Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Tener una mascota disminuye la sensación de soledad en adultos mayores.

Los trabajos de investigación social demostraron que "la compañía de un perro o gato contribuye al bienestar físico y psíquico de las personas de la tercera edad".

Tener una mascota disminuye el sentimiento de soledad en adultos mayores y en algunos casos, incluso, reduce también la sensación de aburrimiento e improductividad, concluyeron recientes estudios de universidades estadounidenses y europeas. Los trabajos de investigación social demostraron que "la compañía de un perro o gato contribuye al bienestar físico y psíquico de las personas de la tercera edad". Por ejemplo, un estudio realizado en 2014 por el departamento de Psiquiatría del Centro Médico de la Universidad de Rochester, Estados Unidos, buscó describir la asociación entre pacientes con mascotas y el sentimiento de soledad que aparece en los adultos mayores. Los investigadores estadounidenses comprobaron que los adultos mayores que vivían con sus perros o gatos, en promedio, tenían "tres veces menos posibilidades (36%) de ser invadidos por esas sensaciones gracias a su animal de compañía". Asimismo, probaron que "los tenedores de mascotas pueden ver disminuidas las secuelas físicas y psicológicas que aquellos sentimientos traen aparejados, como problemas cardiovasculares y depresión". Según los estudios, la presencia de perros y gatos "favorece también a los adultos mayores que viven en compañía de otros en residencias geriátricas". Sandra Wesenberg, investigadora de la Facultad de Educación de la Technische Universität de Dresden, Alemania, afirmó que aquellos ancianos que recibieron durante seis meses sesiones de terapia junto a perros "tuvieron períodos más largos de atención y conversación con personas de su entorno que los que únicamente fueron tratados por un terapeuta". Asimismo, científicos del Hospital General de Massachusetts (MGH) analizaron las diferencias de las estructuras cerebrales que se activan en las mujeres cuando éstas ven imágenes de sus hijos y de sus mascotas. El estudio demostró que la actividad cerebral que experimentaron las mujeres al ver a sus hijos era la misma que cuando vieron fotos de sus perros. "Los beneficios que una mascota genera en las personas no son únicamente psicológicos, sino también físicos", completaron los investigadores.
Rating: 0/5.