Ser Argentino. Todo sobre Argentina

De restaurante top a carnicería

Don Julio, una de las parrillas más reconocidas de Palermo, cambió a modo carnicería para que los clientes puedan disfrutar de sus carnes en la cuarentena.

El año pasado, Don Julio apareció en la lista de The World’s 50 Restaurants, en el puesto 34 de calidad. En pleno barrio de Palermo, es uno de los restaurantes más top de la Ciudad de Buenos Aires y el elegido por figuras internacionales para degustar las mejores carnes argentinas. Sin embargo, ante la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, sus dueños decidieron reinventarse.

La cuarentena que rige en todo el país impide el funcionamiento de los locales gastronómicos. Por eso, en Don Julio decidieron explotar uno de los secretos de su éxito: la materia prima. Porque, además de las manos expertas de sus cocineros, su carta de vinos elegida especialmente para los cortes que sirven y la ambientación del lugar, que tiene el balance justo entre lo sofisticado y lo autóctono, la calidad de sus carnes es lo que los identifica. Ante la crisis, entonces, decidieron volver a las bases: se transformaron en una carnicería.

A metros del local donde funciona el restaurante, en la esquila de Guatemala y Gurruchaga, Don Julio tiene su cámara frigorífica. Desde allí salen los cortes más pedidos, por delivery, para que sus clientes puedan seguir disfrutando del sabor de la carne en sus propias parrillas. Y, sobre todo, para que quienes trabajan en el lugar puedan conservar sus trabajos cuando todo esto pase.

Entraña, bife ancho, matambre, ojo de bife, mollejas y salchicha parrillera son algunos de los cortes premium que se ofrecen desde su Instagram. También envían carbón, pan de grasa, aceite de oliva y café para completar la experiencia, a la manera de Don Julio, pero en la comodidad del hogar.

Rating: 4.50/5.