Skip to main content

5 cosas que no sabías del Cementerio de la Recoleta

El de la Recoleta no es solo un cementerio: es un espacio lleno de arte, de historia y de anécdotas peculiares.
Historia
16 noviembre, 2019

El de la Recoleta no es solo un cementerio: es un espacio lleno de arte, de historia y de anécdotas peculiares. Te contamos algunos detalles que están escondidos entre sus bóvedas y mausoleos.

1) El “Facundo”, de pie

Caudillo de la provincia de La Rioja, se dice que Facundo Quiroga –célebre por el libro que escribió Sarmiento inspirado en él– pidió ser enterrado de pie porque solo así un hombre argentino podía “presentarse ante su Creador”.

2) El cuidador que encontró su lugar

David Alleno era un italiano que trabajaba en el cementerio de La Recoleta. Enamorado del lugar, compró con sus ahorros una bóveda que limpió durante treinta años. Luego se hizo representar en una efigie de mármol, con su ropa e instrumentos de labor: escoba y balde. Su estatua ya tenía el epitafio, con fecha y todo: “David Alleno, cuidador en este cementerio 1881-1910”. Una vez que terminó de instalar el mausoleo renunció a su puesto, volvió a su casa y se pegó un tiro para ser sepultado allí.

3) Una eterna crisis matrimonial

Salvador María del Carril fue gobernador de San Juan y vicepresidente de Urquiza. Sin embargo, pese a su relevancia política su monumento representa una curiosa vida matrimonial. Cuentan que su esposa Tiburcia Domínguez en ocasiones gastaba más dinero del debido. Salvador, entonces, publicó una carta para avisarles a los acreedores de su esposa que no respondería por sus deudas. Su mujer, indignada, juró no dirigirle la palabra nunca más. Y sostuvo la decisión más allá de la muerte: Tiburcia pidió que su busto en el mausoleo fuera colocado de espaldas al monumento de Salvador, porque no quería “mirar en la misma dirección” que su marido “por toda la eternidad”.

4) Compañero fiel

Liliana Crocciati era hija de un famoso peinador, pintor y poeta italiano. Falleció a los 20 años cuando se encontraba en su luna de miel, en 1970. Ese mismo día, en Argentina, había muerto su perro Sabú. En la escultura, realizada en bronce, Liliana aparece con su vestido de novia, su anillo de compromiso y, por supuesto, acompañada por su querido Sabú.

5) El miedo más grande

Rufina Cambaceres, quien pertenecía a una importante familia de la época, murió repentinamente de un ataque al corazón a los 19 años, en 1902. Al día siguiente de ser enterrada, el cuidador de la bóveda hizo un macabro hallazgo: el ataúd se había desplazado y, al abrirlo, observó golpes y rasguños en el rostro de Rufina, provocados por su intento desesperado de escapar.

Rating: 4.8/5. From 4 votes.
Por favor espere.....

Un comentario para “5 cosas que no sabías del Cementerio de la Recoleta”

  • SiorBeniamino

    Soy una persona que se siente enojado al cometer errores grandes, no me imagino lo tonto que me sentiria después de haber enterrado viva a mi hija de 19 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X