clima-header

Buenos Aires - - Viernes 14 De Junio

Home Argentina Editorial El negocio del INCAA

El negocio del INCAA

Te cuento el verdadero por qué el Gobierno no quiere subvencionar al cine. Posta

Editorial
Cine vacío

Yo creo que no está bien que el Estado subvencione a la cultura. Por muchos motivos. Primero, porque “cultura” es todo. La cultura de un país es algo muy amplio y a la vez, dinámico. Entonces, creo que es casi imposible decidir con imparcialidad o equilibrio. Yendo al mundo del cine, que es el tema de la nota y que además me sirve como ejemplo: la pandemia hirió de muerte al cine en el mundo porque hizo que la gente adquiriera el hábito de ver “contenidos” en su casa. Si hoy lo mirás objetivamente, Netflix tiene más “rating” que el cine.

Subvencionando memes

Entonces, sería más general, más amplio y abarcador, subvencionar a los creadores de memes, streamers o a producciones para Netflix. Pero las plataformas de contenidos son un negocio privado (como debe ser) y muy lucrativo. Todos los artistas que se quejan de que el Estado le quite fondos a la cultura, hablan del cine. Del INCAA, particularmente. El tema es muy sencillo: no venden sus películas a ninguna plataforma porque son malas. De otra manera, las plataformas se las comprarían, porque idiotas no son. El cine argentino es decididamente malo. No se trata de “comercial” o “no comercial”. Es malo. Los temas en general son menores y carentes de interés. Los guiones aburridos, muchas veces “no van a ninguna parte”, son dispersos y mal ejecutados (personajes y conflictos intrascendentes o que desaparecen de la trama). Ni hablar de la Dirección, que en el noventa por ciento de los casos es lenta, aburrida.

Si ven los números de las películas producidas por el INCAA con nuestro dinero, verán que solo el dos por ciento (2%) de ellas logran congregar a más de cien mil espectadores. Y que más del noventa por ciento no logra superar los mil espectadores. Entonces ¿se puede llamar “cultura” a una expresión que no ve nadie? ¿Se debe financiar con dinero del tan enfervorizadamente defendido “pueblo” doscientas expresiones por año que no ven ni siquiera diez mil personas sobre cuarenta y cinco millones de habitantes? Porque financiarlas es perder dinero y mucho.

El verdadero negocio del cine argentino

Para variar, el negocio lo hacen pocos. O dicho de una manera menos capitalista y con una mirada falsamente cultural o popular: hay unos pocos que hacen dinero con las películas argentinas.

Paso a explicar de manera muy sintética algo que Héctor Olivera, uno de los pocos buenos directores contemporáneos de cine argentino, expuso hace unos años y que por supuesto, nadie le dio pelota.

En teoría, el INCAA da un crédito a una productora X para que haga una película. Le presta la guita nuestra. Hasta acá, todo normal. Subvencionamos a la cultura. El temita está en que si a esa película le va para el tujes en taquilla y no la ve nadie, la productora no tiene que devolverle la guía al Instituto. El único que se jode es el Instituto. Que puso TU guita en la película. Un préstamo medio raro…

¿En dónde está el negocio?, entonces. Acá viene lo interesante. Porque, pues Argentina, hay dos negocios a falta de uno. El primero y sencillo es que todos tienen un sueldo en el presupuesto. El productor, los otros productores, el director, los guionistas, los actores, los técnicos. A los productores y al director esos sueldos les alcanzan para vivir un año. De manera austera, pero viven. Es como que entre todos les bancamos el vicio.

Los actores y los técnicos tienen que yugarla más. Los guionistas suelen ser los propios directores, que obvio que también cobran por ese rol; no va a creer… Esto me hace acordar a Maradona y su lucha contra la FIFA, en la que en un punto tenía razón: el espectáculo son ellos pero la guita se la lleva el otro.

El segundo negocio y mucho más lucrativo y oscuro es lo “inflado” del presupuesto. O sea: lo que vale cien, lo presupuesto a doscientos; lo pago cien en realidad y me quedo con los otros cien. Este pingue negocio está reservado para pocos, claramente. Productores y director. Lo oscuro es que el INCAA debe revisar esos números presupuestados y otorgar el crédito a quienes no hagan eso… Tampoco es la única fuente de hechos corruptos en la cadena. Pues nuevamente Argentina. Hay algo que parece estar bien, pero que no: para acceder al préstamo, las productoras están clasificadas en tres segmentos que dan tres montos distintos de crédito. Las Clase a se llevan más guita. Esto se define en base a virtudes de las productoras y sería la parte que está bien. Capacidad, solvencia (después de todo, les van a dar un “crédito”), experiencias anteriores. Todo se convierte en un gran bla bla al final del día, digitado por los popes de turno en el INCAA. Dos más dos, igual a corrupción.

Por eso los actores mediocres estallan cuando se habla de desfinanciar al Instituto. Saben que es imposible que alguien privado vaya a apostar por esos bodrios que producen. Deberían probar con mejorar profesionalmente. Porque alguien se va a avivar que el mundo cambió y ahora los memes son mucho más culturales que ellos.

 

Imagen: Insidemp

Fecha de Publicación: 14/04/2024

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

FS El cine animado es Argentino
Netflix, cuando la pantalla le ganó a la tele y las series al cine

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
Buenos Aires 1781 Noticias de 1781. El verdadero primer diario argentino

El decano de los diarios argentinos no es la Gazeta de Buenos Ayres ni el Telégrafo Mercantil. El hu...

Nostálgicos
El Colectivo El Colectivo

El Colectivo

Historia
Eduarda Mansilla La revolución silenciosa de Eduarda Mansilla

Pionera del periodismo argentino y el género fantástico, sus polémicos escritos vuelven en los años...

Empresas y Negocios
Una empresa que envuelve una evolución constante Una empresa que envuelve una evolución constante

El creador de Tetra Pak logró desarrollar el primer envoltorio compuesto de papel, plástico y alumin...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades