Ser Argentino. Todo sobre Argentina

DUKI habló antes de mostrar su nuevo disco: “Lo lindo de todo esto es estar siempre en movimiento evolucionando”

El exitoso trapero publicó su álbum “Desde el fin del mundo”, una producción que decidió oficializar ante medios nacionales y extranjeros con una conferencia de prensa por Zoom, antes de actuar a fines de mes en el Movistar Arena y luego en España.

El drástico fenómeno de la segunda ola de COVID-19 en Argentina viene provocando una serie de cambios en la conducta cotidiana, gama de modificaciones que conviene aceptar sin amargarse en absoluto. La supuesta conferencia presencial que el trapero DUKI iba a realizar el viernes pasado en Buenos Aires para promocionar su nuevo trabajo “Desde el fin del mundo”, finalmente por estas cosas de la pandemia terminó siendo el evento que se anunció, pero finalmente de forma virtual a través del sistema digital Zoom, detalle no menor a la hora de crear un clima distendido con alguien respondiendo preguntas en una pantalla dividida en decenas de pedacitos televisivos. El evento de prensa que tuvo esta estructura digital tan distintiva, coincidió con el anuncio de Capif señalando que este joven intérprete está nominado a los Premios Gardel 2021, por el remix mundial de la canción “Goteo”, junto a Ronny J, Pablo Chill-E, Capo Plaza, CRQ y ASAN, dentro de la categoría “mejor colaboración urbana/trap”.   

 

Mauro Ezequiel Lombardo Quiroga, quien para su costado profesional adoptó el nombre artístico de DUKI es un intérprete muy exitoso dentro del contexto en que realiza cada movida sonora. Este emergente de la escena urbana cuenta con 24 años y tiene 9 millones de oyentes mensuales, sin olvidar las más de 2.000 millones de reproducciones que todos sus tracks tienen en Spotify, números que adicionan más de 1.200 millones de vistas y de 4,6 millones de seguidores en YouTube y 6 millones de seguidores en Instagram Dando la señal de arranque a quienes aguardaban en este embarullado mecanismo digital para estar hablando con alguien a distancia, el creativo apenas recibió la pregunta sobre la sensación que le produce estar cantando con gente, algo que ahora está prohibido, sostuvo que “cada vez que me paro ahí arriba en el escenario, levanto mis manos y veo que todos están ahí cantando las canciones, lo vivo como algo hermoso, único y sin dudas extraño toda esta experiencia una barbaridad”.

 

Esa declaración de apertura no es un detalle menor: la mayoría de los artistas de esta parte del continente hace poco más de un año que, por la pandemia, no puede presentarse en vivo, dándose ese gusto muy significativo. El parate que refleja la primera respuesta en su charla de prensa adquiere otra significación, porque esa pausa no fue en vano ya que, ante la imposibilidad de actuar en vivo, el joven debió pegar un intenso volantazo dejando de lado una gira con varias fechas agotadas en España, Uruguay, Chile, Perú, Estados Unidos y México, tournée que deberá reprogramar apenas se liberen las restricciones existentes en este continente y el viejo mundo. Esta situación indefectiblemente lo obligó a cambiar sus compromisos y ponerse sí o sí en “modo disco”, redirigiendo sus energías para trabajar en la producción y publicación de su nuevo álbum “Desde el fin del mundo”, un proyecto de tono conceptual integrado por 18 canciones, las que incluyen bastantes colaboraciones con destacados artistas de Sudamérica, mostrando al mundo lo que esta generación de artistas de la región tiene para decir en los tiempos que corren.

 

 

En una conferencia con medios nacionales y extranjeros que se prolongó por 96 minutos, divididos en dos turnos de contacto por Zoom a nivel local y extranjero, Mauro Ezequiel Lombardo Quiroga, cuyo seudónimo es “DUKI”, respondió absolutamente todo lo que la prensa decidió preguntarle. Un evento virtual de tono federal e internacional, inédito, que el equipo técnico del intérprete coordinó desde el estadio Movistar Arena, lugar en donde el conocido vocalista ofrecerá en pocas semanas una presentación para todos sus fans. Las respuestas del joven en una charla desacantonada, fueron las siguientes:

 

 

¿Cómo ves el actual fenómeno de las batallas o riñas de gallo que tiene el género?

DUKI: Me atraen y divierten muchísimo, yo inicié mis primeros pasos dentro de la música participando en las batallas barriales de freestyle primero y logré una buena ubicación en esos duelos verbales. Las batallas son una situación divertida, como ir a jugar un partido de fútbol, es un poquito de competencia sana que no se extraña tanto pero que sigue igual al verlas se siguen disfrutando.

 

 

¿Cómo describirías “Desde el fin del mundo” y por qué decidiste presentarlo en pocas semanas en el estadio Movistar Arena?

DUKI:  Este disco sin dudas es una experimentación que amalgama sonidos analógicos y digitales con mi historia personal y mi flow, fue un trabajo creativo que nos demandó un poco más de seis meses. El álbum lo llevé a cabo con mis productores YESAN y ASAN, que son como mis ángeles de la guarda. Además, decidimos incluir colaboraciones de otros artistas como YSY A, Rei, Farina, Lusho SSJ, Lara91k, Obie WanShot, Pablo Chill-E, Cister, Neo Pistea, Juliano, Tobi, Khea, Mesita, Franux, 44kid, Pekeño 77, Ca7riel y también el maestro Bizarrap, que me ayudó en la producción del tema “Malbec”, quedó un disco muy entretenido. Dentro de poco volveremos al escenario a presentar este trabajo, primero, en el Movistar Arena, porque es el estadio más moderno que tiene Buenos Aires y también porque cumple con muchos requisitos que imperan en estos tiempos, estamos armando un showcito muy lindo, los voy a sorprender a fines de mayo. Después si todo se da como queremos, voy a viajar para presentarlo en España a mediados de junio.

 

Es un fenómeno muy frecuente que ustedes los intérpretes de trap aparezcan de invitados en los discos que cada uno va sacando. ¿Cómo describís este mecanismo de participación tan intenso que viven concretando todo el tiempo?

DUKI: Bueno, hay un mix con colegas de todas partes, un poco de viajar por el mundo e ir cerrando canciones y etapas. Creo que lo más lindo es estar siempre en movimiento, evolucionando experimentando cosas nuevas, adquiriendo poderes y saberes. En esto que estamos haciendo, somos todos jóvenes, líderes, orgánicos, que tratamos de ser nuestra mejor versión siendo nosotros, no aparentando nada, no queriendo cumplir con las expectativas de los demás. Mucho menos satisfacer la imagen que nos imponía el sistema o cómo nos decían que teníamos que ser. Viendo cómo somos, lo que queremos contar, la realidad que narramos en nuestras canciones, somos más parecidos de lo que creemos. Y está lindo conocer gente todo el tiempo, te hace sentir más parte del mundo y no que sos un loquito de otro planeta.

 

 

¿Dónde generaste la mayoría de los temas que están en el disco y cómo fue en este caso desarrollar la producción personalmente?

DUKI: Este trabajo pro sus características bastante complejas, me llevó a pasar una muy larga temporada en Miami y ahí estuve componiendo con mis colaboradores varias de las canciones que están en este disco, todo esto se enmarca en el objetivo de “tratar, siempre, de ser versátil y generar más de una emoción en el disco, cargarlo de contenido en letra y sonidos, en estímulos y sensaciones”. Me ayudaron muchísimos en todo esto dos genios como YESAN y ASAN, ellos estuvieron muy metidos, no pusieron un granito de arena, fue una montaña gigante y lo lindo fue que el disco es como un hijo que compartimos los tres por igual. En cuanto a la producción, ocurrió algo inédito en mi corta carrera que fue incursionar en todos los aspectos de la producción musical. Quería tener control de todo lo que sucediese, entonces me empapé un poco de todo, aprendí que a veces uno escucha una mezcla y no es que suena mal, sino que no suena con la intención que tiene que sonar realmente. Creo que hay mucha gente que no termina de entender esta parte del proceso y en este caso siento que para este nuevo disco mejoré mucho mi oído, aprendí mucho más, técnicamente hablando. De alguna manera creo que fue la primera vez que me tomé mi trabajo mucho más responsablemente.

 

¿Cómo te llevas con las nuevas tecnologías para diseñar el ritmo de tus canciones?

DUKI: Los raperos tenemos un problema muy fuerte, y es que siempre que hay un bombo y una caja queremos caer arriba rítmicamente, por ende, siempre estamos forzando mucho la rima. Cuanta más rima seguida podemos meter más nos gusta, pero siento que eso me encerraba bastante. Me considero un ser melómano, siempre me gustó mucho la música en general pero el rock es lo que más me marcó y para el disco, necesité hacer más música, algo distinto, salir de la monotonía de los beats del trap. Así empezamos con YESAN en el tema “Chico Estrella” y eso fue sin dudas el poderoso motor para los demás temas que están en este disco.

 

Recién mencionaste tu interés por el rock. ¿Podrías contar que artistas escuchabas?

DUKI: El rock argentino fue lo que más escuché cuando era chico, amo el rock argentino, ha sido una gran influencia en este trabajo. Lo que más escuchaba en su momento eran cosas de Charly García, los Abuelos de la Nada, algo más adelante Andrés Calamaro, como cantaba Adrián Dargelos en las canciones de Babasònicos. Si bien todos esos que nombre son músicos, también son grandes poetas y escritores. Me parece que es gente que siempre pudo expresar demasiado bien lo que sentía en cuanto al mundo y las cosas que le pasaban, ellos lo explicaban y contaban en las letras de una forma que cualquier otra persona, por más que no esté viviendo lo mismo, podía sentirse identificada en algún punto. A veces me pongo a cantar en cualquier lugar “Tu Amor” del disco “Tango 4” que hicieron Charly García y Pedro Aznar, cuando vos escuchás esa canción te conmueve de manera muy intensa y aseguró, en mi caso me pone la piel de gallina, es un temazo.

 

 

¿Sentís que la ausencia de los recitales hizo reconsiderar el efecto de los mismos?

DUKI: Es algo muy probable, extraño los shows en vivo más que a nada, son legitimidad y estoy seguro de lo que digo. En ese momento puedo conectar con mis seguidores de verdad y se genera algo muy lindo. Esa persona está ahí porque pagó una entrada y me quiere ver y durante el tiempo que dure el show va a estar con los brazos arriba, saltando, cantando las canciones y nadie lo obligó a estar ahí, yo no ejercí ningún tipo de poder para que suceda eso. En los espectáculos, lo que más agarramos es esa capacidad de dar imágenes sensoriales, explicar sentimientos, emociones, sensaciones, situaciones, salir de la vida que tiene uno de superestrella y hacer partícipe al oyente en el recital.

 

Llegaste a tener una interesante respuesta de la gente en los Estados Unidos, incluso tu imagen estuvo en las pantallas de Time Square. ¿Cómo hacés para no creerte algo que te podría confundir y subestimar todo?

DUKI: Primero intento estar contento, enfocado, reflexivo y analítico, sé que esto es una etapa de éxito, pero no me tengo que confundir, confío en mi familia que es el equipo para toda la vida, ellos son los que me mantienen siempre con los pies en la tierra. Mi familia, mi mamá, mi papá, mi hermano menor, mi hermana menor, literalmente son mi equipo de trabajo, aparte de ser mi núcleo y mi equipo para la vida. Todos ellos son las personas que en dos segundos me pueden cambiar el estado de ánimo, cuando sos el líder de tu núcleo de trabajo, a veces la gente tiene miedo de faltarte el respeto o no se quiere meter en tu vida personal, entonces siempre está para vos cumpliéndote los caprichos y si no tenés alguien que te baje a tierra, dejás de generar empatía y pensás que sos superior a los demás o que valés más que los demás, estás totalmente errado. Hoy, mi familia sigue siendo la que más cuerdo me mantiene.

 

 

No todos se animarían a grabar un álbum en estos tiempos con tantos colegas de distintos lugares como invitados. Muchos pueden pensar que se trata de algo promocional para lograr mayor repercusión, ¿no?

DUKI: No hay ninguna clase de especulación, solo quise generar algo positivo, pero lo que ocurrió no está vinculado a buscar otra clase de resultado. Queda claro que no soy alguien estratégico, no ando buscando desesperado un “pull up”, o una llegada al público con las views, los seguidores, el género, nada. Si escucho una canción y me gusta, es lo que me pide el cuerpo, agarro el celular y llamo a quien corresponde y digo me quiero subir al tema o al revés, “te re imagino acá, quiero que te subas a esta canción”, busco por sobre todas las cosas generar algo positivo, más allá de sentarme un rato delante de la computadora para hablar o reaccionar ante algo.

 

¿Cómo ves lo que ocurre con este género, un estilo que creció bastante más de lo tal vez esperaban algunos que lo vienen siguiendo a esta nueva movida musical?

DUKI: Te diría que la realidad no se parece a esa mirada, no hubo una cosa sorpresiva, miro y escucho lo que pasa a mi alrededor, siento que está lleno de talento por todos lados, mucho talento por respetar, personas que tal vez saben que lo tienen pero no pueden mostrárselo al mundo, otros que tal vez no tienen recursos para hacerlo, ni los medios y lo que buscamos fue, más allá de conectar con seguidores y con fans, ver qué talento anda dando vuelta y qué mano se le puede dar. Yo creo en el karma y que todo lo que vos das vuelve. Siento que todos esos cabrones que me están mirando son los que hicieron que pueda llegar a donde llegué y lo mínimo que puedo hacer es devolverles algo, un granito de arena y me hace ilusión la posibilidad de enseñarles en algún aspecto, no a nivel cátedra sino a nivel de un pibe que aprendió las cosas de la vida chocándose con paredes, con puertas. La devolución que les pueda dar, desaferrada de la visión egocéntrica, ayudando a que desarrollen su oído y aprendan de la música, tal vez les da ganas de adquirir más cultura general, les despierta una pasión”.

Rating: 0/5.