clima-header

Buenos Aires - - Lunes 05 De Diciembre

Home Argentina Historia La casita de Yapeyú. Más del gurí San Martín

La casita de Yapeyú. Más del gurí San Martín

Yapeyú en Corrientes es la cuna del Libertador de América. Detalles del hogar y la iglesia bautismal del Criollo Más Grande del Nuevo Mundo ¿Quién era Rosa?

Historia
Templete Casa Natal del General José de San Martín en Yapeyú

Había un anciano general sudamericano que dictaba una suerte de memorias a un joven abogado francés en Boulogne-sur-Mer, en 1849. Suerte porque aparecerían en un diario galo, a modo de extensa necrológica, tras su fallecimiento el 17 de agosto de 1850. En ellas recordaba los juegos con los guaraníes, a la sombra de la higuera de Yapeyú, en la antiguas Misiones, con apenas tres años. “Mis amigos de las Reducciones”, nombre dado a las obra jesuitas, se sonría José de San Martín, con una memoria prodigiosa, o inspirado en un comentario posterior de la madre Gregoria. No importa. En ambos casos el alma americana quedó indeleble en este guerrero que volvería a los 33 años para liberar medio Continente. Poca queda de aquella maravillosa ciudad que los jesuitas hicieron brillar con 8 mil habitantes, destruída por los brasileños, recuperada en parte por los colonos franceses, y que el Libertador vivió con sus padres y los cuatro hermanos. Lo que podemos disfrutar hoy en el Templete, y alrededores, resultó un largo trabajo de los correntinos, primero, y luego un país, interesados en conservar la cuna del Padre de la Patria. Todo iniciado cuando casi centenaria la guaraní Rosa Guarú marcó los límites de la casa del General San Martín en 1859. La nodriza que tuvo en los brazos al hombre, que con virtudes y defectos, mejor encarna el sueño de Independencia y Soberanía.

Retoño Higueron San Martín

En una nota anterior sobre el gurí de Yapeyú mencionamos que fue el quinto, y último, hijo del matrimonio de españoles Gregoria y Juan. Ellos de una historia de amor impactante, ya que pese a conocerse en Paredes de Cueva, España, se terminaron casando en Buenos Aires, en ausencia del esposo que estaba en Las Vacas, actual Uruguay. Debemos recordar que en esos momentos la Corona estaba expropiando las misiones jesuíticas, verdaderas y temibles ciudades con poderío económico y militar, y al mayor San Martín, destacado combatiente en África, lo designan teniente gobernador en estas lejanías. Primero en la Banda Oriental, luego,  a fines de 1774, en la Reducción de Nuestra Señora de los Tres Reyes Magos de Yapeyú. Era el encargado de administrar dieciocho estancias y veinticinco puestos, en los márgenes del Río Uruguay, que tenían la fenomenal capacidad de criar 60 mil vacas, 13 mil caballos y miles más de animales de corral; y cultivar 4 mil plantas de yerba mate, el oro verde. Yapeyú no era un mísero pueblo, era una ciudad poderosa en cuarenta cuadras organizadas según oficios y milicia, y custodiada por la imagen gigante de la Virgen María en piedra en la plaza central, con cuatro cruces en cada esquina -que no es la actual plaza, antes usada como plaza de armas-.

No iba a la saga la capilla, de columnas salomónicas, y capacidad para 7 mil personas. Edificada por los jesuitas e indígenas, y contigua al colegio de 46 aposentos y amplio patio- hoy se halla en ese terreno el Museo Histórico de Yapeyú-, se encontraba el baptisterio, “bien alto, edificado con piedra de la región, rojizas, amarillentas, anaranjadas; su tejado pardo a dos aguas, adosado a la Iglesia…bajando hasta el piso baldosado de ladrillos rojos, envuelven a la pila bautismal, finamente tallada en piedra blanca”. El Padre José Cardiel en 1747 escribe que el espacio sacro poseía “un especial adorno, las paredes todas pintadas; el techo con la paloma del Espíritu Santo y muchas labores, todo pintado y dorado…los vasos del ministerio de plata”. Esta escenario recibió el bebé Francisco José de San Martín, nacido el 25 de febrero de 1778, seguramente el primer domingo de marzo, día de las celebraciones, acota Héctor Picciniali. Quien efectuó el rito católico fue el correntino Francisco de la Pera, párroco dominicano de Yapeyú y amigo de la familia (los San Martín y el propio General de profundas vinculaciones con la Orden de Santo Domingo, llegada al país en 1549, de acuerdo a Fray Rubén González). No existe documentación del nacimiento ni acta de bautismo debido a los terribles saqueos de los brasileños en 1817, y el deterioro de la misma capilla, construída con piedras arcillosas, y que no resistieron el paso de los siglos.

La casita de Yapeyú

Una de las polémicas para los historiadores y comentadores por una centuria, entre ellos Mitre y Sarmiento, fue el lugar preciso de nacimiento y hogar del prócer. Para ambos resultaba más plausible que Juan de San Martín por rango ocupe el colegio, casa de gobierno colonial de Yapeyú, antiguo hogar de los jesuitas. Pero la documentación histórica vino a demostrar lo que los antiguos pobladores, y sobre todo la humilde guaraní Rosa Gaurú, una y otra vez repetían apuntando a la manzana 45, hoy donde se resguardan los restos de los muros: “Aquí nació y vivió el General San Martín O el desprecio a los moradores de los pueblos originarios, simplemente por pertenecer a una raza esclavizada, desconociendo que el mismo San Martín mandó a llamarlos especialmente a ellos para los Granaderos en 1812, y que de los 300 que partieron de Yapeyú y alrededores, solamente volvieron cinco, con América liberada en su gloria.

Templete Casa Natal del General José de San Martín en Yapeyú

Asimismo olvidando que pese a las agresiones brasileñas, y el descuido de los gobernantes provinciales y nacionales, la ciudad jamás estuvo despoblada como lo atestigua que el caudillo Francisco Ramírez  la sume en la República Entrerriana de 1820. O que en 1859, el mismo año que el gobernador Pujol se llega a conversar con los lugareños para revindicar la figura de San Martín, una comisión de vecinos exige a Buenos Aires la inmediata reintegración a la Confederación. Existen censos de 1833 y 1841 del departamento de La Cruz que incluyen la abundante población nativa de Yapeyú. O sea que cuando llegaron las quince familias francesas en 1864, y aún se vislumbraban los murallones del Colegio, varios de los vecinos originarios transmitieron el orgullo de compartir la cuna de un Héroe de la Independencia a nivel mundial. Entre ellos, Rosa Guarú.

Templete Casa Natal del General José de San Martín en Yapeyú

Los relatos de la niñera guaraní son muy populares en Uruguay y Corrientes. Tantas fuentes diferentes que confirmarían las recientes investigaciones de José Ignacio García Hamilton y Hugo Chumbita que apuntan a Rosa, la verdadera madre biológica de San Martín. Un tema que aún genera rispideces, tanto como saber que ella amamantó al General bajo la histórica higuera, de la cual hoy se conserva un brote luego del desplome en 1986. “Rosa Guarú era la indiecita que tuvo un niño, y la familia San Martín lo adoptó como propio, pero ella siguió en la casa cuidándolo, criándolo, hasta que se fueron a Buenos Aires. El niño tenía entonces unos tres años y le prometieron que iban a venir a llevarla a ella, pero no aparecieron más. Rosa Guarú los espero toda la vida. Cuando atacaron y quemaron Yapeyú, ella se fue a la isla brasilera, estuvo mucho tiempo allá y volvió. Levantó un ranchito por Aguapé, y mantenía la esperanza de que volvieran. Le tenía un gran apego a José Francisco. Nunca se casó, aunque tuvo otros hijos. Siempre preguntaba por San Martín. Este, cuando era jefe de los granaderos, le regaló un retrato o medalla que ella conservó siempre, y al morir, ya muy viejita, la enterraron con ese recuerdo del que era inseparable”, es el secreto que guardan las tradicionales familias yapeyuanas según Chumbita. Para García Hamilton, que sindica a los Alvear como la fuente paterna, quizá por eso el odio de “medio hermanos” entre San Martín y Carlos María de Alvear, José tenía, además la inconfundible nariz aguileña, “la piel y los cabellos muy oscuros…mimetizado al ambiente indígena”. La leyenda dice que Rosa se enteró de la muerte del Libertador por los soldados de la Guerra contra el Paraguay (1865-1870) y que lloró desconsoladamente en la misma plaza donde llevaba a jugar a Josecito.

Retoño Higueron-San Martín

“La más noble y más gloriosa figura de nuestra Independencia”

Para cuando arribó el progresista doctor Juan Pujol en 1859, quien fuera el primer gobernador constitucional correntino por dos periodos, Rosa bordeaba los cien años. Eso no le impidió delimitar las ruinas de lo que había sido la casa del Libertador, no la del colegio, sino la manzana 45. Otras de las primeras familias, aún viviendo en las casas erigidas por la Misión, como Zoila, Coronel y Yuntina Ferreira, corroboraron la versión de la anciana. Inmediatamente Pujol, el 20 de agosto de 1859, dirige un mensaje a la legislatura, “El gobierno, interesado como el que más en conservar la memoria de los hechos gloriosos como los monumentos que ilustran la historia de la provincia, no puede y no debe dejar de llamar la atención sobre la importancia de restablecer el antiguo y extinto (sic) pueblo de Yapeyú, lugar de nacimiento de uno de los más famosos caudillos de la libertad americana, el general San Martín…la más noble y más gloriosa figura de nuestra independencia…ningún homenaje más digno que pudiésemos ofrecer a tan ilustre compatriota como el de levantar de nuevo el techo arruinado del hogar doméstico e impedir que el casco de las fieras continúe profanando el lugar de su cuna…cuanta honra y merecido elogio se granjeará del pueblo argentino vuestra soberana resolución”, enfatizaba de un camino que se rubricó en 1899 con la cesión de tierras a la Nación que realiza un viejo vecino, dueño del solar, Cecilio Ruidiaz, y que en 1938 se consolidaría con la inauguración del Templete de la Casa Natal de San Martín. También es memorable el nombre de Mariano Pedelhez, uno de los colonos franceses, que habitó la casa, reparó techándola, pero que no tocó las murallas, sabedor del peso histórico y simbólico de esas piedras.

La prueba documental llegó casi un siglo después del discurso de Pujol. El investigador Santa Coloma en el Archivo General de la Nación, a mediados de los setenta, halló la rendición que realizó el 17 de enero de 1780 el teniente gobernador San Martín al Virreinato. Y describiendo los inmuebles de dominio común, despejados el colegio y la iglesia que correspondían rendir al párroco, menciona una especialmente, además de las casas principales -sala capitular, cárcel, etc-, “una cera de casas que mira de norte a sud, con nueve cuartos y una sala y sus corredores de una banda y otra, techado de buenas maderas, con sus ventanas y puertas con sus cerraduras y llaves de nuevo y todas las ventanas con rejas de fierro y las paredes de piedra y lo mismo la del corral que circula todos el ámbito de dicha cera de casas”, cierra perfilando perfectamente la orientación del actual emplazamiento histórico, ya que las casas principales difieren en ese sentido. Además el teniente San Martín omite la obligada descripción de muebles y enseres, por lo que se asume que eran propios, o sea su casa.  Todo esto ya lo sabía Rosa, y los vecinos guaraníes, a quienes se discutió en vano, por el color en que se miró.

La tumba de Rosa Gaurú se encuentra en algún pedazo de tierra roja, en un pueblo hoy inexistente, Aguapé, Corrientes. Entre sus manos, además de la famosa medalla, aseguran que se encuentra una cruz de oro que San Martín entregó en mano en 1813, obtenida en la Batalla de San Lorenzo. Cuando José pasó a saludar, y ofrendar sus logros por la Patria naciente, a la Viejita.

 

Fuentes: García Hamilton, J. I. Don José. La vida de San Martín. Buenos Aires: Sudamericana. 2000; AAVV La Gloria de Yapeyú. Buenos Aires: Instituto Nacional Sanmartiniano. 1978; Mitre, B. Historia de San Martín y de la Independencia americana. Buenos Aires: CEAL. 1979; Chumbita, H. Pagina12.com.ar/especiales/

Imágenes: Ministerio de Cultura

Fecha de Publicación: 25/02/2022

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

¿Por qué San Martín es nuestro héroe máximo? ¿Por qué San Martín es nuestro héroe máximo?
San Martin ¿Por qué son siete los granaderos que custodian los restos de San Martín?

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Medio Ambiente
tapir Sami La tapir Sami vuelve a la libertad

El mamífero de tres años fue liberado en la Reserva de Horco Molle y explorará su hábitat natural en...

Espectáculos
Museo historia rockera santafesina El Rock Argentino ceba su mate en el Paraná

Se presentó en Buenos Aires el Museo que recorre la rica historia rockera santafesina de sesenta año...

Así somos
Hinchas argentinos Cuando juega la Selección

Cada vez que la pelota comienza a rodar, se pone en juego mucho más que un partido de fútbol. ¿Qué n...

Deportes
Argentina - Polonia Argentina se puso en Modo Campeonato

La gran victoria de la Scaloneta ante los polacos encendió las ilusiones, pero el partido contra el...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades