Ser Argentino. Todo sobre Argentina

¡Atención! ¡Salió la vespertina!

El diarero vespertino, uno de los personajes más queridos en ese Buenos Aires de ayer.

Las ediciones vespertinas y nocturnas de los diarios se vendían en otras “paradas”, ubicadas en el hueco de alguna vidriera o sobre umbrales de mármol, en alguna esquina. En esos espacios, durante unas cuatro horas se colocaban ejemplares de “La Razón”, “Crítica”, “Noticias Gráficas” o “La Vanguardia”.

El camioncito distribuidor se detenía unos segundos para arrojar la cantidad de ejemplares acordada y saludar. El diariero contaba los diarios con un ágil movimiento de los dedos, a máxima velocidad. Primero distribuía los diarios a los clientes fijos en sus domicilios, casi a la carrera, sin dejar de vocear su contenido, siempre acompañado por el ladrido de los perros, que esperaban su paso pacientemente.

Al regresar a su “parada”, voceaba los títulos, deteniéndose en la noticia más trascendente, a fin de llamar la atención. Esta rutina sucedía con la 5ª y la 6ª, las dos ediciones vespertinas. Los días de fútbol dominguero, mientras la 5ª mencionaba qué partidos de fútbol se estaban desarrollando, la 6ª traía los resultados finales con grandes fotos, siempre en blanco y negro, más los comentarios de los periodistas deportivos.

El diarero vespertino, uno de los personajes más queridos en ese Buenos Aires de ayer.  

Rating: 0/5.