clima-header

Buenos Aires - - Sábado 22 De Junio

Home Argentina Cambalache ¿Querer a un perro como si fuera un hijo?

¿Querer a un perro como si fuera un hijo?

¿Es normal querer a mi perro como si fuera un hijo? ¿Puedo sentir un amor profundo por él?

Cambalache
mascotas amor hijos

¿Es normal querer a mi perro como si fuera un hijo? ¿Puedo sentir un amor profundo por él?

Estas son sólo un par de preguntas que escuchamos continuamente en boca de los amantes caninos.

Existe una fina división entre amar a tu perro como un hijo y tratarlo como tu hijo humano. Debemos entender que no está mal amar y consentir a tu perro, siempre y cuando este amor no sea patológico, lo mismo que con los hijos humanos; establecer límites y educarlo es necesario para su bienestar y el de la familia, sobreprotegerlo y evitar que se desarrolle de acuerdo a las necesidades de su especie, sólo es perjudicarlo y consentirlo de una forma falsa. Educarlo y verlo crecer nos produce también un sentimiento de orgullo quizá comparable al que experimentan los padres al ver a sus hijos crecer, desarrollarse y tomar sus propias decisiones.  No es una comparación casual.

Hay personas que no entienden que una persona ame verdaderamente a su compañero canino, y también es común que emitan opiniones críticas hacia la forma en que lo trata; sin embargo, la ciencia explica cómo y por qué el amor filial por un perro es completamente normal y benéfico.

El fenómeno tiene su base en la producción de oxitocina, una hormona también llamada “hormona del amor”, responsable de desencadenar una serie de procesos como la creación de lazos y vínculos afectivos entre los individuos. Al mirarnos, los humanos y los perros segregamos esta hormona, que además de hacernos sentir bien, genera esta relación comparable sólo con la que podemos tener con un familiar.

Esta sustancia química, que también actúa como neurotransmisor en el cerebro de los seres vivos porque funciona en el núcleo accumbens (al que se le atribuye una función importante en el placer, como la recompensa), no solo genera estrechos vínculos afectivos entre miembros de una misma especie, sino también entre los de especies diferentes. Así ocurre con los humanos y los perros que han establecido un mecanismo instintivo similar al lazo de unión biológico que se crea entre padres y crías.

Existe toda una rama de investigación que actualmente se enfoca en descifrar el fenómeno de la oxitocina entre nosotros y los perros. Descubre datos importantes sobre el tema aquí en Super Cachorros dentro de la publicación: “Miradas que fortalecen nuestro vínculo” y sorpréndete del vínculo que SÍ tienes con tu mascota.

Fuente: Super Cachorros

Fecha de Publicación: 02/06/2019

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Buenos Aires
Bigua Biguá: un micromundo en el Delta

Un emprendimiento que no para de albergar corazones y enamorar viajeros se erige en la isla del Delt...

Historia
Manuel Belgrano Manuel Belgrano, ¡Extra!. Basta la desunión para originar guerras civiles

La figura belgraniana excede el bronce militar. Intelectual revolucionario y político de fuste, agit...

Nostálgicos
Luis Zorz El maestro del Fileteado

Luis Zorz, Luisito, es el un artista que supo plasmar a través del Fileteado, el recuerdo de ese Bue...

Historia
El Perito Moreno y el Nahuel Huapi El Perito Moreno y el Nahuel Huapi

Francisco Pascasio Moreno fue, un viajero y un amante de la Patagonia argentina y un mentor de la so...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades