clima-header

Buenos Aires - - Viernes 19 De Julio

Home Argentina Biografías José de Zer. “Eso, Chango, dejámelo a mí"

José de Zer. “Eso, Chango, dejámelo a mí"

El periodista que jugó como pocos el límite de la noticia y la imaginación, un visionario de la posverdad, que hizo el noticiero más visto de la Argentina, “Nuevediario” con 50 puntos de rating, y descubrió el Caso María Soledad.

Biografías
Jose De Zer

“Soy como el periodista encarnado por Marcello Mastroianni en “La dolce vita”. Ante el dolor de una vieja que necesitaba ayuda, le decía al fotógrafo que sacara fotos, en vez de aliviarla” dijo en una entrevista aquella estrella mediática José de Zer, a principios de los setenta, cuando aún no había perseguido ovnis ni gnomos para millones de televidentes, y tampoco destapado los resonantes crímenes policiales y políticos. De niñez entre tramoyas y  boleterías, José soñaba transformarse en actor. Y encontró de Zer en el periodismo, en especial en el televisivo de hace cuarenta años, la manera de hacer su realidad su sueño. Seguinos, chango.

Esa frase, como la de "Eso, Chango, dejámelo a mí", quedarían incrustadas en la memoria popular por las célebres coberturas del gnomo de La Plata. Para esa década del ochenta el cronista de espectáculos José de Zer, que consolidó su carrera en la revista Gente de Chiche Gelblung y Víctor Sueiro, y estuvo en el histórico programa radial “Generación Espontánea”, ya había trascendido con sus disparatadas crónicas del Cerro Uritorco cordobés tras las chamuscos de platos voladores. Buscando círculos de Dios y animales “chupados” en 1988, en fin, unos escarabajos secos que tiraban junto a su querido camarógrafo Carlos “Chango” Torres,  la tevé instaló esa figura esmirriada y algo desprolija, con voz de fumador empedernido, que presentaba las historias más increíbles de casas encantadas y fantasmas. "Todo comenzó una mañana de café en Villa Carlos Paz. Por ese tiempo, José se dedicaba a cubrir notas de espectáculos. Íbamos a Mar del Plata, a Córdoba a hacer distintas notas de temporada, y esa mañana leíamos los diarios zonales. José vio una foto del cerro Uritorco y, al lado, una mancha en el cerro El Pajarillo, que está muy cerca. Se decía en la nota que allí había aterrizado un plato volador y por eso estaba quemado todo el pasto. Entonces a José se le ocurrió ir a ver qué se podía hacer en ese lugar, ya que estábamos cerca. Y fuimos esa mañana", confesaba Torres a la revista Sudestada.

De Zer, periodista de investigación

José era este showman del periodismo amarillista, capaz de mentir mentir que algo quedará, un adelantado de la posverdad, pero tenía otras caras. De Zer, quien participó en la Guerra de los Seis Días en Israel en 1967 y apenas sobrevivió de un terrible accidente en la Patagonia, también cubriría resonantes casos que impactarían en la sociedad como la desaparición de Cecilia Gibuleo en Luján (1985) -por lo cual recibió amenazas en su departamento- y el asesinato de María Soledad Morales en Catamarca (1990).

José Keizer, más conocido José de Zer, era un mitómano y adicto al éxito, y, en verdad, además, un periodista de pura raza que intuía la verdad aunque tenga los caminos más insólitos y escabrosos. Aún su entrevista con Carlos Monzón en la cárcel resulta de las mejores del periodismo argentino.

Hubo uno solo

Durante una década fue la estrella del Canal 9 de Alejandro Romay y sus intervenciones perforaban los 50 puntos de rating.  José gozaba de su popularidad rodeado de empresarios y comediantes, alguien lo definió “una mezcla de Olmedo y Discépolo”, y hermosas vedettes, con una hija reconocida, Paula, y varias parejas e hijos en simultáneo. Aquello se terminaría en 1994, nuevos tiempos televisivos más sobrios y familiares, y el noticiero fue pidiendo menos notas de extraterrestres y pozos encantados.

Por ese tiempo un ritmo de vida fuera de control pasaban factura con un galopante Mal de Parkinson. Y José se iría pronto en 1997 soñando, más humilde, en poner una cadena de pancherías. Y contando los billetes de la indemnización quien había sufrido la pobreza.  Un actor frustrado devenido en el periodista más creativo que transitó los medios nacionales. Chango, seguí a José de Zer.

 

Imagen: Mágicas ruinas

Fecha de Publicación: 12/06/2024

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Olmedo Aniversario Alberto Olmedo
Enrique Santos Discépolo Enrique Santos Discépolo, el arlequín triste que sigue mordiendo

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
AMIA 27 años Atentado a la AMIA. Perseguirás justicia.

Uno de los atentados más crueles de la historia nacional no tiene acusados ni culpables ni pistas fi...

Editorial
Jorge Horche Pensamientos sobre una muerte absurda

No es la primera vez que muere alguien que no debía morir, si es que Dios no tiene un plan. Y lament...

Nostálgicos
El mercado

Hoy, la tecnología nos proporciona los espectaculares hipermercados donde hay de todo, excepto diálo...

Biografías
René Favaloro René Favaloro: Rey de Corazones

Favaloro fue un hombre recto que nunca dejó de ser un médico rural. Y el argentino que hizo el mayo...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades