clima-header

Buenos Aires - - Lunes 29 De Noviembre

Home Argentina Historia Una de vampiros en el Río de la Plata

Una de vampiros en el Río de la Plata

Gabo Ferro, genial poeta y músico, además fue un original historiador. Recientemente fallecido, rescatamos su aproximación al siempre polémico Rosas.

Historia
Gabo Ferro

Durante mucho tiempo el estudio de la  historia no consideraba las producciones culturales, digamos literatura, por comprender que los hechos políticos y económicos eran determinantes. Y el resto, fuera de memorizar batallas y gobernantes, accesorio. Si algo hemos aprendido en las últimas décadas, para bien o para mal, es la relevancia de los relatos, de las construcciones culturales en palabras y costumbres, las narraciones nacionales, y su papel preponderante en la escritura del presente, tanto política como económica. Quien primero lo comprendió fue Sarmiento, un adelantado a su tiempo, imaginación febril, y en una carta a Nicolás Avellaneda fechada en 1865 aclaraba en el post Caseros de “no habrá vencidos ni vencidos” (sic), “Necesito y espero que su bondad me procure una colección de tratados federales, hechos en tiempos de Rosas, que los unitarios te han suprimido  después con esa habilidad con que sabemos rehacer la historia”, remataba el Maestro de América.

El régimen de Rosas sigue generando encendidos debates. Una disputa que sus contemporáneos quisieron liquidar con “un monstruo que abortó el Infierno”, en la memorias de Tomás Iriarte, o “ambicioso satánico” para Alberdi, y que los nacionalistas autoritarios iban a retomar en los treinta con un signo opuesto, “Rosas fue el brazo de los terratenientes que supo interpretar con realismo el medio semibárbaro…inicio de la Argentina de los estancieros”, acotaba Ibarguren, o “la aspiración de unir a los argentinos bajo su garra no es un ideal, sino una forma de su pasión por el orden…antesala de la Constitución” escribiría su biógrafo, Gálvez. Toda una maraña que no termina, incluyendo institutos de pensamiento nacional, y que tuvo un recodo curioso en la estatua que le erige el presidente Menem, un peronista de signo liberal, una rara conjunción de las dos tradiciones enfrentadas,  en los terrenos donde fue su quinta de Palermo.

En el mes que revisitamos el Día de la Soberanía Nacional por la Batalla Vuelta de Obligado de 1845, una defensa del suelo y los intereses nacionales que es reconocida en la actualidad aún por su críticos más acérrimos, vayamos a entender de qué Argentina estamos hablando cuando hablamos de la Argentina de Rosas. Y una de las entradas, en gótico, es la que propuso Gabo Ferro en “Barbarie y Civilización. Sangre, monstruos y vampiros durante el segundo gobierno de Rosas”, un fresco de cómo las mitología monstruosa,  teñida de punzó, moldeó las lecturas siguientes “Llegamos a comprender mucho de nuestro pasado más inmediato, o de nuestro presente, apenas comprobamos, de la mano de Gabo Ferro, hasta qué punto las metáforas de la sangre, impregnan, hoy todavía, las praxis políticas y los automatismos culturales de nuestro país”, reflexionaba en el prólogo José Burucúa.  Cien años después Borges y Bioy Casares reactualizarían las metáforas monstruosas y sanguinarias en “La Fiesta del monstruo”, en una parábola negativa entre la tradición gauchesca, Rosas y Perón.     

Sangre, simplemente sangre

La Buenos Aires de principios de 1840 era mucho menos sangrienta  que varios países europeos, que tenían ejecuciones sumarias como Francia, o reconocía menos derechos a la “plebe” como Inglaterra. Sin embargo en la memoria argentina quedará coloreada con el rojo punzó, la divisa obligatoria so pena de arresto durante el rosismo, y que llegó a pintar la pirámide de Mayo. La Mazorca, el antecedente de los grupos parapoliciales del siglo XX, y una consecuencia fuera del control del acercamiento a los sectores populares, inéditamente convidados en la escena política con poder, se ocupaba de pintar de rojo sangre, tierra, casa, persona, todo lo que encontrase en el camino, tal cual queda reflejado en “El matadero” de Esteban Echeverría –la cuna de la literatura argentina es la sangre, “lodo regado con la sangre de sus arterias” Y no solamente, “Ay cielo, cielo y más cielo/Este año de cuchillas,/A costa de la invasión/Hemos de comer morcillas” clamaba un cielito anti rosista, la poesía gauchesca primera,  en una diatriba anunciando en 1838 uno de los varios ataques a la costa bonaerense, de unitarios argentinos y fuerzas colonialistas mancomunadas.

En una de las pioneras campañas mediáticas de la historia argentina, los exiliados en Santiago de Chile y la sitiada Montevideo especialmente, Rosas jamás renunció al sueño sanmartiniano de una república que reúna la Banda Oriental, Paraguay y parte de Bolivia, instigaban en los periódicos financiados por propios, ricos comerciantes porteños, y extraños, federales antirosistas y potencias del mundo. Los diarios investigados por Ferro,  “El grito argentino” y “Muera Rosas!”, son ejemplos de cómo se transformaba la figura de Rosas, y sus colaboradores como Manuel Oribe, Pedro De Ángelis y Tomás de Anchorena,  en extraños seres dignos de las novelas góticas del siglo XIX europeo.  Aquellas representaciones comunes en la Europa de la restauración absolutista, nacida de las imperialistas guerras napoleónicas, que llevaban contradictoriamente el lema de “libertad, igualdad, fraternidad”, dieron vuelo a una galería de seres deformes, que pueden verse también en las artes con las estampas truculentas de Goya. Llegado a estas pampas en el paraguas del romanticismo, el gótico y el terror, el morbo de la sangre, no produjo libros de terror en sí mismo sino comentaristas políticos “¿Quién es Juan Manuel Rosas? ¿Qué derecho tienen sus  compatriotas contra él? ¡Rosas!...la naturaleza se estremece al pronunciar si nombre, la voz humana no alcanza a definir este monstruo…Buenos Aires…se arrastra hoy abrumado de cadenas, bajo las torpes plantas de esta furia mientras ella se alza sobre una torre de osamentas como la figura de Satanás…para el tigre de Rosas –reponemos que a otro caudillo famoso también se lo denominada Tigre, Facundo Quiroga, y que Sarmiento llevó esta animalización a un brillo literario en el Facundo- es una seria ocupación y un gran placer todo lo que sea cortar, apalear, matar, chorrear sangre”, cierra el militante antirosista. Debajo de este texto chorreante una lámina reproducía a Rosas parado sobre cráneos, cerca del río –horrenda premonición aunque certera porque Rosas puede ser visto como un triste precursor del Terrorismo de Estado-, y vestido de gaucho “Me puse a pensar en una historia que hablaba con los misteriosos temores de nuestra naturaleza y despertase terror apasionante; una para que el lector tema al mirar a su alrededor, para cuajar la sangre y acelerar los latidos del corazón" podría suscribir a nuestro comentarista las palabras de Mary Shelley, y que explicaban su “Frankenstein o el moderno Prometeo” (1818)

Y llegó el vampiro a Buenos Aires

Otra de las influencias fuertes, y que se hallaba en las bibliotecas rioplatenses, es “El Vampiro” (1819) de Polidori, aunque desde la época colonial el discurso religioso y enciclopédico entendían un fenómeno de un vampirismo que corrompía el cuerpo social.  Según Ferro, Echeverría entre sus lecturas en Europa alaba “El murciélago” donde se prefigura un monstruo bárbaro que goza “en el vapor de la sangre” Todo ello se volcaría en una verba enrojecida de los contrarios al “Restaurador de las Leyes”, entre los cuales el mismo Echeverría influía con artículos en su exilio montevideano. Incluso argumentaban que Rosas no había sido visto desde 1836, encerrado “en la oscuridad bárbara” de San Benito de Palermo,  y que salía por las noches a recorrer la ciudad con sus mazorqueros. Abundan las metáforas de un ciudad como un cementerio, “Buenos Aires…se alza sobre una torre de osamentas –los huesos humanos también son recurrentes- tienda la vista sobre el hermoso país donde Rosas impera hace trece años…en cadáveres, en sepulcros, en sangre” fogoneaba José Rivera Indarte en “Muera Rosas!” Los dibujos que acompañan los artículos son grandes vasos de una supuesta sangre, a la manera de los bacanales de los vampiros, y que tuvo una traslación a la literatura en “Amalia” (1851), la descripción de la época rosista del opositor José Mármol, “La puerta de la vidriera del rancho daba al Oriente, y los vidrios estaban cubiertos de cortinas de cocó punzó…venía a reflejar con él en el agua del vaso un color de sangre y fuego…este fenómeno de óptica llevó el terror a los secretarios de Rosas…pálidos como la muerte…bajo el prisma de una ilusión,  la verdad terrible de ese momento. Sí, porque en ese momento se bebía sangre, se sudaba sangre y respiraba sangre: concertaba en su mente, y disponía los primeros pasos de las degollaciones que debían bien pronto bañar en sangre a la infeliz Buenos Aires” Claro que los porteños no vivían con libertad, censurados, perseguidos y delatados a la temible Mazorca –delaciones de muchos pobres, negros y gauchos-, el régimen rosista fue una dictadura, aunque hay un trecho largo a un sobrenatural Rosas. El meollo era otro, estamos hechos de narraciones, era un cuerpo argentino que se había enfermado con una nueva sangre, la sangre de la plebe “El tenebroso recinto/donde la chusma hormiguea…/Y a borbollones arroja/la calienta sangre fuera…/como sedientos vampiros/sorben, chupan, saborean/la sangre, haciendo murmullo/Y de sangre se rellenan” recitaba Echeverría en “La cautiva”. Rosas inauguró un espacio para la política subalterna, que elevaba a morenos, morenas, mujeres pobres, peones, pequeños chacareros, negros, negras, indios, indias y todo los  humildes que dieron su sangre por la Independencia, en una política de alianzas contingentes que terminó jugando a la larga en su contra, y que ponía en entredicho la nación –restrictiva- de los Alberdi, Mitre y Sarmiento. Si bien fue una jugada arriesgada, que terminó poniendo en armas a sectores relegados con sed de justicia, aunque tuviera al principio la anuencia  de los grandes terratenientes de la talla de Urquiza,  en los hechos instauró voces de argentinos y argentinas que solamente volverían a escucharse a partir de 1945.     

“La figura de la sangre ha representado –y representa- un nodo muy complejo donde convergen estructuras nuevas y viejas, locales y universales”, concluía Ferro, y agregaba quien además publicó el agudo “Degenerados, anormales y delincuentes. Gestos entre ciencia, política y representaciones en el caso argentino” (2010), “su dinámica presencia en los discursos políticos polarizantes revela cómo el recurso se activa en las soflamas de los campeones de los valores de la buena naturaleza de las costumbres y las cosas como una metáfora radical a la cual acude la Civilización cuando necesita enseñar a –con, y por medio de- su Barbarie” remataba en la previa del Bicentenario. “Cartonear por la gramática y por el universo/que si nos hacen ricos, si nos hacen bien hechos,/ya no tendremos que tirar a la olla”, del “Recetario panorámico elemental fantástico y neumático” (2015) de Ferro, nos alienta a meter el dedo hasta el fondo de la olla, y que lo más rico es lo que no se ve. Hasta siempre, Gabo.  

 

Fuentes. Ferro, G. Barbarie y civilización: sangre, monstruos y vampiros durante el segundo gobierno de Rosas (1835-1852). Buenos Aires: Marea Editora. 2009; Azeves, A. El verso criollo en la política argentina. Buenos Aires: Eudeba. 1965; García Hamilton, J. O´Donnell, P. Pigna, F. Historia confidencial. Buenos Aires: Planeta. 2003

Fecha de Publicación: 20/11/2020

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

batalla vuelta de obligado ¿Sabías que el Día de la Soberanía fue una derrota?
PORTADA P HISTORIA (30) El amor en tiempos de Rosas

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Alfredo Alcon Alcón por Alcón. Una biografía comentada

Uno de los mejores actores argentinos de todos los tiempos, en sus palabras, recorre sus tramoyas vi...

Historia
Abel Ayerza Los crímenes mafiosos argentinos. Maten al chancho

En el verano de 1933 el país se conmocionó con el secuestro y asesinato de Abel Ayerza, obra de la m...

Arte y Literatura
Casa FOA 2021 Distrito Elcano Casa FOA. Espacios para vivir más felices

Este concepto se luce en la edición renovada de 2021, una propuesta de explorar las nuevas formas de...

Deportes
Pascualito Pérez Pascual Pérez. Al héroe del deporte argentino desconocido

El boxeador mendocino fue el primer campeón mundial que tuvo la Argentina, y el único hasta hoy en e...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades