clima-header

Buenos Aires - - Lunes 20 De Septiembre

Home Argentina Cambalache Pueden venir cuantos quieran. Serán tratados bien

Pueden venir cuantos quieran. Serán tratados bien

La nuestra no es una profesión fácil, el lugar del psicólogo es un lugar de angustia.

Cambalache

En el marco del reciente festejo del día del psicólogo que celebramos en nuestro país y a partir de los placenteros encuentros entre amigos colegas, se me ocurren algunas reflexiones que me gustaría compartir.Ante la pregunta ¿por qué somos psicólogos? se desprendieron diferentes respuestas: para aliviar sufrimiento, para ayudar, para orientar, porque me gusta escuchar, para saber acerca de la mente, para acompañar a alguien a vivir lo mejor posible, (alguno ha contestado "porque la facultad de psicología está llena de mujeres").Lo cierto es que la nuestra no es una profesión fácil, el lugar del psicólogo es un lugar de angustia. Todos los días de nuestra vida, al abrir la puerta del consultorio nos enfrentamos al dolor de un ser humano, que acude a nosotros en la búsqueda de una salida a su sufrimiento. Todos los días tratamos de estar lo mejor posible para acompañar la vida de quienes padecen desde una posición ética y responsable que implica años de análisis personal, supervisión y formación constante. Todos los días, en el fallido intento de sostener la "distancia terapéutica" nos damos cuenta de cuánto queremos a muchos de nuestros pacientes, sobre todo los que trabajamos con niños y adolescentes. Todos los días en algún momento soportamos la impotencia ante la imposibilidad. Todos los días en función de la "transferencia" somos madre, padre, hermano de nuestros pacientes.Dijo Sigmund Freud: "Tal vez no existan razones para elegir ser psicoanalista. Implica horas de escuchar sufrimiento, conectarse con lo más profundo de lo humano". Así y todo, con mucha paciencia, a veces (ojalá fueran muchas más) advertimos cómo una persona ha recobrado las ganas de vivir, tiene proyectos, sonríe, vuelve a amar, nos agradece. Y es en esos momentos que nos damos cuenta de que todo lo transitado valió la pena. Y reflota la motivación, el deseo de ser analista está intacto y estamos listos para volver a abrir la puerta del "consul" y recibir a quienes esperan una respuesta ante los interrogantes de la vida.

Fecha de Publicación: 18/10/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


2020/06/Diego-Garrison.jpg
Por: dgarrison 22 octubre, 2018

Excelente nota, Laura!!!! Un abrazo!!

default
Por: laura 22 octubre, 2018

En respuesta a dgarrison

Viniendo de un alma beatle...voy a tomar este comentario muuy en serio!

2020/06/Diego-Soubiate2.jpg
Por: Lic Diego Soubiate 22 octubre, 2018

Te Felicito, Laura. Una alegría compartir este camino profesional juntos hace tanto tiempo. Muy bien escrita. Un gran abrazo!

default
Por: laura 22 octubre, 2018

En respuesta a Lic Diego Soubiate

A mi también me pone muy feliz!!Nos vemos pronto...

default
Por: Lu Berliner 26 octubre, 2018

??????

Dejar comentarios


Comentarios

Conocimiento
Florentino Ameghino Florentino Ameghino. El sabio proletario

De orígenes humildes, Sarmiento afirmaba que era el único sabio de la Generación del 80. Una vida ll...

Historia
Pato deporte nacional Orígenes del Pato. El Deporte Nacional

Venido de Europa, reinventado por los gauchos que lo hicieron el divertimiento pasión de multitudes,...

Salud y Estética
Retiro Yoga1 Patrizia nos invita a un retiro de yoga

Llega la primavera y con ella las ganas de sentirse bien, de sacarse el invierno de encima, de conec...

Arte y Literatura
La invención de la ciencia ficción argentina La invención de la ciencia ficción argentina

La obra de Adolfo Bioy Casares merece una lectura separada de la sombra de Jorge Luis Borges.

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades