clima-header

Buenos Aires - - Viernes 15 De Octubre

Home Argentina Historia La nieta de San Martín: heroína de la Primera Guerra Mundial

La nieta de San Martín: heroína de la Primera Guerra Mundial

Poco se sabe de las mujeres del clan San Martín. Josefa, madame Pepá, debería ser recordada como aquella que mejor llevó a la práctica las famosas máximas de Merceditas.

Historia
Josefa

La educación familiar no era un tema menor para José de San Martín. Tal es así que, pese a estar distanciado tanto de su esposa Remedios de Escalada por las guerras de la Independencia, como de su hija nacida en 1816 en Mendoza, Mercedes Tomasa San Martín y Escalada, un constante flujo de cartas iban y venían desde el cuartel del general, sea tanto en Mendoza, Santiago o Lima. Y viceversa. Muchos de estos escritos eran consejos para la formación de la niña Mercedita, de los cuales varios quedaron plasmados en las famosísimas “Máximas para mi hija” escritas por el Libertador en su breve estancia en Bruselas. Y que perduraron en las futuras generaciones de su sangre como lo demostraría la obra de Josefa Dominga, hija de Mercedes, cumpliendo aquella de “estimular la caridad a los pobres” en los aciagos tiempos de la Gran Guerra.

El retirado general adoraba jugar con sus nietas Merceditas y Josefa en Grand Bourg, pero en especial con “Pepa sobre todo, anda por todas partes levantando una pierna para hacer lo que llama volatín; pero entiende muy bien el español y el francés”, decía admirado el cuñado de Mercedes del fuerte vínculo entre abuelo y nieta. Incluso la dejaba jugar con las medallas que había obtenido de la corona española por su desempeño en las guerras napoleónicas. Cuando falleció José de San Martín en 1850, Josefa ya tenía casi quince años y se había formado con la educación sanmartiniana, pero además bajo un amor incondicional por una querida Patria que nunca pisó. Mucho de lo que sabemos del Libertador de América se lo debemos a las donaciones hechas por Josefa, desde la documentación personal al mobiliario custodiado primero en el Museo Histórico Nacional. Así le escribía al director del museo, Adolfo Carranza, en 1899: "En vista de todos estos patrióticos empeños que tanto honran la memoria de mi venerado abuelo, he decidido ­–prescindiendo de mis sentimientos íntimos– conforme lo participo a Ud. por la presente, donar desde ahora al Museo Histórico Nacional no sólo todos los muebles de mi abuelo que conservaba yo religiosamente en el mismo orden que guardaban en su cuarto en vida de él (...)". Y ella gestionó personalmente la repatriación de los restos del general San Martín en 1880, en un símbolo de unidad nacional en medio de la guerra civil que derivó en las federalización de Buenos Aires.

En la línea de combate

Pero viajemos a los primeros años del siglo XX. Josefa, madame Pepá, queda viuda a los 68 años de Eduardo María de los Dolores Estrada, un diplomático de fortuna mexicano, con quien vivía en un petit chateau de la localidad de Brunoy, a unos veintitrés kilómetros de París. Esta suntuosa edificación tenía una larga historia que se remontaba casi cien años antes de la Revolución Francesa, y había sido elegida como casa de campo por la familia San Martín. Tales posibilidades, y el gran corazón de Josefa, alentaron la instalación de un Hogar de Ancianos de la Fundación Balcarce y Gutiérrez de Estrada en 1905, con la ayuda de las Hermanas de la Congregación “Filles de la Sagesse”. Una empresa solidaria que contaba, además, con una huerta que abastecía a los pobres de la región y una Clínica Quirúrgica que operaba a los carenciados gratuitamente.

En 1914 el complejo sanitario ideado por la nieta de San Martín pasó a ser el Hospital Militar Auxiliar Nro. 89, todo un lujo en la época con 50 camas para heridos, dos salas de operaciones, sala de esterilización, sala de radiología, laboratorio y sala de hidroterapia. Un inquebrantable deseo de ayudar al prójimo de madame Pepá, en los peores horrores de la humanidad, y que tuvo varias anécdotas que pintan el compromiso y el coraje de la brava mujer. Una vez se detuvo un carro de heridos en la puerta y los soldados franceses no autorizaban el descenso. Josefa se acercó para ayudar, lista como siempre, y le respondieron los militares que no iban a permitir que atendiera alemanes. A lo que ella contestó: “¿Están heridos? ¡Pues entonces éntrelos!”.

Un par de años más tarde se desarrollaba la furiosa ofensiva alemana de la Segunda Batalla de Marne, con artillería pesada y gases venenosos. Los aliados ordenaron la pronta retirada a París, que arrastraba también a la población de Brunoy. Ante la perentoria orden de los generales franceses, la nieta de San Martín se negó a dejar a los heridos. Unos días después la intervención norteamericana, contuvo el ataque en suelo francés e inclinó la balanza hacia el fin de la guerra en 1918. Hacia fin de año, Josefa recibió las condecoraciones de la Cruz Roja y la Legión de Honor de Francia en una emotiva ceremonia donde los soldados salvados pintaron banderas con la leyenda: “Gracias, señora, usted es más valiente que nosotros”.

Su mejor legado

Josefa, madame Pepá, una heroína argentina, antes de su descanso definitivo en Brunoy en 1924, donó todos los bienes para que su fundación continúe, hasta el día de la fecha, asistiendo a los ancianos e indigentes en Francia y al Patronato de la Infancia en Argentina. Un país que, reiteramos, nunca conoció. Aunque eso es discutible porque la educó uno de los mejores argentinos: José de San Martín.  

Fuentes: Rojas, R. El santo de la espada. Buenos Aires: Losada. 1950; Buroni, J. "Josefa, la nieta de San Martín en Brunoy" en revista Todo es Historia Nro. 605 Diciembre 2017. Buenos Aires.

Fecha de Publicación: 17/08/2020

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
Albino Fernandez Malvinas. Corazón de América, Corazón de artistas

A un año de la recuperación de las islas el 2 de abril 1982, la editorial Albino y Asociados present...

Editorial
Empatia "Empatía": tan de moda; ¿tan argentina?

Queda tan bien hablar de "empatía" en estos días, que me pregunté si los argentinos somos empáticos...

Arte y Literatura
César Pelli César Pelli. Los arquitectos hacemos pedacitos de ciudades.

El arquitecto argentino más conocido en el mundo dejó su legado en las principales capitales. Pragma...

Historia
Alicia Moreau de Justo Alicia Moreau de Justo. Siempre creí que este país merecía ser distinto

Médica, educadora, intelectual y política argentina vivió adelantada a su época. Su pensamiento, un...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades