Buenos Aires - - Sábado 19 De Septiembre

Home Argentina Historia El oscuro mundo de Baltasar Hidalgo de Cisneros

El oscuro mundo de Baltasar Hidalgo de Cisneros

Siempre nos hemos referido a él como el virrey Cisneros. Un cobarde. Un títere del poder español. Pero, ¿quién fue realmente?

Historia
PORTADA HISTORIA16

Por entonces estas tierras necesitaban héroes. Las luchas locales contra las Invasiones Inglesas le dieron al virrey Santiago de Liniers una tremenda notoriedad. Tan sólida había sido su carrera militar en favor del Virreinato, que una ávida multitud de criollos lo vitoreó el día que sustituyó a Sobremonte, su predecesor. Pero en cuanto Napoleón capturó a Fernando VII, el orígen francés de Liniers resultó un mal signo. Su destino estaba escrito y rápidamente los españoles lo reemplazaron.

Ahí,en ese instante, apareció Baltasar Hidalgo de Cisneros. Con aspecto desastrado y una breve carrera militar, casi despojado de títulos, no parecía el genuino delegado de los borbones. Resulta probable que todo estuviera preparado para que sucediera a Liniers alguien de más peso en la órbita militar. Pero tuvo que aparecer Cisneros como materializándose de la nada. Su único antecedente real, estaba ligado a la todopoderosa Carlota Joaquina de Borbón. Nadie conocía a Cisneros mejor que ella. Ese hombre que lucía un flequillo extraño, casi como augurando alguna clase de moda y una delgadez que  en esos tiempos se definía como nerviosa, nunca se quedaba quieto. Caminaba constantemente y evitaba la mirada de todos.

Es probable que la mayor parte de los argentinos suponga que la Primera Junta sustituyó a Cisneros, entendiendo que por fin habíamos sido capaces de establecer el primer Gobierno Patrio del Cono Sur.

Pero la verdad resulta tremendamente más confusa. Santiago de Liniers encabezó un ejército secreto para pelear contra los rebeldes sin advertir que jamás recobraría la simpatía de España. Tras una orden de Mariano Moreno, cayó en manos de la insipiente Primera Junta.

El fusilamiento de Liniers en Córdoba se terminó organizando dos veces. Ambas ejecuciones estuvieron dirigidas por Castelli, pero no pudieron concretarse. Sucedía que muchos soldados que habían luchado mano a mano con Liniers en las Invasiones Inglesas, decidieron no disparar, desoyendo a Castelli. La verdad es que no era fácil ejecutar a un héroe. Igualmente el fusilamiento de Liniers se llevaría a cabo tarde, pero no dejaría de hacer seefectivo.

Meses antes, Cornelio Saavedra se había acercado a Cisneros con ánimo de negociar. Todavía abril se despedía perezoso, cuando el juego entre el nuevo virrey y los insurgentes había comenzado. Pero, ¿qué tenía que negociar Saavedra? Tres documentos que se vinculan entre sí, develan argumentos llamativamente distintos respecto a este tema. Las notas del virrey Cisneros, la declaración de un tal Francisco Rodríguez representante del cabildo de Montevideo y una acotación escrita por Juan Manuel Beruti.

Todos coinciden en que la conversación entre Cisneros y Saavedra se centró, singularmente,en la Revolución de Chuquisaca. El virrey creía que ahí se daría la batalla central de mayo. Sabiendo esto, ¿cuál era entonces el plan de Saavedra?

Como Fernando VII estaba sojuzgado al mandato de Francia, Cisneros quería convencer a la aristocracia criolla a fin de apoyar el ascenso al trono español de Carlota Joaquina de Borbón, su verdadera benefactora. Carlota Joaquina era la esposa de Juan VI, que reinaba desde Brasil. Pero también resultaba ser la hermana de Fernando de España.

Por sus notas, parece que en la primera charla Cisneros quedó encantado con Saavedra. Convencido de que las milicias que él comandaba no participarían de la revolución, supuso que los criollos aceptarían a Carlota Joaquina como la mejor opción para gobernar. Igual sospechaba que entre sus huestes, Saavedra tendría grupos facciosos.

Sobre la misma reunión, Francisco Rodríguez, el enviado del cabildo de Montevideo, tenía otro argumento. Dijo que Saavedra quería el “cetro de Cisneros y la cabezade Liniers”, quizás para llegar a un trato directo con Carlota de Borbón  y transformarse él mismo en virrey de un territorio aún más amplio que las Provincias Unidas.

Beruti, mucho menos preciso que los otros dos, explicó que Cisneros estaba dispuesto a renunciar, poniendo ciertas condiciones muy concretas. Aparentemente Beruti pensaba que el virrey le había pedido a Saavedra que lo ayudara a llevar a Río de Janeiro o Cádiz, algo que pertenecía exclusivamente a la heredera borbónica. Sospechaba que se podría tratar de algo muy valioso. Único. Pero en aquel entonces, nadie decía palabra alguna sobre ello. Escondido en un misterioso lugar de Buenos Aires, debió parecerle ventajoso al propio Saavedra, si no, habría dejado plantado a Cisneros en ese mismo instante. Al virrey le urgía sacar de la región lo que se le había encomendado y nada, ni la revolución se lo impediría.

Algunos piensan que la prueba de este asunto, se encuentra en la presencia de otro virrey. Créase o no, Cisneros no fue el último virrey del Río de la Plata. En plena revolución, hubo un nuevo representante de España en estas latitudes.Antes de dimitir, mucho tiempo antes de ser fusilado, Liniers llegó a habilitar Montevideo como sede virreinal. Estando Buenos Aires ocupada,  Francisco Javier de Elío asumió allí cuando Cisneros escapó con su mentado tesoro. Concretando este acto, de Elío rechazó a la Primera Junta como un gobierno legítimo. Es decir, las Provincias Unidas, después del 25 de mayo, formaban al mismo tiempo, parte legal del Virreinato que de ninguna manera había muerto. Por eso cuando San Martín volvió de España tuvo que crear un grupo independentista secreto, donde se hablaría de cosas prohibidas por el poder que aún la península ejercía en Sudamérica. Todo el Virreinato, incluyendo Montevideo, estaría por mucho tiempo ligado a esta incómoda situación.

Una tensa calma se extendió por Buenos Aires durante esas húmedas jornadas de 1810.El Río de la Plata permaneció calmo y nada se dijo hasta la segunda semana de mayo, cuando la revolución comenzó a hacer oír su voz. Pero, ¿cuál era el tesoro de Cisneros y Carlota Joaquina? ¿Dónde estaba escondido? ¿Qué se llevaron del Río de la Plata?

Histora 16
Carlota Joaquina de Borbón y Baltasar Hidalgo de Cisneros. Ella fue la hermana de Fernando VII, el monarca que hasta 1814 estuvo en manos de Napoleón. Nadie sabe qué vino a buscar el virrey a Buenos Aires. Pero aquello que fuera, se lo llevó. El acuerdo con Saavedra aún resulta una sospecha factible
Historia 16
Santiago de Liniers, fusilado por la Primera Junta,durante las Invasiones Inglesas se había convertido en un héroe. Pero sus ideales realistas, iban en contra de los vientos revolucionarios sudamericanos.Su fusilamiento fue muy discutido, pero debió concretarse en Córdoba el 26 de agosto de 1810.
Historia 16
La antigua ciudad de Montevideo, cuando Liniers la habilitó como sede alternativa del gobierno.
Historia 16

La Recova ocupaba una parte de la actual Plaza de Mayo. Servía como mercado, donde se reunían los “bandoleros”, nombre que se daba a los comerciantes que traían la mercadería importada.

Fecha de Publicación: 28/04/2019

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Música
Coral Campopiano Coral Campopiano: una vida de sueños y de lucha

Con una brillante carrera musical en Estados Unidos, Coral Campopiano volvió al país e impulsa una c...

Tradiciones
Teatro griego en Mendoza El teatro griego de Mendoza

Histórico. Toneladas de concreto sobre los cerros. El teatro griego solo existe para albergar la Fie...

Argentinos por el mundo
El viaje de Pampa El viaje de Pampa

Belén, Roberto y Pampa, salieron a la ruta en una combi modelo 59. Te contamos su historia.

Turismo
Se viene FeTuR

Ser Argentino es patrocinador y participante de la primera feria virtual de turismo en Argentina.

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades