clima-header

Buenos Aires - - Viernes 12 De Abril

Home Argentina Cambalache Viejos oficios que se llevó puesto el progreso

Viejos oficios que se llevó puesto el progreso

Primera Parte: de vendedores ambulantes. Un viaje en el tiempo por Bob Ventura.

Cambalache
vendedor ambulante

La Inteligencia Artificial acaba de hacer su aparición triunfante en el mundo y se dice que sumada al ChatGPT y a la Impresora 3D se van a quedar con millones de puestos de trabajo. Aunque hay teorías que contradicen ese pensamiento angustiante. No sabemos lo que nos va a deparar el futuro inmediato, porque los cambios son cada vez más rápidos impulsados por la tecnología. Pero algo que sí sabemos y que nos puede tranquilizar es que siempre se perdieron empleos en pos del progreso pero también así se generaron otros.

La verdad es que no se qué tan argentinos son todos pero estoy seguro de que tanto en pueblos como en grandes ciudades existieron y van a poner un poco nostálgicos a los mayores. Y si sos millennial leeme igual que te vas a divertir.

vendedor ambulante Ramos generales

De vendedores ambulantes

Se muy bien que por algunos pueblos todavía circulan algunos de estos vendedores ambulantes que ya desaparecieron de las grandes ciudades. No; lo digo porque habiendo argentinos entre el estimado público presente, no faltará nunca el que diga “Pero en mi pueblo todavía pasa”. Clavado.

El hielero era un señor que vendía hielo, obvio. Lo llevaba en barra y vendía hielo picado al por menor. Mi papá tenía un amigo que le decían “Dieci” (“Diez” en Italiano) porque la abuela lo mandaba todos los días a comprar “Dieci di ghiaccio” (diez centavos de hielo). Existían las heladeras pero eran solo una especie de cajón vertical en donde se ponía el hielo arriba para que derramara el frío sobre los alimentos y bebidas. Nada de electricidad, ni serpentina de gas. Ese sistema duró hasta entrados los sesenta en Argentina e imagino que en los pequeños pueblos del interior hasta los setenta fácil. Después vinieron las heladeras que producían frío en el gabinete y que tenían un “Congelador” en la parte superior con frío más fuerte. Y recién en los ochenta conocimos los freezers tan comunes hoy en día.

vendedor ambulante hielo

Hablando de frío, las heladerías se manejaban como aun hoy, con hielo seco, que tiene una graduación menor que el de cubitos. Y desde ellas partían los Heladeros, con sus carros en bicicleta. Básicamente un gran cajón montado en la parte delantera de un triciclo (técnicamente) con hielo seco y algunos tachos con helados de unos pocos sabores. Sí. Lo que te decía: hay pueblos en los que todavía pasa el heladero. En triciclo también andaban los Repartidores de tintorerías.

El que venía de a pie era el Vendedor de Enciclopedias. Para los millennials: una enciclopedia era un libro onda Google, con todo el conocimiento recopilado. En rigor, siempre eran varios libros y se iban actualizando permanentemente. Si eras “pudiente” y querías ser “culto” tenías que tener una enciclopedia en la biblioteca. Más allá de eso, eran muy útiles para la escuela. Y había varias de renombre, con los temas muy desarrollados. El Vendedor de Enciclopedias era un señor importante en el barrio.

Otro que desapareció hasta de las canchas de fútbol, su último bastión era el Cafetero. El Cafetero trabajaba de guardapolvo. Andaba también en triciclo (en la platea no, claramente...) con muchos termos y vasos de papel. Los de la cancha tenían como una gran bandolera de cuero en donde llevaban un par de termos y vasos. Café a secas. Ni "Latte", "Macchiatto" ni "Lágrima"...

Algunos que todavía subsisten en algún lugar

Si bien por temas de bromatología se los cree desaparecidos, hay reportes de avistajes del famoso Lechero aun hoy en día. En el principio los Lecheros andaban en carro tirado a caballos y llevaban la leche en grandes tarros de metal. Eso era así desde la época de la Colonia misma. Duraron en Buenos Aires incluso hasta principios de la década del sesenta. Después cambiaron los tarros por botellas de vidrio con tapa de media rosca de chapa (hoy se venden réplicas muy bacanas en ciertas casas de “deco”). Pero el progreso se los llevó puestos por un par de motivos. El tema higiene, claro. Y el tema pasteurización. La leche que vendían venía directo colada de la vaca (se la cuela hoy inclusive en el campo para sacarle el cuajo). No estaba pasteurizada. Por eso la gente sostiene que tenía otro sabor. Más “grueso”. Y es verdad. Con la pasteurización se conserva por mucho más tiempo y se la hace mucho más apta para el traslado. Pero el proceso la limpia aun más que el colado y le quita ese sabor "grueso". La fantasía de que le agregan agua siempre estuvo y no se si es tan fantasía.

vendedor ambulante

Algo particular pasa con El sodero. Porque la soda estaba casi que desapareciendo reemplazada por el agua mineral. Pero como que se puso de moda de nuevo de la mano del tinto y soda tan rico con hielo. Y resurgió. El sodero no desapareció técnicamente, dado que se reconvirtió en repartidor de agua, sobre todo en bidones, que son más económicos que embotellada o con burbujas.

En la Parte II te cuento sobre algunos más sedentarios y uno muy raro. Seguime para más consejos de oficios...

 

Imágenes: FB Historia Morón / AGN

Fecha de Publicación: 20/07/2023

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Los vendedores ambulantes
El-vendedor-de-cubanitos El vendedor de cubanitos, un ícono tucumano
Vendedor de hielo Los vendedores ambulantes del ayer de Buenos Aires

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Biografías
Bernardo Houssay Bernardo Houssay: mi país será una potencia científica

Orgullo nacional y latinoamericano, nuestro premio Nobel trabajó incansablemente con el máximo de su...

Política y Economía
Torero Los pobres toros de la CGT

La Plaza de Mayo parece haberse convertido en una plaza de toros en donde los animales están condena...

Emprendedores
Jamon del medio Una sanguchería que está ¡Jamón del medio!

Jamón del medio no solo es una expresión para designar las cosas buenas de la vida, también es el no...

Emprendedores
Torres Barthe Galería de Arte Florencia Torres Barthe. “Emprender es un arte”

En el corazón de un país donde el arte se encuentra en un delicado equilibrio, el argentino vive un...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades