Skip to main content

25 de Mayo

Mucho no entendíamos, pero no importaba: la seño del cole designaba los roles, los puestos, los disfraces.
Historia
| 15 marzo, 2019 |

Mucho no entendíamos, pero no importaba: la seño designaba los roles, los puestos, los disfraces. Los más desenvueltos, tal vez, tuvieran algunas líneas que decir. Los más tímidos seguramente irían al fondo, acompañando desde un lugar que no fuera incómodo para ellos.

Alguna dama antigua, algún caballero con galera. Pero algo era seguro: si te tocaba hacer de mazamorrero, velero, farolero, vendedora de pastelitos o lavandera, tenías que pintarte la cara con corcho quemado. Porque esas oficios eran de negros, por supuesto.

Lo que para nosotros era divertido, en realidad, escondía un acto de discriminación e invisibilización: para la historia oficial, en esa época los afro se dedicaban a vender empanadas en contraturno, luego de terminar con sus quehaceres de esclavos. Sin embargo, muchos historiadores dan fe de que el papel de la población negra en las luchas por la Independencia fue mucho más que el de un personaje de reparto.

En ese entonces, mucho no entendíamos, pero ahora sí: tenemos en nuestras manos la posibilidad de enseñarles a los chicos de ahora que el blanco no es siempre el rico y que la negra no es la que vende pastelitos. Con cosas tan simples como esa, quizás algún día tengamos la sociedad que siempre soñamos.

Sin votos aún
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X