Skip to main content

La alegría no es solo brasilera

Hacemos un festejo hasta en donde no lo hay. Tapamos, para no sufrir las "desgracias" que nosotros mismos nos creamos. Las tapamos con alegría.
Editorial
Hacemos un festejo hasta en donde no lo hay.
22 noviembre, 2019

Ganó Fernández-Fernández. Casi medio país festeja. En las calles. Algarabía. Emoción casi locura. Alivio. Cierto revanchismo. Ese arco iris de emociones que somos. Pero la alegría no es solo brasilera.

No digo que en el frente de Juntos por el Cambio estén contentos. Pero ya aparecieron mil memes con lo que nos va a pasar como país a partir del 10 de diciembre. O de mañana. Memes graciosos. Enojo. Decepción. Miedo. Espanto. Bronca. Una cierta tranquilidad de haber cumplido con el deber impuesto. Ese arco iris de emociones que somos.

Lo de ayer fue muy sano para todos

Nos reímos de todas nuetras desgracias. Y acá quiero pararme. Sin dudas, es una forma de hacer catarsis. Quizá un poco melodramática. Es como reirnos de que estamos en la miseria y no puede estar peor, pero empeora. Es muy sano. Porque la vida sigue.

Hoy, todos volvimos a nuestros trabajos (es una forma de decir, claro). Ya pasó. Que venga el siguiente golpe o alegría. Porque somos una montaña rusa de país. Hoy alegres. Mañana muy alegres. Pasado deprimidos hasta la muerte.

Lo único que nos voltea de verdad, es perder en el Mundial

¿Por qué seremos taaaan fanáticos con el fútbol? Es increíble. Como nosotros. Es de locos. Obvio. Estamos todos locos. A los europeos les parece simpático. Los del centro y norte de América ni se preocupan. Para Asia no existimos. De vez en cuando, pienso qué creerán los marcianos que nos miran desde el espacio, que somos. Es imposible que nos entiendan, aunque sean mentes muy superiores.

¿Qué nos pasa en el Mundial? ¿Qué nos jugamos? Que hace posible que superemos la grieta. Que tipos tan distintos y enemigos, hagan una tregua por un mes. Como en la primera guerra mundial, para la Navidad. No me vengas con que no somos enemigos. La grieta está clara y siempre estuvo ahí; solo que nadie la expresó así. Misterio de la vida.

La cosa es que La alegría no es solo brasilera

Sano. Sana costumbre. Dicen que reírse de uno mismo está solo reservado a los inteligentes. Parece que los argentinos somos la excepción que confirma esa regla. Pero allá vamos. Tratando de hacer un carnaval de todo lo que se pueda.

Si tan solo nos volviéramos un poco serios… Si en vez de tapar la tristeza con alegría, evitáramos vivir de tristeza en tristeza… La alegría vendría sola. Más legítima. Más fuerte. Menos forzada. Por el momento, ésto es lo que hay. Es lo que nos queda.

Es el camino que elegimos. Solo que no lo sabemos. Siempre es el camino que elegimos. En las buenas y en las malas también. Solo que no lo sabemos.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X