clima-header

Buenos Aires - - Sábado 23 De Octubre

Home Argentina Editorial Saber o no saber.

Saber o no saber.

No queda otra que reflexionar, aprender y crecer como sociedad, si queremos ser el país que creemos ser.

Editorial
Saber o no saber.

La muerte de Débora Perez Volpin me sacudió. ¿Ridícula? Quizá. "Quizá", porque no lo sabemos. No sabemos si estaba enferma de antes. Si falleció por la anestesia o por mala praxis del endoscopista, o lo que sea. Lo nuestro es el no saber.

Débora, Maldonado, ARA San Juan, Nisman, la AMIA, la embajada, María Cash. Ignoramos mil cosas. Literal. Y es tremendo.

Tenemos el problema de no saber desde la primera fundación de Buenos Aires, allá por 1536. No se sabe si Pedro de Mendoza vino a fundar una ciudad, o solo un fuerte. Y así. Repasá cada hito de nuestra historia.

En 1810 ¿se querían independizar de España o solo ningunear al Virrey? ¿San Martín cruzó los Andes enfermo, en mula, o en un blanco corcel?

Después de los colonizadores, que no sabían si venían a quedarse o a saquear, vino la segunda inmigración, a partir de la Constitución Nacional de 1853. Y después la tercera, que nos llenó de "tanos", "gallegos", alemanes, polacos y hasta galeses, producto de las guerras mundiales y el hambre.

Ahora tenemos la cuarta, dominada por bolivianos, peruanos, chilenos, colombianos y venezolanos.

Entendamos el mundo del inmigrante, para entendernos a nosotros

Llegás a un país, muchas veces sin siquiera hablar el idioma. En el mejor de los casos (los menos), con algún pariente o amigo previamente instalado. Seguro que sin dinero. Dejando atrás una ocupación que no sabés si vas a poder repetir, o de qué te vas a alimentar.

No solo qué vas a comer, sino también, cómo lo vas a comprar... Qué va a ser de la familia que dejás atrás. Si alguna vez vas a volver... No sabés nada de aquellos con los que te cruzás en la calle. A dónde vas a dormir ni bien te dejen salir del Hotel de Inmigrantes. Encima, venís corrido por el hambre o por la muerte o por ambos. Nada feliz.

Todo eso está en nuestro ADN

Fresco. Vivo. ¿Cómo no vamos a ser el país imprevisible del que reniegan los inversionistas extranjeros? ¿Cómo no vamos a cambiar de rumbo, cada vez que cambiamos de gobierno? ¿Cómo vamos a tener reglas de juego sólidas?

Es difícil. Pero más vale que maduremos pronto. Nos convirtamos en previsibles, estables, confiables. Sepamos ver lo bueno del que se fue y mantenerlo. Seguirlo. Desarrollarlo. Profundizarlo. Armonizarlo con lo nuevo. Que brillemos por nuestro mérito y no por desmerecer al anterior.

Somos un país adolescente que aun no define lo que quiere ser. Somos volátiles. Caóticos. Y por eso nuestros representantes también lo son.

No queda otra que reflexionar, aprender y crecer como sociedad, si queremos ser el país que creemos ser. Pero eso lleva tiempo, voluntad y paciencia. Y lamentablemente por nuestra mentalidad adolescente y atolondrada nos cuesta esperar; queremos todo ¡ya!

Necesitamos pensar como queremos que nos vean en el mundo. Como queremos vernos nosotros. Porque a nadie le gusta vivir en el caos ¿no? Debemos evolucionar y buscar algunas certezas que nos marquen el rumbo.

Si no, no somos muy distintos a esos que parece que bajaron por el estrecho de Bering, de Siberia a Alaska y hasta acá, hace más de 15 mil años. Parece. No se sabe.

Fecha de Publicación: 18/04/2018

Compartir
Califica este artículo
4.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

No-entendimos-nada No entendimos nada
Jus-imparcial La impunidad de los Jueces

Te puede interesar



Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
Norah Lange Alguien para no olvidar, Norah Lange

Musa de la primera vanguardia histórica argentina, la escritora es mucho más que la mujer que enloqu...

Historia
Batalla de Cepeda Batalla de Cepeda. Deseo que los hijos de Buenos Aires sean argentinos

Un vencedor de Cepeda Justo José de Urquiza exclamaba pacifista en la iglesia de San José de Flores...

Historia
Instituto Bernasconi Instituto Bernasconi. Una Sorbona para la Enseñanza Primaria

Se cumple un siglo del inicio de la construcción del Palacio Escuela de Parque Patricios. Martha Sal...

Empresas y Negocios
Taragui Taragüi: cómo llegó a convertirse en la yerba más elegida por los argentinos

Durante varias generaciones, la familia Navajas intentó cultivar yerba mate. A pesar de que el prime...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades