Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Conseguir la camiseta argentina…¿más difícil que salir campeón del mundo?

A un año del título alcanzado en Qatar, quedó confirmado que no solo no habrá stock para celebrar esa conquista, sino que hasta el 2026 tener esa prenda será más difícil que la atajada del Dibu.

El artículo más codiciado a lo largo del último año, cuando la selección argentina se consagró campeona en Qatar, sea un elemento que de no mediar un insólito milagro, no podrá estar al alcance de millones de hinchas que sueñan con tenerla para lucirla. Créase o no, desde que Argentina consiguió el 18 de diciembre de 2022 su tercera copa del mundo, la industria abocada a la fabricación de la camiseta oficial de la selección, jamás tomó alguna decisión para poder resolver la necesidad de una prenda que la mayoría quiere usar en múltiples momentos de su vida. La gente ya apeló a los caminos tradicionales, consultando en las tiendas físicas, chequeando el sitio oficial de la empresa y las diferentes empresas que venden este producto, sabiendo que cuando el próximo 18 de diciembre se cumpla un año del título que Argentina obtuvo en suelo árabe, el sueño de la blusa oficial blanquiceleste estará muy lejos de concretarse.

Las principales cadenas deportivas no se andan con vueltas y responsabilizan a la empresa alemana Adidas, de no haber tomado las decisiones necesarias para brindar eco a quienes en los últimos doce meses quisieron comprarse la camiseta argentina, señalando que esta firma viene entregando a cuenta gotas la cantidad de artículos que la demanda reclama en nuestro país desde que el producto salió a la venta en julio de 2022. La blusa en cuestión, con la novedad del cuello ligado a la bandera argentina en la parte trasera como una franja más del dorso, hace 18 meses apareció en las tiendas a 23 mil pesos, en tanto que hoy, en medio de la psicosis de aquellos que buscan desesperados la versión con las tres estrellas, el artículo bordea los 50 mil pesos, sin stock presencial en ningún momento. Luego de la conquista conseguida ante Francia mediante los tiros penales, la firma alemana actualizó la camiseta de nuestra selección, sumando el escudo dorado de la FIFA, la tercera estrella en el frente y otros microscópicos detalles, pero ese producto brilla por su ausencia y todo aquél que inicie la búsqueda del mismo quedará atrapado en un laberinto sin salida.                

Muchachoooos sin la camiseta

En la cercanía de las fiestas de fin de año, regalar la camiseta de la Scaloneta campeona del mundo es un regalo codiciado, pero que por variados motivos, no estará al alcance, por motivos que superan cualquier razonamiento a tono con esta insólita situación. Desde los pasillos de la firma que la produce, se supo que la cantidad de camisetas que se fabrican semanalmente no supera las diez mil unidades en su costura, acabado textil y otros detalles que la prenda ostenta después del título logrado hace apenas un año. Si se contempla que al menos unos ocho millones de hinchas quieren comprar esta camiseta de las tres estrellas a como de lugar, queda confirmado que ni para la futura edición del Mundial EEUU Canadá México 2026 los fanáticos podrán tener el artículo más icónico del seleccionado de su país. En las principales tiendas deportivas, quienes se encargan del traumático tema, confiesan fastidiados que reciben un promedio cercano a las 100 camisetas semanales, las cuales se agotan en un menos de tres horas, apenas llegan a esos muy conocidos locales comerciales.     

La empresa RA Intertrading, en su planta de Villa Lugano, CABA, tiene a su cargo la confección del producto, lugar donde sus responsables indican una y otra vez que se torna imposible aumentar la cantidad de camisetas producidas en esos amplios talleres. Remarcando que se trata de un artículo que incluye una particular confección artesanal, también señalan al sector interesado que bajó la mano de obra que las genera, dado que una buena parte de la planta que las fabricaba estaba integrada por gente de países limítrofes que regresaron a sus naciones de origen por la ascendente crisis económica. Esta firma no solo desarrolla esta clase de artículo, sino que además abastece a River Plate, Boca Juniors, San Lorenzo, Racing, Tigre,  Independiente, Rosario Central y Atlético de Tucumán de las prendas que estos clubes emplean durante todas las competencias anuales. Consecuencia, el tiempo dedicado a la fabricación de la blusa argentina es bastante inferior al que todos imaginan, dejando en la actualidad a varios millones preguntando todas las semanas si llegó la bendita camiseta, en alguno de los veinte negocios oficiales que la comercializan en formato presencial.

Sin blusa de la Scaloneta, pero varias del Inter Miami

En la mayoría de las tiendas oficiales de la firma alemana, la camiseta del seleccionado argentino llega sin una frecuencia determinada, ocasión en la que si alguien encuentra una en algún mostrador, lo más probable es que sea de talle L para arriba. La gran mayoría de los hinchas quieren la versión campeona del mundo con tres estrellas, el número 10 en la espalda y el apellido Messi arriba del mismo, artículo que brilla por su ausencia, aunque en el mismo local pueda encontrarse la blusa rosa que el rosarino utiliza en el Inter Miami pagando casi 55 mil pesos por esa prenda.  Sin emitir un comunicado oficial al respecto, la empresa que tiene la licencia para fabricarlas, niega que la ausencia del producto tenga un punto de contacto con el cepo cambiario o las importaciones, insistiendo que en la tienda virtual el producto tiene stock para los interesados, aunque la entrega del mismo no baje de los 80 días en el mejor de los casos. Después de varios intentos, la página oficial en la que el interesado intenta comprar la camiseta se cuelga y hay que arrancar todo de nuevo.

La selección argentina en el 2022 recaudó 50 millones de dólares en acuerdos comerciales y diversas acciones de sponsoreo, a lo que deben sumarse otros 30 millones de la moneda norteamericana por su acuerdo con la fábrica textil alemana, pero ni siquiera con este gran fenómeno comercial, la gente puede conseguir el producto más codiciado. En los últimos meses pudieron observarse varios procesos de incautación legal de la camiseta argentina, cuando varios pasajeros llegaron al país transportando casi 300 unidades de esta blusa en maletas, lo que motivó el automático decomiso de dichas prendas comerciales.

Atentos al conflicto que signa la fabricación de este producto a nivel oficial, resulta muy llamativa la cantidad de sitios en el microcentro porteño que ofrecen una “versión alternativa” de esta blusa en puestos callejeros, con una tela de inferior calidad y otros detalles del bordado en sus detalles más significativos. La opción “paralela” de esta camiseta cuesta cerca de diez mil pesos, aparece en varios talles y los comerciantes callejeros indican que el producto será uno de los más pedidos antes del aniversario del título conseguido, para lucir justo en plena Navidad el emblema más significativo del torneo logrado el año pasado en Qatar.

 

Imagen: Télam  - Leo Vaca

Rating: 0/5.