la ciudad de Buenos Aires, fue creado en 1962, en principio como un restaurante de comidas regionales. Pero con el tiempo se convirtió en el ícono del tango y por sus escenarios no pasaban más que estrellas del género. En la época que Juárez llegó allí, tocar en ese escenario significaba una titulación.

En el Caño 14 fue donde el bandoneonista Aníbal Pichuco Troilo lo escuchó por primera vez en vivo. Y donde se generó el apadrinamiento más tierno de la historia musical.

“Un día Troilo me pidió ser mi padrino artístico. Me dijo: ‘A lo mejor usted es el hijo que no pude tener’. Lo pasábamos bien juntos, aunque Zita no lo dejaba que compartiera el camarín conmigo. Ya estaba mal de salud. Y si a mí el maestro me pedía un whisky, ¿cómo se lo voy a negar?”, contaba con humildad el caballero del bandoneón blanco.

Apadrinado y despegando

En ese momento, Rubén Juárez ya estaba en boca de todos.  El 2 de junio de 1969 grabó su primer tema en la discográfica Odeón, "Para vos, canilla", que fue un éxito inmediato. Un año después fue convocado por el animador Nicolás "Pipo" Mancera para cantar en su famoso y muy visto ciclo televisivo Sábados Circulares de Mancera, lo que lo impulsó mucho más.

Habilidad única

Juárez era inigualable en la destreza de cantar y tocar el bandoneón al mismo tiempo, sus dos habilidades se daban con el mismo nivel de calidad. Era un prodigio musical-cognitivo. Ya que el solo pensar coordinar los movimientos de apertura y cierre del fueye, simultáneamente cantando y fraseando, constituye una tarea de una complejidad insondable. 

Él, sin embargo, lo hacía con total naturalidad. Como si fuera un don de los mismísimos dioses, que se sentaban a su lado, cuando él se calzaba el bandoneón. Ni hablar de su entusiasmo y el carisma que esta práctica despertaba en el artista, y en su público.

Arribando a destino

Desde entonces actuó en los lugares más importantes de Argentina y del extranjero y grabó con figuras de la talla de Armando Pontier, Charly García, Pedro Aznar, Leopoldo Federico, Raúl Garello y Litto Nebbia. También con el guitarrista Roberto Grela, José Colángelo, José "Pepo" Ogivieki, Cristian Zárate, Pablo Agri, Daniel Naka y Horacio Romo.

Juárez jugaba con las composiciones y con su bandoneón surfeaba en las notas de todos los géneros musicales, adaptándose al mismo tiempo que guiando a sus compañeros de escenario. En 1989 realizó su única participación como actor (además de cantante), coprotagonizando junto a Raul Julia y Valeria Lynch el filme Tango Bar, de Marcos Zurinaga. Su excelente voz clara y grave lo distinguieron como el único. Pero hay algo que se convirtió en su ícono de ineludible referencia: el bandoneón blanco. 

Volver...

En el año 2002 se trasladó con su familia a vivir a la Carlos Paz, volvió a las raíces. Se instaló a 35 km de la ciudad de Córdoba. Desde el 2003 Rubén Juárez solía cantar en las temporadas de verano cordobesas, acompañado por su hija primogénita, la también tanguera Lucila Juárez. En 2005 recibió el Premio Konex de Platino en la disciplina Cantante Masculino de Tango de la década en la Argentina. Poco después fue nombrado Ciudadano Ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 

Últimas notas

En solo 2 años un cáncer de próstata consumió  su cuerpo y su energía. Rubén Juárez nos abandonó el 31 de mayo de 2010, a los 62 años. Sin embargo, su voz sigue sonando en la cabeza de los tangueros y su alma vive en cada bandoneón blanco del país.

Fecha de Publicación: 05/11/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Rubén Juarez Rubén Juárez, el bandoneonista cantor
Enrique Rodriguez, el tanguero que te hacía bailar El tanguero que te hacía bailar

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Tradiciones
Guaymallén Mendoza Guaymallén, mucho más que un alfajor

El nombre Guaymallén no solamente hace referencia a los alfajores argentinos más populares, sino tam...

Argentinos por el mundo
 Comodoro Rivadavia Un chubutense que no pasa desapercibido en Brasil

Pablo Rodríguez es nacido y criado en Comodoro Rivadavia y actualmente preside la Sociedad Brasilera...

Espectáculos
Mirtha Legrand ¿Otra temporada sin Mirtha Legrand?

La segunda temporada de las cenas y almuerzos que ahora conduce su nieta Juana Viale mantiene un bue...

Historia
Perón Domingo Antonio Raso, el hombre que cuidó a Perón

La vida de Domingo Antonio Raso fue anónima como su responsabilidad: debía custodiar al líder del ju...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades