Buenos Aires - - Lunes 03 De Agosto

Home Argentina Historia El liberalismo moderado según Keynes

El liberalismo moderado según Keynes

En los últimos años, resuena entre los economistas argentinos el nombre de un muy importante teórico inglés: John Keynes.

Historia
Historia-52

John Maynard Keynes fue un importante economista inglés que murió en 1946.Sin embargo, su pensamiento reaparecería varias veces en la historia reciente, tras las dudas surgidas en el sistema económico liberal de los países occidentales.

Ciertas fisuras presentes en esta visión, hicieron acudir a algunos economistas a algo que Keynes llamaba el Estado Benefactor. ¿Qué era y para qué servía?

Su postura se basaba en la aplicación de políticas proteccionistas dentro de sociedades que no lo eran. El objetivo de tan extraña mezcla, se encontraría en la regulación del funcionamiento del Estado para beneficiar a las personas. Más allá de acordar o no con él, lo cierto es que el marco ideológico que terminó construyendo, acabaría dominando importantes procesos de recuperación económica alrededor de casi todo el mundo. Muchos políticos reavivaron sus ideas, las utilizaron, se excedieron en dicha utilización e incluso hubo quienes las terminaron condenando.

"El mercado no se regula por sí mismo", decía Keynes, "sino que necesita la intervención estatal generando políticas de redistribución del ingreso, subsidios y seguros de desempleo".

La recuperación posterior al Crack de Wall Street en 1929, se traduce claramente en la figura del llamado Estado de Bienestar desarrollada precisamente por Keynes.

Wall-Street
El Crack de Wall Street en 1929.

Aunque lo que suceda en otro hemisferio pueda sonar ajeno al pensamiento local, la verdad es que muchos economistas surgidos tanto del radicalismo como del peronismo, a su modo y tiempo, aplicaron y aún observan muchas de las fórmulas nacidas de la concepción básica del Estado de Bienestar. Por eso solemos escuchar a veces que tal o cual economista aplica determinadas medidas porque técnicamente es “keynesiano”.

La perspectiva de estas prácticas, parecería sencilla a primera vista. Ampliando los derechos al salario de los habitantes de un país, es posible aumentar el consumo. Consecuentemente, también es factible generar una oferta proporcional a la recomposición salarial (*).

Siempre dentro del grupo de los académicos cercanos a las corrientes proteccionistas, Keynes supo recomendar además la aplicación sistemática de extensas políticas que a su vez fomentaran el trabajo.

Tales prácticas, aumentarían las expectativas sobre la Teoría del Estado Presente, explayándose en sectores tan importantes como la educación, la salud, la seguridad, la infraestructura y los servicios. Por añadidura, todos estos aspectos de la vida social serían también derechos propios de los individuos. Los ferrocarriles, por ejemplo, traen pérdidas en todo el mundo, pero son necesarios. Por eso Keynes sostenía que la economía no se regula de modo espontáneo, sino que requiere también de alguna clase de intervención (**).

Dentro de la perspectiva histórica, el sistema keynesiano fue una respuesta a la crisis comercial surgida de las dos Guerras Mundiales, las cuales generaron cuantiosas pérdidas a un lado y otro del Atlántico. Al mismo tiempo, como ya dijimos, resolvió muchas de las dificultades causadas por la caída de la bolsa de New York durante la gran depresión de los años 30. Es decir: sus ideas sirvieron para superar las primeras tres grandes crisis del siglo XX.

También es verdad que ya en el siglo XXI, a partir de 2008, el mundo liberal retomaría la idea de reforzar la presencia estatal en los sectores más vulnerables de la sociedad, suponiendo que esta alternativa se impondría al concepto de capitalismo salvaje. Fue así como John Keynes  reapareció una y otra vez entre los más frecuentados pensadores occidentales.

En este aspecto, el Sistema Obama es actualmente reconocido como parte del Estado de Bienestar. La política por fin había demostrado que el sustento teórico surgido de la obra del universalmente conocido economista inglés, se aplicaría cada vez que el capitalismo necesitara un rescate. Por fin una extraña especie de régimen liberal controlado se había impuesto a la ausencia de control.

Obama
El sistema Obama sigue siendo reconocido como parte del Estado de Bienestar de Keynes, mostrando que el sustento teórico Keynesiano se impone cada vez que el capitalismo necesita un rescate.

Pero el problema esencial de evocar a Keynes, a pesar de su aparente equilibrio, no estaría en los resultados obtenidos de sus enunciados. Según algunos de sus más encarnizados adversarios, terminó siendo, como suele suceder con muchas figuras del siglo XX, uno de los economistas ingleses a quien más se relacionó con el régimen nazi. El eterno fantasma de gran parte de las pesadillas contemporáneas estaba otra vez ahí. Pero las pruebas en su contra no parecen del todo firmes.

El rumor generado sobre sus dichos y vinculaciones con Alemania provocaron entonces un gran rechazo dentro del mundo de muchos pensadores netamente liberales. Con todo, una de las razones más frecuentes para sobreseer a Keynes de sus supuestas vinculaciones ideológicas, suele apelar a su prematuro deceso. Este erudito del mercado no tuvo tiempo de atravesar el período de desnazificación  al que los intelectuales se sometieron entre 1946 y 1959. Murió a los siete meses de declararse el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Más allá de que muchos autores en 1933 estaban convencidos de que Hitler podría ser la única opción viable para combatir al comunismo revolucionario, el método de Keynes no afirmaría tal cosa, aunque crearía sus propios oscuros interrogantes.

Uno de los puntos más ásperos de su pensamiento, consistiría en la aparición en escena de un sistema estatal posiblemente clientelar y totalitario. Quizás el peligroso fruto del populismo, surgido tanto en la izquierda como en la derecha, podría venir del método keynesiano. Esta cuestión se convertiría en una pesadilla para muchos economistas liberales. Tanto es así, que algunos llegaron a identificar al Estado de Bienestar con el tan temido y siempre sospechado Estado de Cooptación. Pero esa, francamente, es otra historia…

John-Keynes
Además de ser una gran figura de la economía mundial, Keynes fue tapa de innumerables publicaciones. Su libro “Teoría general del empleo, el interés y el dinero” (Editorial: Palgrave Macmillan, Reino Unido), se transformó en referencia incluso para sus críticos. En nuestra columna los asteriscos (*) y (**) refieren a “Keynes para principiantes” de Pugh - Chris Garratt (Ed. Longseller) y “Economía para principiantes” de Garvié y Sayú (Ed. Era Naciente, Buenos Aires).

Fecha de Publicación: 12/01/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


Por: JO 12 enero, 2020

EL ECONOMISTA PREFERIDO DE LOS PERONISTAS!!! SAQUE SUS PROPIAS CONCLUSIONES

Por: Juan de Capital 12 enero, 2020

Ahora entiendo profesor........... Gracias

Por: carlos 12 enero, 2020

La nota hecha luz sobre uno de los economistas más citados en los últimos tiempos

Por: Jony 12 enero, 2020

es decir que lo de Alberto es el modelo keynesiano. muy interesante para saber los alcances y los limites del modelo

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
Micaela Chetta Con M de Micaela. De Monte Vera. ¿De Milán?

Conocé la historia de Micaela, la modelo del interior santafesino a la que el coronavirus le posterg...

Tradiciones
La Fiesta de la Ordeñadora La Fiesta de la Ordeñadora

En El Trébol, pueblo lechero de Santa Fe, se reúnen durante un fin de semana para exaltar la ordeñad...

Espectáculos
Christian Sancho Christian Sancho participó de "Mateando con Amigos"

Entre risas y anécdotas, el actor y modelo argentino se sometió a "El cuestionario argento". Las res...

Historia
El señor coraje

Jorge Newbery se animaba a todo y la mayoría de las veces lograba su cometido.

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades