clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 27 De Enero

Home Argentina Empresas y Negocios Solo el que escucha comprende la vida de nosotros

Solo el que escucha comprende la vida de nosotros

Si logramos usar toda la tecnología disponible y el conocimiento global para estar más cerca de nuestro prójimo, podríamos crear más bienes que ayuden a todos.

Empresas y Negocios
Solo el que escucha comprende la vida de nosotros

En la película “La Vida de los Otros” el capitán Gerd Wiesler -un espía de la STASI Alemana- que firmaba sus informes con las siglas HGW XX/7, usaba la tecnología para oír y espiar todo lo que hacían los otros, y durante muchos años su vida no significó nada, pero un día es elegido para la vigilancia del conocido dramaturgo Georg Dreyman y su novia, la actriz Christa Maria Sieland.

Solo después de varios días de oírlos, su vida inadvertidamente se transforma porque fue suficiente para una parte de él que no conocía su razón, algo que oye captura su alma. Y deja de oírlos. Y comienza a escucharlos, condición necesaria para involucrarnos afectivamente, y en esa escucha atenta, del corazón del otro, es cuando los otros, dejan de ser “los otros” y pasan a ser “nosotros” por eso Wiesler encuentra, en ese momento, su razón personal de existencia! Solo porque deja de oir y comienza a escuchar.

“Sonata para un hombre bueno”

Logra entonces comprender, de mano de sus perseguidos, el valor de la verdadera amistad, al escuchar el amor y el compromiso, con que el director teatral Albert Jerska, compone la “Sonata para un hombre bueno” para el cumpleaños de su amigo Georg Dreyman. Y así, el agente de la STASI, escucha… y se emociona… al percibir el amor profundo… de Dreyman y Christa, luego de lo cual, se involucra profundamente, porque siente que son seres auténticos y amantes de una vida plena, que él nunca había percibido, ni sentido y que ahora su corazón puede captar al latir en la misma frecuencia.

Necesariamente pasa a quererlos y defenderlos en secreto, como si fueran ya, de su círculo íntimo. Su cambio finalmente es advertido y su ayuda es premiada, cuando años después de la caída del muro, Wiesler, con una nueva vida y un trabajo pobre pero digno, paseaba por la calle con su carrito de repartidor, cuando descubre, en la vidriera de una librería, una gran fotografía promocional del libro de Dreyman titulado «Sonata para un hombre bueno».

Movido por la curiosidad, entra en la librería y abre un ejemplar. Para su sorpresa, en la dedicatoria Dreyman solo escribe: «A HGW XX/7, en agradecimiento». Emocionado hasta las lágrimas, le da al librero para que le cobre y éste le pregunta: ¿lo envuelvo para regalo? y la película termina con una sonrisa feliz de Wiesler quien con un doble juego de palabras le contesta «¡Es para mí!» y piensa: porque cuenta la vida de nosotros, pero no se lo dice al librero, porque es su secreto.

Cuando la relación es profunda, la intención no necesita palabras, es conocida con cualquier sigla, mirada o gesto. No fue suficiente involucrarse y dar, fue necesario recibir esa dedicatoria, para que Wiesler sintiera que ahora estaba híper-comunicado con un nuevo, real y verdadero amigo, Dreyman. No es suficiente ver la película, será necesario entender el mensaje tan profundo que nos da para los que amamos el Marketing con mayúscula.

Recursos al servicio del prójimo

Si logramos usar toda la tecnología disponible y el conocimiento global para estar más cerca de los que de verdad nos necesitan, de nuestro prójimo, que significa próximo, podríamos crear más bienes que ayuden a todos y nos permitan entender que, No podremos tener “un millón de amigos” solo conectándonos con “los otros”, sin permitirnos una conexión íntima y una reflexión intensa, que involucre todo nuestro ser, que nos ayude a desarrollar una personalidad propia, segura y real.

Con los Océanos Esmeralda del Marketing, podremos entonces navegar hacia la profundidad de nuestra esencia, para encontrar la razón de nuestra existencia, porque a veces caigo en la cuenta que solo quiero compartir un momento especial con mis verdaderos amigos, porque “compartida la vida es más” sabiendo que la felicidad no es una posesión, es un estado del alma, y este estado es necesario para estar entusiasmado en hacer ciertas cosas, que no aumentarán nuestro patrimonio económico, por eso “hay cosas que no tienen precio” porque necesariamente son las que aumentan nuestro capital emocional.

Finalmente habremos entendido que no es suficiente preocuparnos en oír “La vida de los otros”, es necesario ocuparnos de ser conscientes y de estar híper-conectados con la felicidad que nos da sentir “el sabor del encuentro” con aquellos que ahora pasarán a pertenecer a “la Vida de nosotros”.

Fecha de Publicación: 11/08/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Reinventarse para sobrevivir Reinventarse para sobrevivir
Una pyme que se reinventa ante la crisis Una pyme que se reinventa ante la crisis

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


2020/06/Sybil-A.jpg
Por: sybila 14 agosto, 2018

muy buena nota! me encanta esa peli!!!!

2021/01/1609881364Captura de Pantalla 2020-06-19 a la(s) 19.43.41.png
Por: Marcos A Sánchez 15 agosto, 2018

Excelente!!

default
Por: Paola 17 agosto, 2018

Excelente! no he visto la película pero me llamó bastante la atención! ya se que haré este fin de semana largo!

default
Por: KELLY YULIANA MORENO CISNEROS 17 agosto, 2018

Excelente, increíble, otra visión, me encanto!

Dejar comentarios


Comentarios

Nostálgicos
pool Bowling y pool, entretenimientos de la noche mendocina

Fueron las atracciones más destacadas. La noche mendocina ofrecía entretenimientos que se fueron per...

Salud y Estética
padre e hija en bici ¿Vacaciones con o sin actividad física?

El coach Patrick Sassoli nos da consejos para no perder el ritmo durante las vacaciones

Arte y Literatura
camargo José "Pelusa" Camargo: pasión por la pintura

El artista de San Luis José "Pelusa" Camargo asegura que lo suyo es una verdadera pasión por la pint...

Historia
fiebre amarilla Fiebre amarilla 1871: Buenos Aires, nunca tan cerca del infierno

500 muertos por día, setenta mil personas huyendo de sus casas, las memorias de la peor pandemia que...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades