Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Bierhaus: de hobbie a pyme

Hace 10 años, cuatro amigos comenzaron a fabricar cerveza artesanal en un garage solo por diversión. Hoy ese hobbie se convirtió en una pyme que produce más de un millón de litros por año.

“¿Y si nos ponemos un bar?”: todo grupo de amigos se hizo esa pregunta alguna vez, aunque casi siempre quede en un plan tirado al aire que nunca termina por concretarse. En esta historia, estos cuatro amigos no se pusieron un bar, pero casi. Comenzaron a fabricar cerveza artesanal en el garage de una de sus casas y, con el tiempo, ese hobbie se convirtió en un emprendimiento. Esta es la historia de Bierhaus.

Todo empezó hace 10 años. José Bini, Juan Cavallo, Manuel Tagle y Machu Pereyra eran cuatro amigos que se juntaban los fines de semana a pasar el rato. Un día, entre asados y cervezas, tuvieron una idea: fabricar su propia cerveza artesanal, para ver cómo salía. En un garage, montaron su pequeña producción con la única intención de investigar y divertirse. Comercializarla no estaba en su horizonte en ese entonces.

Pero las vueltas de la vida, a veces, son impredecibles. De un momento a otro, la situación laboral de uno de los amigos cambió. A José le ofrecieron un retiro voluntario en su trabajo y él, que había realizado un curso para perfeccionarse en la fabricación de cerveza artesanal, no lo dudó: decidió que se dedicaría a eso a tiempo completo y, así, Bierhaus tomó la forma de un emprendimiento, al que se sumaron sus amigos. Juan y Manuel colaboraban con los procesos y el control de calidad, y Machu asesoraba como diseñador industrial.

El primer paso fue arrancar por su círculo más íntimo: comenzaron a venderles a sus amigos la cerveza que antes les regalaban para obtener de ellos una evaluación sincera. Como dicen, “a caballo regalado no se le miran los dientes”, entonces, el hecho de que dejara de ser gratis les permitió tener feedback constructivo de sus primeros clientes. Poco a poco, a medida que fueron ajustando varias cuestiones, esos amigos comenzaron a recomendarlas a otras personas. Y el proyecto empezó a crecer.

Al año, llegó la primera ampliación. Del garage se mudaron a un galpón, compraron un molino para la malta fresca y consiguieron un proveedor de lúpulo en la Patagonia. Todo lo que ganaban lo reinvertían. De esta forma, de los 10 mil litros que elaboraban mensualmente pasaron a 100 mil. Sin embargo, la prioridad siempre fue conservar la calidad artesanal incluso dentro de la producción industrial. En medio del boom de las cervecerías artesanales, Bierhaus comenzó a recibir pedidos para convertirse en proveedor de cerveza tirada.

El aumento en la demanda convirtió casi naturalmente a un emprendimiento entre amigos en una pyme, donde trabajan treinta personas. De esa manera, llegaron a producir más de un millón de litros al año y a afianzarse dentro de un mercado cada vez más saturado.

 

La reinvención necesaria

Hasta que llegó —por supuesto— la pandemia. En ese contexto, como muchos otros negocios, debieron reinventarse. Además de su producción de cerveza en barriles, que comercializaban en bares y restaurantes, un pequeño porcentaje era vendido en latas al consumidor final. La alternativa que vieron los dueños de Bierhaus para atravesar la crisis fue, entonces, aumentar ese porcentaje y volcarse a las latas.

 

 

Lograron comprar una enlatadora, luego aplicar a varios créditos, y agregaron a las instalaciones de la fábrica una nueva línea de producción y un depósito. De esta forma, incrementaron 10 veces el nivel de producción y llegaron a envasar 500 mil latas por mes. Hoy, esa línea de negocio representa el 35% de las ventas.

Para comercializarlas, primero se volcaron a los canales digitales, como WhatsApp y las plataformas de e-commerce especializadas en bebidas. Luego, lanzaron su propia tienda online. Este nuevo enfoque del negocio también les permitió que su marca llegara a supermercados, tiendas especializadas y comercios de cercanía.

 

Para este año, la empresa proyecta aumentar un 20% el volumen de producción, además de lanzar nuevas variedades de cerveza y una marca de gin. Los socios afirman que la clave de su éxito es nunca haber dejado de ser amigos. Más allá de que cada uno tiene su propio rol en la compañía, las decisiones se toman de manera horizontal y el espíritu sigue siendo el mismo del primer día.

 

 

ImágenesBierhaus

Rating: 0/5.