clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 27 De Octubre

Home Argentina Historia El gran sueño de la independencia

El gran sueño de la independencia

31 de enero de 1813: Asamblea General Constituyente y Soberana del Año 1813.

Historia
El gran sueño de la independencia

Una nación se construye de a poco, con sangre, sudor y lágrimas; con avances y retrocesos; acuerdos y desacuerdos. Nuestra independencia fue un proceso complejo para el que se necesitaron muchos pasos y muchas personas que empezaban a sentir que en su corazón latía algo nuevo: el amor por la patria.

La Asamblea del Año XIII fue uno de esos hitos que marcaron un antes y un después en nuestro país. En el colegio estudiamos de memoria sus disposiciones, sus logros, sus cambios, pero quizás no tomamos real conciencia de su importancia.

A pesar de que no logró concretar los objetivos para los que había sido convocada (nuestra independencia tuvo que esperar unos años más), fue la primera instancia en la que un órgano de gobierno se declaró soberano y no respondió al rey Fernando VII de España. Luego vinieron las disposiciones que enumeran los libros de historia: libertad de vientres, igualdad ante la ley, abolición de las torturas, supresión de los títulos de nobleza y del mayorazgo, abolición del tributo a los indios, Himno Nacional, Escudo y moneda.

Todas esas cuestiones, junto con muchas otras que hoy damos por sentadas, fueron el resultado de una lucha por ser libres, por ser iguales, por ser nosotros mismos: por ser argentinos.

Las langostas que salvaron la independencia

El 24 y 25 de septiembre de 1812 tuvo lugar el enfrentamiento armado conocido como la Batalla de Tucumán, una de las batallas más importantes en la Guerra de la Independencia Argentina. El General Manuel Belgrano fue puesto al mando del Ejército del Norte luego de que este había sido derrotado en la Batalla de Huaqui. La moral de los soldados estaba devastada y las condiciones no eran las mejores para defender adecuadamente la plaza. Es por eso que, por orden del Triunvirato, el 23 de agosto se emprendió la retirada masiva de toda la población de Jujuy, en lo que se conoce como Éxodo jujeño. El objetivo era claro, el Ejército del Norte debía dirigirse a Córdoba para allí fortalecerse y poder enfrentar a los realistas, pero Belgrano decidió parar en Tucumán, donde la población estuvo dispuesta a sumarse al ejército. Allí recibió a la comisión de autoridades tucumanas que le pusieron a disposición hombres, municiones y dinero. Este gesto patriótico fue el último fundamento que la conciencia de Belgrano necesitaba para modificar una orden a todas luces deshonrosa.

En la mañana del 24 de septiembre de 1812, día de la histórica batalla, el General Belgrano estuvo orando largo rato ante el altar de la Virgen de Las Mercedes. Cuenta la tradición que solicitó a la virgen una intervención milagrosa pues era casi imposible vencer a las tropas españolas; doblaban en número de soldados y armamentos al ejército patriota.

«La providencial aparición de una enorme bandada de langostas, que se abatieron sobre los pajonales, confundió a los soldados y oscureció la visión, acabando de descomponer el frente. Las versiones tradicionales refieren que fue tal la confusión sembrada por aquel enjambre de langostas que hizo parecer a los ojos de las fuerzas españoles, un número muy superior de tropas patriotas, lo que habría provocado su retirada en la confusión».

Crónica del relato del heroico triunfo en la Batalla de Tucumán.

Quiso el destino, o la intervención divina solicitada por Belgrano, que esta “plaga bíblica” que causa desastres en los cultivos fuera  la salvación para el ejército patriota y, posteriormente, para la independencia argentina.  Respecto a esto dijo Bartolomé Mitre: “En Tucumán se salvó no sólo la revolución argentina, sino que puede decirse contribuyó de una manera muy directa y eficaz al triunfo de la independencia Americana”.

En palabras del historiador Vicente Fidel López: “Esta batalla fue la más criolla de todas cuantas batallas se han dado en el territorio argentino.

Aunque el triunfo de Tucumán fue el resultado de un cúmulo de circunstancias imprevistas, le correspondió a Belgrano la gloria de haber ganado una batalla contra toda probabilidad y contra la voluntad del gobierno mismo”

Fecha de Publicación: 18/04/2018

Compartir
Califica este artículo
3.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Un ícono de nuestra Independencia
¿Qué significa el monumento de Paseo Colón e Independencia?

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Barracas Barracas. Raíces porteñas al Sur

Uno de los barrios que definen la identidad de Buenos Aires tiene historias y lugares por descubrir....

Arte y Literatura
Norah Lange Alguien para no olvidar, Norah Lange

Musa de la primera vanguardia histórica argentina, la escritora es mucho más que la mujer que enloqu...

Historia
Batalla de Cepeda Batalla de Cepeda. Deseo que los hijos de Buenos Aires sean argentinos

Un vencedor de Cepeda Justo José de Urquiza exclamaba pacifista en la iglesia de San José de Flores...

Historia
Instituto Bernasconi Instituto Bernasconi. Una Sorbona para la Enseñanza Primaria

Se cumple un siglo del inicio de la construcción del Palacio Escuela de Parque Patricios. Martha Sal...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades