Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Benjamín Amadeo. “Soy un actor que canta y un músico que actúa”

El novel intérprete cerró la gira latina del álbum “Quiromancia”, luego de realizar 20 fechas con tickets agotados. Luego del tour, habló sobre el boom artístico que atraviesa.

El “Quiromancia South America Tour 2021-2022” culminó hace pocos días con un recital con localidades agotadas en el Teatro Vorterix, sala de Colegiales escogida para concretar el show recital de la gira. Habiendo pasado por Uruguay, Chile y varias provincias de nuestra nación, el músico y actor Benjamín Amadeo cerró el período de oficialización de este segundo disco publicado por Sony Music Argentina. Entusiasmado por los resultados que deparó esta extensa tournée continental, el joven cantautor que emergió muy exitoso de la famosa factoría de Cris Morena aceptó hacer una pausa antes de unas vacaciones programadas, para evaluar en una entrevista su presente musical, sin descuidar su tarea en la actuación.

Publicaste antes de cerrar tu última gira una canción llamada “Déjame llevarte”. ¿Cómo encaja dentro de las historias que venís planteando con tu estilo musical?

Benjamín Amadeo: Es una canción que alude directamente al momento en que tenés una tercera cita, en las anteriores se desbloquean niveles de acercamiento. “Déjame llevarte” describe el contexto de esa situación. Una primera cita es una experiencia muy dura, que se torna pretenciosa y donde sobran los nervios. En la segunda corregís aquellas cosas de las cuales no quedaste conforme en la primera. En la tercera exponés una versión cercana a lo que deseabas hacer, para mí siempre es la mejor, porque tiene condimentos y muchas situaciones románticas y positivas.

De los nervios a la belleza

Venís de cerrar una exitosa gira con tu segundo álbum dentro y fuera del país. ¿Qué te provoca mayor interés en este momento de tu incipiente proyecto solista?

BA: Lo que más me entusiasma es tocar en vivo, es el momento que más disfruto. Pero lo percibo recién ahora. Cuando arranqué con los recitales antes de la pandemia me generaba muchísimos nervios. Me preocupaba mucho por la arquitectura argumental del concierto, no tenía tiempo para disfrutar esas cosas buenas que me estaban sucediendo. Ahora, luego de lo ocurrido el sábado en el Teatro Vorterix me siento realmente feliz por los shows que venimos haciendo, en el escenario con mis compañeros de banda hay mucha alegría al ver que esto que encaramos creció de una manera muy halagadora, son recitales muy bellos.

Antes de publicar tu álbum debut llamado “Vida Lejana” tuviste un tema sonando en el programa de Marcelo Tinelli. ¿Eso condicionó el espíritu de tu ópera prima?

BA: No me  ocurrió afortunadamente eso, porque si libraba la edición de un disco a estar supeditado por otras inquietudes, como por ejemplo producir música para otros, en este caso hacer una cortina para un programa de televisión muy conocido, tenía que acomodar mis deseos sobre lo que iba a colocar en un primer trabajo como solista. No sé si ese tema en tv me jugó en contra, siento que me jugó a favor, porque nadie imaginaba que podía escribir una canción que finalmente fuera seleccionada para ese ciclo de tv, tan  pegadiza. Para mí eso fue algo positivo.

Actores/ músicos, ¿una misión imposible?

Tu debut solista en Sony Music coincidió con una época donde el sello también editaba los discos de Facundo Arana o Mike Amigorena. ¿Hizo ruido esa situación?

BA: Para nada, no me importó, porque es una compañía muy ecléctica que tiene entre sus filas a Abel Pintos, un astro de la música y otras figuras. Yo soy un actor que canta y un músico que actúa. Conviene recordar que Facundo siempre tocó el saxo, lo conozco hace muchísimos años. Mike siempre cantó, pero se hizo conocido por otras cosas, lo fui a ver cuando hacía “Ambulancia” en “Clásica y Moderna”, ahí mezclaba ambas cosas. Mi trabajo es desmistificar esos acuerdos que hay entre público y artistas, que si hacés una cosa después, no podés hacer otra. Sé que choca, hay que ser cuidadoso, asumirlo y comunicarlo bien.

Digamos que requiere tener los objetivos bien claros en lo profesional.

BA: Por supuesto, tenés que encararlo y asumir las consecuencias de meterte en ambas cosas así. En mi caso trabajé lo suficiente para que lo resistiese el disco y asumí esa decisión, el álbum se la bancó. Después puedo hacer una película y tocar, o hacer teatro y realizar un concierto, ese camino lo elegí y va a ser así. Podía aparecerme una persona y decirme “¡empezaste a tocar rock y ahora vas a hacer una obra de teatro!”. Una forma de aclarar los tantos fue por ejemplo no incluir “Te imaginé”, la cortina de ShowMatch en mi primer álbum, tampoco hacer covers. Es una forma de pararse en una carrera artística que va a ser para toda la vida. El debate surge todo el tiempo, cualquiera sea la disciplina ambas cosas pueden convivir tranquilamente, esto es algo que empieza para toda la vida, habrá situaciones para todos los gustos, siento que todos los proyectos van a convivir sin inconvenientes.

No solamente una cara bonita

¿Si pudieras recordar tu infancia con un breve film en blanco y negro cómo sería?

BA: Sería un chico llegando a casa y tirando en la cama la mochila del colegio, tocando su guitarra, que entonces le quedaba realmente gigante, aprendiendo a sacar cosas de Sui Generis, pero la otra imagen en ese mismo film sería el mismo chico que también quería imitar a Michael Jackson, pero subido a ese escenario era simplemente Pappo, así, sería una situación muy deforme. En mi familia no había demasiado interés por la música, el enfermo era yo, en mi época escuchaba “Oíd Mortales”, todos esos discos compilados de música tecno, Zapato Veloz, Andrés Calamaro y Led Zeppelin. Tenía una ensalada de gustos de verdad muy grande. Ahora soy un joven que busca materializar sus sueños y deseos, esos planes tienen todo lo que había de mí para hacerlos en verdad lo mejor posible.

¿Te hizo ruido que los productores musicales que venían trabajando con Lali Espósito se pusieran a darte una mano con tu álbum debut?

BA: No me importaba. A los realizadores los eligió el director artístico de Sony Music y me pareció una buena decisión. Pablo Durand los escogió y fue una alegría enorme, eso se trató de una decisión en conjunto pero Pablo sabe más que yo. A los productores de la factoría “3 Música” los conocía, tenía  amistad con ellos.

 

¿Te condiciona que las chicas que oyen tus canciones o van a tus shows lo hagan por una cuestión de simple atracción física?

BA: Siento una cosa especial en torno a eso. Hay aspectos que son inevitables, sobre estos últimos no trabajo mi conducta ante el público, las cosas que vendrán deben ser elásticas, no hay que querer ser disruptivo para que alguno deje de querer asociarme con otra cosa, eso pasó con el primer single de mi debut solista. El corte suele ser el tema “amistoso” del disco. ¿Qué actitud adopto? Solo me dedico a hacer cada vez el mejor disco que pueda.

 

Imágenes: Redes Benjamín Amadeo

Rating: 0/5.