Buenos Aires - - Martes 24 De Noviembre

Home Argentina Historia Uno de los cordobeses más inteligentes de la historia

Uno de los cordobeses más inteligentes de la historia

Te contamos la leyenda de una eminencia de la física que, hasta el día de hoy, suena y resuena en el imaginario popular. Un intelectual cordobés que dejó su marca en la historia argentina.

Historia
 cordobeses

Es José Antonio Balseiro, el cordobés que dejó su marca en la historia y hasta el día de hoy resuena en el imaginario de todos los argentinos. Es el cuarto hijo de Antonio Balseiro, inmigrante español, y de Victoria Lahore, argentina de origen francés. Nació en Córdoba el 29 de marzo de 1919 y en 1933 ingresó al Colegio Nacional de Monserrat, el gran colegio que impulsa a los jóvenes a una ardua vida académica.

Con el título de bachiller, en el año 39 se inscribió en la Universidad Nacional de Córdoba, donde se egresó para luego trasladarse a La Plata y culminar  su Doctorado en Ciencias Fisicomatemáticas. Fue alumno del mismísimo Ernesto Sábato, quien le enseñó con su paciencia y sabiduría la teoría cuántica y de la relatividad. Ese conocimiento sería el que impulsaría a Balseiro a convertirse en lo que fue.

El origen de un genio

En 1944 aprueba de forma sobresaliente su tesis doctoral, con las notas más altas y con un trabajo destacado. Su tesis fue dirigida por Guido Beck, físico austríaco que llegó a la Argentina como refugiado, en 1943. En 1950 Balseiro obtuvo una beca del Consejo Británico para hacer investigaciones posdoctorales en la Universidad de Mánchester, en un grupo dirigido por Leon Rosenfeld. Este honor implicaría dejar a su esposa e hija en Argentina, ya que la beca no le permitía viajar a los tres. En Manchester se dedicaría a trabajar en la universidad local en temas de física nuclear.

Por esos tiempos, entre titulaciones y condecoraciones, asiste al acto de fundación de la Asociación Física Argentina. Y comienza a ser parte de este grupo de académicos, genios y estudiosos. Esta Asociación lo eligió presidente en 1959. Así fue teniendo pasos agigantados y destacados en el mundo de la física, ya que su trayectoria implicaba grandes descubrimientos y avances.

Balseiro trabajó en el Observatorio Astronómico de Córdoba bajo la dirección del Dr. Guido Beck en temas de física teórica. También fue designado profesor interino de Trabajos de Investigación en Física en La Plata. Y uno de los hitos de su biografía fue que, en 1952, el gobierno argentino lo convoca para integrar la Comisión Investigadora del Proyecto Huemul. Y ahí comienza una etapa clave en la trayectoria del genio cordobés.

Balseiro y el Proyecto Huemul

Fue llevado a cabo bajo el gobierno de Juan Domingo Perón, que en 1951 anunció por cadena nacional un nuevo proyecto en el que la isla Huemul sería sede de experimentos en los que se llevarían a cabo reacciones termonucleares. Esto fue anunciado luego de meses de trabajo secreto bajo la dirección del alemán Ronald Richter. Richter había sido recomendado por otro alemán traído a la Argentina tras la Segunda Guerra Mundial, Kurt Tank. La posi­bilidad de que Argentina se haga presente en desarrollo de potencias nucleares, era una realidad. Así fue que buscaron científicos alemanes que hubieran servido a la maquinaria de guerra nazi para ponerlos a trabajar en proyectos propios.

Pero el proyecto fracasó. Una cadena de malas decisiones y la sistemática corrupción hizo que el proyecto se desvaneciera. Balseiro volvió de Inglaterra y se puso a la cabeza de la comisión de expertos que viajó a la isla para analizar los hechos: El «Informe Técnico sobre la Inspección Realizada a la Isla Huemul en San Carlos de Bariloche», firmado por Balseiro y Mario Bán­cora afirmó la necesidad de dar de baja el proyecto.

Cronología de un genio

En 1952 es designado director del Instituto de Física de la Universidad de Buenos Aires. En 1954 pasa a prestar servicios a la Comisión Nacional de la Energía Atómica, ese mismo año asiste en Bariloche al Primer Curso de Verano sobre Reactores y Física Teórica. En 1955, la CNEA lo designa para dirigir el segundo curso de verano sobre el mismo tema que se realiza en Bariloche, conjuntamente con un curso para profesores de física auspiciado por la UNESCO. Ese año también se firma el convenio entre la CNEA y la Universidad Nacional de Cuyo creando el Instituto de Física de Bariloche, bajo su dirección. Balseiro muere el 26 de marzo de 1962, unos días antes de cumplir los 43 años, por causa de una leucemia avanzada. Su capacidad, honestidad, decencia y vida dedicada en gran parte al avance de la ciencia en la Argentina hicieron que el prestigioso Instituto de Física de Bariloche que dirigiera hoy lleve su nombre.

Fecha de Publicación: 23/10/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

ciencia César Milstein: pasión por la ciencia
Luis Federico Leloir Un genio modesto

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Empresas y Negocios
 vitivinicultura La vitivinicultura y sus verdugos

La vitivinicultura mendocina debe luchar, en cada temporada, contra algunos factores imponderables c...

Argentinos por el mundo
cuchillos Crack de los cuchillos 

Diego es crack haciendo cuchillos. Hizo uno con partes del símbolo de Santa Fe y hoy está en Estados...

Argentinos por el mundo
Familia Nómade Familia Nómade, segunda parte

Si querés saber cómo llevar una vida de manera nómade, no te pierdas esta nota.

Tradiciones
 Coronel Arnold Santa Fe Sol y amistad en Coronel Arnold

¿A que no conocías el pequeño pueblo santafesino de Coronel Arnold? La Fiesta Nacional del Sol y la...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades