Skip to main content

Un ícono de nuestra Independencia

La independencia consciente es progresiva y evolutiva en la vida; por qué no habría de serlo también en la arquitectura?
Arquitectura
19 noviembre, 2019

¿Cómo identificar físicamente un monumento? No se puede. ¿Por qué? Porque puede representar distintos objetos o un monolito, o bien por qué no, una casa. Y qué mejor que La casa de Tucumán para ser un ícono de nuestra Independencia a nivel nacional.

Está implantada en San Miguel de Tucumán, donde hace 202 años se declaró la Independencia de nuestro país como colonia española. Hoy en día es más bien un museo; pero lo importante no es lo que exhibe, que es representativo, sino la literalidad de lo que sucedió allí.

Es curioso resaltar el tipo arquitectónico de la casa, que por momentos quiere independizarse del estilo español pero tomando aspectos valiosos, como la disposición del programa en “barra”, alimentando los distintos programas por un corredor que funciona en galería hacia los patios interiores. Que son lugares de reunión y de ocio, en los cuales se explayan diseños de parquización o solados intencionados. O bien intentando distanciarse del estilo español con la simetría del acceso en la fachada, o el casi total despojo de ornamentos. De todos modos, es otra variante más de la arquitectura colonial, con edificios claros, coherentes y espontáneos, cuyos programas se asocian a necesidades puntuales y esto se nota en las distintas distribuciones de los espacios en planta, como también la escala y jerarquía de los mismos.

Otras características de la época colonial son la utilización de molduras para marcos de las puertas, hierro para barrotes de ventanas, muros blancos con nichos profundos para las ventanas y puertas. Son todas las construcciones muy homogéneas y solo las alfombras interiores como elemento arquitectonico -y una variante de solados- brindan algo de color a los espacios.

Mas allá de que tan literal siga cada construcción los paradigmas coloniales del momento, es también interesante cómo a lo largo de la historia surge una independencia gradual del mismo, tomando y potenciando aspectos valiosos y dejando de lado aspectos prescindibles. La independencia consciente es progresiva y evolutiva en la vida; ¿por qué no habría de serlo también en la arquitectura?

Rating: 4.7/5. From 3 votes.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X