clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 20 De Enero

Home Argentina Editorial La pasión argentina

La pasión argentina

José Hernandez me inspiró a dar lo mejor de mí con estas líneas. Y me propuse escribir la mejor nota en relación a la pasión argentina.

Editorial
Avellaneda

José Hernandez me inspiró a dar lo mejor de mí con estas líneas. Y me propuse escribir la mejor nota en relación a la pasión argentina.

“Atención pido al silencio y silencio a la atención, que voy en esta ocación, si me ayuda la memoria, a mostrarles que a mi historia le faltaba lo mejor”. José Hernández.

Estoy seguro de alcanzar al menos el podio. No por la calidad narrativa. Ojalá así fuera. Más bien, por ofrecer una visión enriquecedora. Por ser justamente un apasionado del tema. Y por expresar una manera de ser que exacerba una forma de sentir y vivir.

Ayuda también el contexto. Probablemente éste sea el mejor lugar para hacerlo. serargentino.com ofrece la oportunidad de expresarnos… (incluso a cada uno de ustedes). Y siento que merece una nota distinguida, acorde al tema, dónde escribir sobre esta temática nos hace sentir como peces en el agua.

Por otra parte, ser argentino me ofrece un plus

Un valor agregado por ser nativo de esta tierra. Un estudioso de la vida argenta. Y así explicar frente a la mirada de millones de extranjeros, con cierta autoridad, por qué somos los reyes de la pasión y cómo se explica.

Probablemente a la hora de definirnos, esta sea una de las características más notorias de nuestro ser. Es innegable que somos apasionados. Nostálgicos. Con un gran arraigo al sentir, a lo cercano, al contacto afectivo. Y a nuestra tierra. Supongo que coinciden conmigo en este primer análisis y recuerden que deseo hacer la mejor nota… Para unir el pensamiento de los que conformamos esta identidad a lo largo y a lo ancho de todo el país.

La definición académica afirma que la pasión es una palabra de origen latín. Que significa “padecer, sufrir, tolerar”… ¿Les suena?

Este dato resulta muy interesante a la hora de vernos al espejo. ¿Acaso no son características propias de nuestra forma de ser? Dudo que ésto sea casual. Aquí podemos hallar una punta del ovillo para comenzar a develar cómo y por qué somos como somos.

Nuestra gente y la sociedad que conformamos, suele ser también “algo quejosa”. En total concordancia con el padecimiento, el dolor propio por la disconformidad de diversos hechos que nos hacen sufridos. Y que con el tiempo nos predispone a un estado que endurece el cuero. Que nos pone de mal humor. Y que nos lleva a tener una vida que no deseamos o al menos que no logra dejarnos satisfechos.

Tampoco es casual que nuestro país sea el máximo referente en psicología. Tenemos la mayor cantidad de profesionales por habitante. Y la explicación de ésto probablemente podamos hallarla en la depresión, el abatimiento y la baja calidad de vida. Es que vivimos acelerados. Preocupados por llegar a fin de mes. Esquivando una crisis tras otra. Pisoteando a cuanto estorbo aparece en el camino. Sin respeto al prójimo. Infieles al sentir y mezquinando amor. Con carencias elementales como la cortesía, la educación, la desconfianza en todo

Y así es muy dificil

Debemos extinguir la cultura del atajo y salir de “el que no llora no mama y el que no afana es un gil”. Terminemos con la paciente historia del roban pero hacen. Debemos aferrarnos a nuestros derechos. Aplicar los valores que nos hicieron una nación respetable. Por albergar a miles de inmigrantes. Por ser agradecidos. Respetuosos. Por honrar nuestros compromisos. Y por dar valor a la palabra empeñada. La responsabilidad y la decisión es solo nuestra.

Si bien no he encontrado material con el que pueda validar esta teoría y que solo la fundamento en la observación de hechos y dichos en general, los argentinos solemos ser bastante prejuiciosos. Y no estoy pre juzgando el prejuicio. Más bien blanqueo una modalidad bien típica de otro de nuestros razgos característicos, que nos llena de mala energía. Que desgasta y deteriora nuestro buen vivir

Es probable que esta peculiar manera de ser tenga su raíz en una Justicia inconsistente. En nefastas políticas en las que mentir y omitir es moneda corriente. La cual no responde a la necesidad de un orden social, sino por el contrario, provoca una división que favorece al poder de turno. Acallando  a la opinión pública. Que muchas veces juzga sin conocimiento. Atrapados en un maraña cuya disputa nos enfrenta, desvirtuando lo esencial: la unión

Retomando el hilo conductor y la definición de la pasión…

No podemos obviar la ineludible implicancia que significan para los humanos los estados emocionales. Y las alteraciones que padecemos por sus efectos. Ya que los desbordes apasionados suelen nublar la razón y dominar la voluntad del individuo.

Vaya dato, considerando la fuente inagotable de casos cotidianos que vive nuestra sociedad. Es muy dificil trazar la línea y hallar un límite, que obviamente existe. Pues solemos manifestarnos también con pasión ante un gusto extremo sobre algo o alguien. 

A veces ésto se confunde y en nombre de la pasión se esconden muestras de fanatismo.

Hay miles de ejemplos y en todos los órdenes. Obviamente en los fanáticos del fútbol. Los arduos seguidores del automovilismo. Los burreros. Los tangueros. Incluso en los devotos religiosos; solo por nombrar algunos.

Las canchas de Racing e Independiente, en Avellaneda.

Vean esta imagen y procuren explicarlo. Hay algo que resulta difícil de narrar desde la lógica… Una misma ciudad, el mismo barrio, dos clubes de fútbol, dos colores bien distintos, con dos pasiones enfrentadas, dos estadios en apenas unos metros de distancia.

Esta sangre caliente podríamos atribuirla también a nuestros antecesores. A los inmigrantes originarios de Europa, principalmente españoles e italianos del sur de sus regiones. Con los que tenemos un gran parentezco. Pero sería una manera sencilla de quitar la responsabilidad que nos cabe. Ya que, si bien guardan razgos de similar particularidad que pudimos heredar, no es un factor único. Considerando que los ingleses o hasta los alemanes poseen ciertos atributos en este sentido. Por ende prescindiré de este dato, dejándolo a un costado para seguir con el análisis…

¿Dios es argentino?

Introduciéndome en un terreno algo más subjetivo y a fin ofrecer algún dato de color, los invito a realizar un paralelismo bien argento. Aferrado a la pasión de Cristo y el flagelo que este ha padecido… Justamente la emoción argentina por naturaleza.

Los argentinos vivimos para autoflagelarnos. No nos hacemos cargo de nuestro destino, creyendo que el Mesias, bajará a salvarnos. Y no es así. Somos hacedores de nuestro propio destino. Y llegamos aquí por nuestra incompetencia, que obviamente duele como la estaca que Jesús ha padecido por nosotros.

Esto llega al punto de no creer en la redención. En rendirnos y no creernos hacedores o merecedores de algo mejor…

He escuchado varias veces por ahí que ya no deseamos “dejar un mejor país para nuestros hijos”. Lamentablemente, ahora pasó a ser para “nuestros nietos” imaginando que no podremos lograrlo. ¡Grave error!

A propósito de esto: el dato de que D10S es argentino. Nuestro ego nos lleva a creer que somos el ombligo del mundo. Que Messi es el mesías y que encima tenemos al Papa, “el elegido”. Que enlaza todo en una historia que en vez de fundamentarse en hechos reales, se acerca más a una novela tragicómica de ciencia ficción, que a la triste realidad. Ya que el mundo ve en nosostros un gran potencial, que no asumimos en serio, debido a un comportamiento que solo nos ubica en un lugar poco creíble. 

La gran curiosidad que despierta nuestra cultura, hace foco en la pasión…

¿Cómo no? Al fin y al cabo, la pasión es el volcán de las emociones. El condimento de la vida. El que nos moviliza. El fuego sagrado que definimos como algo positivo. Reconocido en el arraigo a la garra, al valor del esfuerzo, al sentir desde las mismas entrañas el deseo de hacer, de concretar o conquistar, al dejar todo hasta sentirnos vacíos.

Esto también se manifiesta en cientos de miles de personas que silenciosamente trabajan y dejan el alma. Que son un ejemplo que nos permite sobresalir, destacarnos en diversas disciplinas. Como una gran virtud. Algo muy bien visto y valorado por el mundo entero. Ya que nadie quiere competir con un argento, porque conoce su destreza, su creatividad y su gran capacidad de adaptación. Esto no es cuento. Aquellos que se han preparado y han emigrado, han logrado trascender más allá de la vital necesidad de sentirse cerca. Aunque añoren su origen. Algo que siempre los perseguirá.

La ambigüedad de nuestra cultura es la mejor explicación de ello. Diego, Lio, Francisco, Gardel, Fangio, Olmedo, Borges, Favaloro, Vilas, Gaby, Delpo, Manu, Evita. Mujeres y hombres contemporáneos, ciertamente controvertidos. Que como otros tantos, dejaron su huella de nuestra cultura y se convirtieron en innegables referentes de la pasión en cuerpo y alma.

Para concluir, un mensaje que como en cada narrativa de nuestras ediciones, no somos predicadores. Nos proponemos mostrar una realidad que a veces duele y otras nos llena de orgullo. Pero que siempre posee una arista en la que procuramos ver cuán mejores podemos ser. Porque así es la vida. Somos naturalmente imperfectos. Y aunque sabemos que Dios, Alá, Deus o como sea, no es argentino, seguramente y de vez en cuando, sienta la tentación de lucir nuestra camiseta. Para sentir como nosotros… “el orgullo de ser argentino”     

Fecha de Publicación: 02/09/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Elorgullo de ser argentino El orgullo de ser argentino
argentinos-a-las-cosas Argentinos, a las cosas

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Conocimiento
La Dehesa La Dehesa, el tesoro mejor guardado de San Juan

Se trata de un increíble lugar que partió la historia de la provincia en dos, ya que allí se encontr...

Tradiciones
jineteada El binomio jineteada y folclore que tanto le gusta a Diamante

Durante el primer mes del año, la localidad entrerriana se convierte en escenario del Festival Nacio...

Nostálgicos
los mamelli Los Mamelli en la nostalgia  

Los Mamelli son todo un símbolo de una época de riqueza cultural en Santa Fe. 

Tradiciones
Mercado Central de Mendoza El Mercado Central de Mendoza, un clásico

En la Ciudad de Mendoza funciona, desde hace años, el Mercado Central. Productos regionales, entrete...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades