Buenos Aires - - Viernes 07 De Agosto

Home Argentina Historia Belgrano y el Rey Inca

Belgrano y el Rey Inca

Qué podemos decir de Manuel Belgrano? Fue un gran militar, creó la escarapela, la bandera y, además, representó la “quintaesencia” de la Logia Lautaro

Historia
PORTADA HISTORIA (22)

Las luchas del General José de San Martín ayudaron a liberar Chile, Perú y Argentina. Pero existía otro hombre de cabellera ensortijada, mirada despierta y sonrisa amable. Su legado fue tan sólido como el del Libertador. A Manuel Belgrano el impulso revolucionario le corría por las venas. Su presencia fue decisiva en el Ejército del Norte para llevar a la región a un proceso cada vez más aceitado de autonomía territorial y política. Hacia 1816, ambos próceres se preguntaban si no era hora de proclamar la independencia delas Provincias Unidas.

Apenas un año antes, se instauró en Buenos Aires el Directorio para sustituir al Segundo Triunvirato. Carlos María de Alvear asumió por un breve lapso, suficiente como para enviar a Bernardino Rivadavia y al General Manuel Belgrano, como embajadores a Gran Bretaña. No sabemos porqué semejante variable podía convenirle entonces a América. Probablemente los discursos opuestos de ambos hombres, tuvieran para Alvear un objetivo mayor que hoy se nos escapa.

Lo cierto es que aquellas conversaciones con los políticos británicos tuvieron un resultado sorprendente. Es verdad que Rivadavia volvió más convencido que nunca de su “visión europeísta”, pero Belgrano desarrolló un esquema distinto. Ya había hablado de su plan alguna vez en la casa de Rodríguez Peña, aunque en esta oportunidad estaba absolutamente seguro de  lo que decía. En contraposición a Rivadavia, desarrolló una teoría que defendió con pasión hasta el último instante de su vida. El “incanato parlamentario” dejó pasmados a los diputados provinciales.

Entonces, unos días antes de aquel 9 de julio de 1816, habló en Tucumán frente a los representantes del pueblo de las Provincias Unidas. Lo hizo con vehemencia, esperando obtener el apoyo total del Congreso.

Pidió a los diputados que, a la hora de declarar la independencia, tomaran en cuenta a un descendiente directo del Inca Túpac Amaru para nombrarlo rey. Parecía una locura. Sin embargo el heredero del Inca ya había sido identificado. La teoría de Belgrano se convirtió de pronto en un razonamiento digno de ser analizado. A grandes rasgos, consistía en instaurar una “monarquía parlamentaria” de origen autóctono. El objetivo sería mucho más que decorativo. Era preciso ceder una fracción del protagonismo a los reyes americanos preexistentes, olvidados y maltratados por los sucesivos abusos sufridos desde el descubrimiento.

Tal vez se trataba de la quintaesencia de las elucubraciones de la Logia Lautaro. Acordar con los antiguos pobladores del incanato podía resultar en una alianza con Bolivia y Perú. El fortalecimiento de la identidad y la fusión de los ejércitos del Cono Sur de América, pondría a las tropas realistas en una situación muy difícil.

La Santa Alianza dominaba el horizonte europeo. Se trataba de una suerte de pacto entre Rusia, Prusia y Austria a fin de luchar contra los rebotes del bonapartismo. Fernando VII, después de la caída de Napoleón en Waterloo, estableció el absolutismo monárquico en España.

Frente a semejante panorama, la posibilidad sudamericana de aliarse a los antiguos guerreros de Túpac Amaru sedujo a algunos de los representantes provinciales en
Tucumán. Con todo, el “incanato parlamentario”  nunca logró instaurarse en el ideario de las políticas continentales y mucho menos entre la dirigencia de las Provincias Unidas.

Fue poco tiempo después de aquellos acontecimientos, que Manuel Belgrano volvió a combatir en el Litoral. Cansado, enfermo y decepcionado, un día decidió viajar a Buenos Aires. Algo ocurría con sus amigos. La Logia Lautaro parecía haberse esfumado. Los antiguos integrantes de la Orden quedaron aislados y sacudidos por la pérdida. ¿Qué estaba sucediendo? ¿Dónde habían quedado todos?

 “¡Abajo la Lautaro!”,se escuchaba decir a las agrupaciones políticas juveniles que a veces pasaban frente a la casa de Belgrano en Montserrat. Ese hombre al que ignoraban, había creado el pabellón nacional en 1812. Utilizó los colores de la escarapela que él mismo había institucionalizado para diferenciar a los soldados independentistas de los españoles.

Fue General del Ejército del Norte, vencedor en Tucumán, Salta y Las Piedras, además de convertirse en un gran político y diplomático.¿Qué más necesitaban las Provincias Unidas para honrarlo? Belgrano dejó este mundo un frío 20 de junio de 1820,sumido en la más absoluta pobreza y lejos del poder.

Nadie habló de él durante aquel año, porque se había desencadenado una nueva guerra civil. Ahora el escenario era la provincia de Buenos Aires. Dicho conflicto llevaría a Martín Rodríguez a convertirse en Gobernador y a Rivadavia en su principal Ministro.

Quizás estos avatares hicieron que pasaran casi cuarenta años para volver a decir con firmeza su nombre. Entonces Bartolomé Mitre recuperó la olvidada figura de Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano y abordó por fin una biografía. Pese a todo, tuvieron que pasar otros sesenta años para honrar su legado. Recién en 1938, se logró establecer el día de su deceso como el elegido para recordar la creación de la bandera de los argentinos.

Manuel Belgrano nació en Buenos Aires el 3 de junio de 1770.

Casa de Tucumán. Sala del Congreso. Quizás la exposición de Belgrano, anterior al 9 de julio de 1816 en la provincia de Tucumán, fue la última intervención los “intelectuales lautarianos” dentro del proceso de separación de España.
La monarquía constitucional estaba inspirada en el modelo inglés. Probablemente Belgrano se inspiró en Gran Bretaña gracias al viaje impulsado por Alvear y Posadas. Ambos estaban al frente del Directorio delas Provincias Unidas. A pesar de ello, es importante aclarar que San Martín coincidía, así como el resto de los miembros de la Logia Lautaro. Por lo tanto se esgrime la posibilidad de ver en la “Teoría Inca”, vestigios del pensamiento del venezolano Francisco de Miranda.
Únicamente San Martín se comunicó con Belgrano en los días del repudio su Orden. Le pidió un último favor a su amigo: que ayudara a su esposa Remedios a volver a Buenos Aires porque ya estaba muy enferma. Rivadavia, sin mucha originalidad, se dedicó a perseguirlos a ambos. Paradójicamente Belgrano dejó este mundo antes que Remedios de Escalada. San Martín, por su lado, encontró como único consuelo la crianza de su hija Mercedes (ver Crónica XXI). Aquí los daguerrotipos que muestran a Mercedes y San Martín como fueron en vida.
Muchas son las teorías sobre la elección del color de la escarapela y su posterior aplicación al pabellón nacional. Sin embargo, lo más probable es que Belgrano se decidiera por los colores de la casa real española. En principio, seguiría la estructura de pensamiento instaurada en 1810 (ver Crónica XIX).

Fecha de Publicación: 16/06/2019

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


Por: JO 16 junio, 2019

ME SACO EL SOMBRERO PROFESOR!!!!!!!!!!!

Por: Jony 16 junio, 2019

¿porqué todas estas cosas no me las decian en la escuela? ahora quieroooooooo a Belgrano y me pregunto si siempre fuimos asi. nunca reconocemos a alguien en vida. siempre dudamos de sus logros y su sinceridad. Gracias profe

Por: Martín 16 junio, 2019

Una genialidad

Por: Juan de Capital 16 junio, 2019

Una genialidad hablar del Inca y no directamente de la bandera para celebrar el día de la bandera. Profesor es mi ídolo

Por: Maribel 16 junio, 2019

Coincido con los chicos que escribieron. Una GENIALIDAD. Siempre nos contaron el tema de la bandera. Pero un Belgrano así es una audacia. Gracias profesor Prudencstein

Por: Agustina Montero 16 junio, 2019

Gracias Profesor, estas columnas dominicales redefinieron mis mañanas

Por: carlos 16 junio, 2019

Llueve y no hay luz pero esta nota ilumina !!!!

Por: Jony 16 junio, 2019

Yo creo que la gente de esa epoca podría haber tenido un rey inca pero los de fin de siglo no. La generación de Roca salio a matar indios. Pobre Belgrano era una persona con buenas intenciones.

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Mateando con Cande Ruggeri Mateando con Cande Ruggeri

En entrevista exclusiva, Cande Ruggeri habló sobre sus ganas de ser "la villana" de una tira. Tambié...

Tradiciones
El mendomate El mendomate

El mate es una tradición nacional. Pero cada región o provincia tiene su manera de tomarlo. El mate...

Historia
Historia36 El Zoológico

Hubo un tiempo donde las personas eran exhibidas en circos y espectáculos únicamente por ser distint...

Argentinos por el mundo
 ingeniero rosarino Raúl Romero De Rosario a Marte

El ingeniero rosarino Raúl Romero es una pieza clave en la actual misión terrícola al planeta rojo.

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades