Buenos Aires - - Lunes 28 De Septiembre

Home Argentina Historia El inventor de la radio del siglo XXI

El inventor de la radio del siglo XXI

Cuando se habla de un medio interactivo, a la medida de los oyentes, los programas de Beto Badía son una marca de radio.

Historia
Beto Badía

Pocos días antes del fatídico 24 de marzo de 1976, arranca en Radio del Plata Imagínate, con la conducción de Juan Alberto Badía, quien venía de Radio Rivadavia con la moderada repercusión de Música verdad. Y lo que pasó en las dos temporadas frente al micrófono no tuvo nada de moderado. En los años de plomo, Badía buscaba “la comunicación, ser escuchados y escuchar a través del teléfono, hacer un lado la neutralidad y establecer un ida y vuelta”. Era lo que necesitaban sus oyentes, en mayoría jóvenes, y los principales sospechosos del régimen militar. De lunes a lunes, ¡de 22 a 5 de la mañana!, transmitido en la novedad del vivo nocturno, se respiraba un poco de libertad. “Pertenezco a una generación que nunca libreteó nada, siempre improvisó”, repetía transgresor Badía, y se diferenciaba de sus mayores. Hubo recitales en estudio con los prohibidos Víctor Heredia y Los Jaivas. Rotaban en las bandejas Sui Generis, el Flaco Spinetta, Mercedes Sosa, tangos de Goyeneche y, por supuesto, los Beatles, el amor musical de Badía, uno tan fuerte que hizo que generaciones que no eran contemporáneas a los genios de Liverpool conocieran sus discos de la A a la Z. “Todos los días –adolescente– a las diez de la noche me pegaba a escuchar Beatlemanía y transcribía todo en una carpeta de tres ganchos”, recuerda Gabriela Tijman, una de las autoras de Días de Radio. Historia de la Radio Argentina.

Hubo también bailes que eran coorganizados por los oyentes en los pocos espacios donde se podían reunir más de cuatro personas. También en Imagínate, con el pronto agregado de Flecha Juventud, bajo la marca de zapatillas más vendida de los setenta, se impulsaron campañas solidarias. “Una vez con el móvil recorrimos la avenida Rivadavia de punta a punta, del Congreso a Ramos Mejía –contaba el operador Chiche Ortega–, recogiendo donaciones de libros con el fin de formar nuestra biblioteca en la radio. La respuesta del público fue tal que a la altura de Liniers tuvimos que parar porque los libros no cabían más en la camioneta”. Y, claro, hubo censura y miedo. Contaba Graciela Mancuso, la locutora que ponía con su voz la imaginación en el aire, que una vez se pasó el tema de Heredia “Que nos pasó, Paloma”, que un verso remata: “Mi paloma quiere ser socialista”… Al mediodía siguiente junto con el anunciante, Alpargatas, los militares interventores y gerentes de la radio tuvieron que dar sus excusas. “Les explicamos que con la obligación de pasar el 50 por ciento de música nacional nos resultaba difícil de verificar la letra completa de todos los temas. Después de una larguísima discusión, por suerte todo se redujo a un serio llamado de atención”, cerraba aliviada Mancuso mientras a pocas cuadras de la emisora existían centros clandestinos de detención y desaparición.    

Badía decidió en 1978 terminar con aquella experiencia que era un soplo de rebeldía e imaginación. “No puedo estar todo el tiempo detrás del mismo surco”, repetía, y a los meses arrancaba en Radio Mitre otro hit, A mi manera. Sin embargo, ese surco sería arado nuevamente luego por la generación de Lalo Mir, después la de Marcelo Tinelli y Mario Pergolini y, en la actualidad, quien más se acerca al ida y vuelta de Beto, el hacer radio con el oyente, es Santiago del Moro.

Los inicios en el Oeste

“Me recibí de locutor en 1969, o en el 70, y mi primer programa lo auspició la gente de allí, de Ramos Mejía”, evocaba el locutor sobre su barrio de nacimiento, y continuaba para la revista Festa en 2005: “El principio de mi carrera fue donde animaba, ya sea en casa o en el típico 'asalto' entre chicas y chicos, o después en los clubes. El Estudiantil Porteño me trae imborrables recuerdos, también Bomberos Voluntarios, donde había que ir a bailar de corbata y las chicas entraban con su mamá”, decía. Pero antes ya había probado el gustito del micrófono yendo a leer boletines castrenses en Radio Nacional, donde trabajaba su padre, el maestro de maestros de la locución argentina, Juan Ramón Badía. Al principio Juan Ramón no estaba nada conforme con que el hijo siga sus pasos, pero Beto perseveró, y rindió el examen en el ISER, donde su padre docente pidió no ser el examinador final. Aquel programa que Juan Alberto recordaba en 2005 era Música para el Far West, iba por Radio Argentina, y compartía estudio con su papá: “Y ambos salíamos a vender la publicidad para pagar el espacio”. Un debut auspicioso porque, a los pocos meses, fue contratado por el Canal 9 de Alejandro Romay para acompañar a Héctor Coire en el suceso de Sábados de la Bondad. En el futuro su nombre quedaría grabado a la televisión con Badía & Compañía e Imagen de Radio, dos de los principales difusores de la cultura argentina de todos los tiempos.

Alma de radio

Justamente con el recordado Imagen de Radio de 1987, Badía rindió uno de los mejores homenajes a un medio que consideraba “sagrado”, y llevó la magia del estudio a la pantalla chica. Primero en Canal 13, y luego en ATC, fueron  tres años que reunió un equipo notable, donde brillaban María Esther Sánchez, a quien había descubierto cuando trabajó en Radio Rivadavia en 1981, Piedra Libre, y Adolfo Castelo. Y se lo veía feliz como nunca porque la radio fue su gran amor desde pequeño. “La lustradora era el micrófono –contó cierta vez–. Lo poníamos a Carlos, mi hermano menor, en la antecocina, y yo en el comedor, que estaban separados por una puerta de vidrio: él con la radio de casa, y yo del otro lado con la lustradora y con una revista que tuviese avisos y novedades del espectáculo. Carlos ponía la radio bajita, y cuando terminaba una canción y veía que los locutores iban a anunciar la música, me hacía señas, la anunciaba yo y hacíamos todo el programa”, recordó cuando cumplió 30 años de trayectoria. Fue también fundador de radios, allí la FM Estudio Playa 98.1 de Pinamar, y funcionario público en Radio Ciudad, en una gestión en los dos mil que es destacada por el pluralismo y la modernización de los equipos. Pero sobre todo un laburante apasionado de la radio que recorrió con un estudio móvil, a pulmón, de punta a punta la Argentina, antes de que hiciera lo mismo con Estudio País de la Televisión Pública.   

“Hay algo que quiero decirles a los que comienzan este cada vez más comprometido camino de los medios: la trayectoria no se hace de un día a otro. Es tramo a tramo, es remar contra la corriente”, dijo en el último reconocimiento público antes de su fallecimiento en 2012. Beto Badía, una referencia de la radio que se adapta inquieta al podcast y el streaming, que se construye a la par del oyente, con su premisa que hace escuela en este centenario de la radio argentina. “La radio es el medio que permite crear climas, imaginar, viajar con el pensamiento, motivar al oyente a compartir el lenguaje y la magia”. Podrán decir que soy un soñador, pero no soy el único.

Fuentes: Ulanovsky, C. Panno J.J. Tijman G. y Merkin M. Días de radio (1920-1959). Buenos Aires: emecé. 1995;  Revista La Maga. Homenaje a la Radio. 1997. Buenos Aires; https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/12-25676-2012-06-29.html

 

Fecha de Publicación: 13/09/2020

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

El radioteatro argentino nunca se fue 100 años de la Radio Argentina
El radioteatro argentino nunca se fue El radioteatro argentino nunca se fue

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
El-sueño-de-vivir-viajando El sueño de vivir viajando

Cande Ghelfi es oriunda de San Nicolás (Buenos Aires), pero un día decidió dejar todo y vivir viajan...

Historia
 sobrevivientes del Acorazado Graf Spee De soldados en la Batalla del Río de la Plata a maridos argentinos

Gran número de los sobrevivientes del Acorazado Graf Spee llegaron internos, luego fueron prisionero...

Nostálgicos
Un muelle que todos extrañan Un muelle que todos extrañan

El muelle era el símbolo de Helvecia, Santa Fe. Hoy ya no está, pero persiste en la memoria del pueb...

Tradiciones
Santa Fe bajo tierra Santa Fe bajo tierra

Muchos rincones de la capital santafesina tienen pasadizos secretos bajo tierra. Conocé el por qué d...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades