Buenos Aires - - Domingo 09 De Agosto

Home Argentina Historia Una revisión de la Reforma

Una revisión de la Reforma

Aunque en el Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria de 1918 no haya aparecido ninguna mujer, estuvieron ahí. Al pie del cañón.

Historia
 Reforma Universitaria de 1918

Como ya sabemos, la historia la escriben solo los vencedores: solo los hombres vencedores. Dejando un amplio sector afuera de estos procesos que forman parte de cambios que constituyen nuestra identidad hoy. Como argentinos, argentinas y, sobre todo, como cordobeses, debemos hacer revisiones históricas en las que podamos narrarnos desde una perspectiva holística. Sin invisibilizar grupos, ni mostrar solo una campana de la historia. Porque los recuerdos y las conmemoraciones los construimos entre todos. Los reproducimos constantemente y, como ciudadanos argentinos, tenemos la posibilidad de reescribir nuestra historia. A partir de investigaciones y grupos con perspectiva de género, se realizaron trabajos que pudieron dilucidar el rol de la mujer en diferentes hechos históricos. Hechos en los cuales nunca antes había sido mencionada la intervención de esta gran parte de la población que conforman las identidades femeninas. La Reforma Universitaria no fue la excepción. El grupo de estudiantes de género femenino que intervino en este hecho, o que se veía interpelado por la lucha reformista, fue invisibilizado. Las mujeres formaron parte del movimiento reformista, aunque la historia no lo muestre. Ya hacía treinta años que este colectivo formaba parte de la Universidad Nacional de Córdoba como estudiantes y asistentes. Eso sí: relegadas solo a algunas carreras. La Universidad de Córdoba, la más antigua del país y una de las más viejas de Latinoamérica, seguía siendo casi exclusiva para hombres.

Hasta ahí

Las mujeres de la Universidad, allá por el 1918, no podían elegir cualquier carrera. Las formaciones que se les permitían eran las vinculadas al cuidado de un otro. Por ejemplo, enfermería, medicina y, sobre todo, especializaciones en partos. O sea, profesiones que seguirían perpetuando una domesticidad incluso dentro del ámbito laboral. Ya que se trataba de tareas de cuidado y no se alejaban mucho de los mandatos en torno al rol de la mujer en la sociedad. Incluso, para poder entrar e incorporarse como estudiantes universitarias, las mujeres debían rendir un examen de salud mental y demostrar sus capacidades intelectuales. Algo que, por supuesto, no debían acreditar los hombres que se presentaban a la institución.

Otra de las realidades que vivían las mujeres egresadas de las universidades nacionales como profesionales de la salud era la poca inserción laboral. Muchas veces, sus títulos quedaban como decoración de la casa.  Es el caso de Margarita Zatzkin, primera egresada de medicina en la Universidad Nacional de Córdoba, además farmacéutica. A ella nunca se le permitió ejercer su profesión, porque las exigencias sociales establecían que tuviera hijos y fuera ama de casa.

Ni para la foto

Para 1918, las mujeres no votaban y menos que menos se les permitía actuar en el ámbito político. Por lo menos, no públicamente. Por eso, no es de extrañar que ninguna mujer aparezca en las firmas de documentos reformistas. Las fotos icónicas que veneramos y a través de las cuales revivimos el momento revolucionario que implicó la Reforma a nivel provincial y nacional no presentan mujeres.

Pero que las hubo, las hubo. Un claro ejemplo de la intervención de mujeres en el activismo reformista de la época, es Prosperina Paraván, quien se desempeñó como vicepresidenta del Centro de Estudiantes de Odontología. Y organizó una lucha contra el cierre del internado donde vivían y comían muchos estudiantes de la Facultad. Marchó con sus compañeros, los organizó y formó parte de un nuevo plan de estudios en la formación de odontólogos y odontólogas.

Revisar es transformar

De más está decir que los cambios con respecto a la participación de mujeres en la Universidad no se dieron el año de la Reforma, sino mucho tiempo después. Todo esto se pudo descubrir gracias a la exhaustiva investigación de miles de profesionales con perspectiva de género, quienes se dedicaron a hurgar y escarbar en los documentos hasta encontrar los rastros y pruebas de la existencia de mujeres reformistas. Porque, para una nueva sociedad, que sea equitativa e igualitaria, debemos revisar la historia.


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Cordobazo-de-las-mujeresLas otras voces del Cordobazo
Jerónimo-LlorensLos afrocordobeses existimos y resistimos

Fecha de Publicación: 13/07/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Mateando con Cande Ruggeri Mateando con Cande Ruggeri

Cande Ruggeri habló sobre sus ganas de ser "la villana" de una tira y respondió "El cuestionario arg...

Argentinos por el mundo
Bella-y-Matías Niñeros de casas

Gracias al housesitting, Bella y Matías tienen la posibilidad de alojarse gratis en casas, y así rec...

Tradiciones
 Fiesta Nacional del Salame Casero Una fiesta que no es para salames

Te contamos sobre un evento especial para los amantes del fiambre y sobre todo del salame. Un festej...

Historia
Puerto-Gaboto0 Puerto Gaboto: el lugar donde comenzó nuestra historia

Puerto Gaboto es un pueblo emblema de nuestra historia que esconde nuestro pasado más remoto y que q...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades