Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Cápsulas contra el COVID-19 en San Juan

Ingenieros sanjuaninos crearon una cápsula para trasladar pacientes contagiados y proteger al personal de salud. Esta invención se convirtió en una herramienta clave contra el virus.

La pandemia y la llegada de un nuevo virus hizo que se potenciara nuestra creatividad con el instinto de supervivencia. Esto se vio reflejado en la provincia de San Juan, donde Ingenieros del Hospital Rawson crearon una herramienta muy particular. Este grupo de profesionales fabricó una cápsula sencilla de usar y de bajo costo que permite trasladar pacientes con COVID-19. La idea surgió en torno a la necesidad de trasladarlos de una forma que sea segura para el personal de salud

 

Contra toda exposición

Esto se debe a que la exposición constante de médicos con pacientes positivos es una de las preocupaciones principales en las instituciones médicas. Ya que, con el aumento de casos de COVID-19, toma mayor dimensión, y cada vez los riesgos son más altos. Frente a esta situación, los sanjuaninos decidieron dar una respuesta eficaz e inteligente. Con la nueva herramienta es posible reducir el riesgo de contagio del personal de salud que está en contacto directo con los casos positivos y sospechosos. 

La obra fue del equipo de técnicos y bioingenieros del Servicio de Ingeniería Clínica del Hospital Guillermo Rawson. Quienes desarrollaron esta cápsula biosegura que revoluciona el mundo de la medicina. Hasta el momento, ya se entregaron quince unidades a centros de salud de la provincia y su costo es tres veces menor al de las importadas. Esto facilita su distribución y contribuye al bienestar social. 

En palabras de expertos

Luis Pulenta es bioingeniero egresado de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) y se convirtió en coordinador del proyecto. Sobre la situación, opina: “Antes de la pandemia, no había desarrollos de este tipo en la Argentina. Estas cápsulas tienen varias ventajas, como el bajo costo, la sencillez en el uso y la posibilidad de plegarla para hacer más fácil su transporte y almacenamiento”.

 

La importancia de la tecnología

Los integrantes del Servicio de Ingeniería Clínica se dedican al mantenimiento preventivo y correctivo de los equipos médicos. Además, se encargan del diseño y desarrollo de proyectos, a partir de investigaciones que contemplan las necesidades del personal de salud. En este sentido y en este contexto, su rol se vuelve indispensable.

La cápsula fue uno de las primeras necesidades identificadas. En torno a eso, lo primero que se les ocurrió fue colocar una especie de barrera mecánica sobre la camilla. Hicieron cuatro prototipos diferentes y, a su vez, le fueron sumando otras funciones: agregaron un sistema de filtrado viral-bacteriano y la hicieron con un diseño plegable. Finalmente, el producto se convirtió en una cápsula es de PVC transparente, posee una apertura lateral para el ingreso de pacientes y se ajusta a la camilla con soportes de aluminio rebatibles.

 

Otras funciones innovadoras

La invención es, además, de presión negativa: el aire ingresa por un extremo, donde se ubican los pies del paciente, y es expulsado al exterior por el otro, en el que se encuentra el sistema de filtrado. El circuito se alimenta con una batería interna que permite 12 renovaciones de aire por hora y una autonomía de dos horas. Además, cuenta con un orificio para que el personal médico pueda realizar los procedimientos necesarios a través de él.

 

Tecnología destacada

El proyecto fue seleccionado en la Convocatoria IP-COVID-19 y obtuvo financiamiento de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i), a través del Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec), en el marco de la Unidad Coronavirus que integra la Agencia junto al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación y el Conicet.

 

Vamos por más

Actualmente están realizando un seguimiento del funcionamiento de las cápsulas para identificar más aspectos que se puedan optimizar. “Para nosotros, el proyecto no termina cuando las entregamos. Aún nos queda pendiente hacer una encuesta de satisfacción entre quienes la están usando, pero la devolución que tuvimos fue muy buena”, afirmó el ingeniero, y contó a los medios que se encuentran trabajando en otros desarrollos, orientados a resolver las necesidades de las instituciones de salud. Pero también continúan pensando en formas de optimizar la cápsula de bioseguridad.

¡Aplausos para estos investigadores!

 

Rating: 0/5.